Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Gustavo Abreu
12 de julio de 2018

El control antidopaje en las Copas Mundiales de fútbol

Guardar en Mis Noticias.

[Img #74282]Según la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), el fútbol es el deporte con el número más alto de muestras recogidas por año. En los últimos diez años, en promedio, se han tomado unas 30.000 muestras de sangre y de orina en todo el mundo. En 2017, solo 76 muestras, que representan menos del 0.30 %, dieron un resultado analítico adverso. Las sustancias prohibidas más utilizadas por los futbolistas para aumentar su rendimiento han sido los Estimulantes (25%), los Agentes Anabólicos (20%), los Glucocorticoides (19%), los Cannabinoides (14%) y los Diuréticos (9%), entre otras.

 

Quizás ese bajo porcentaje de resultados analíticos adversos por muestras recogidas sea la razón por la que existen solo unos pocos antecedentes de doping de futbolistas en las Copas Mundiales y todos ellos fueron anteriores a la creación de la AMA, en 1999.

 

El primer caso fue el del jugador haitiano Joseph, que dio positivo por efedrina durante la Copa Mundial de Alemania de 1974. Como no existía todavía una reglamentación sobre el dopaje no fue sancionado. Aunque dos días después de la noticia, el dictador de Haití, Duvalier, ordenó que al jugador se lo expulse del equipo y luego en su país fue condenado a dos años de castigo en un centro de detención clandestino.

 

Cuatro años después, en Argentina, en la Copa Mundial de 1978, se descubrió que el escocés Johnston había consumido fencanfamina, un estimulante prohibido. Fue expulsado de la competencia y la Federación Escocesa de Fútbol decidió suspenderlo de por vida.

 

El tercer caso fue el del jugador español Caldere durante el Mundial de México de 1986, quien dio positivo por efedrina por haber consumido un jarabe para la tos recetado por un médico de la FIFA y aceptado por el cuerpo médico español. Por eso la suspensión del futbolista fue desestimada, la Federación española pagó una multa y el futbolista pudo seguir en competencia.

 

El último caso fue el de Maradona, suspendido durante la Copa Mundial de 1994 en USA, porque se le encontraron cinco sustancias prohibidas. Según el Dr.Michel D'Hooghe, de la FIFA, las sustancias halladas en la muestra eran: efedrina, norefedrina, pseudoefedrina, norpseudoefedrina y metaefedrina. Como no existía ningún medicamento que tuviera esas cinco sustancias, se concluyó que era un cóctel casero.

 

En la actualidad, el Reglamento de la Copa Mundial Rusia 2018 se ajusta al Código Mundial Antidopaje de la AMA, que es el principal documento de armonización de las políticas, las normas y los reglamentos antidopaje de las entidades deportivas y las autoridades públicas de todo el mundo. Esto ha permitido a la FIFA llevar a cabo los controles en los seis meses previos a cualquier competencia y sin un plazo obligatorio para informar. Antes solo podían realizarse en los dos meses anteriores.

 

En virtud de este nuevo Reglamento se han efectuado controles sin previo aviso antes de la competición a todos los jugadores participantes, y controles sistemáticos en cada partido. Además, los resultados de los diferentes análisis se han incluido en los pasaportes biológicos de los atletas, junto con los controles efectuados en competiciones anteriores de la FIFA y en otras competiciones internacionales, como la Liga de Campeones de la UEFA, y en los campeonatos nacionales.

 

Por eso Messi, por ejemplo, fue sometido a cuatro controles antidopaje en un lapso de cuatro meses, el primero el 22 de marzo, previo al amistoso de la Selección Argentina frente a Italia en Manchester, por parte de enviados de la FIFA; luego fue sometido a un control imprevisto a fines de marzo, en la previa a la ida de los cuartos de final de la Champions League frente a la Roma, esta vez por pedido de la UEFA; el tercer control, el 19 de abril a dos días de la final de la Copa del Rey, fue efectuado por la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte (AEPSAD); y el cuarto fue el control antidopaje sorpresa del 12 de junio, realizado en plena Copa Mundial.

 

La FIFA fue una de las primeras federaciones deportivas internacionales que reconoció la existencia del problema del dopaje y por ello adoptó en 1966 una serie de medidas para combatirlo, pero es evidente que el firme respaldo de la AMA en los últimos veinte años, ha sido sustancial en la mejora de los controles antidopaje en el fútbol.  

 

Si bien es sabido que una preparación física, con un plan de dopaje, puede aumentar el rendimiento del futbolista en velocidad, fuerza y resistencia, es evidente, por los pocos casos registrados, que durante las copas mundiales de los últimos años los jugadores no se han arriesgado a utilizar sustancias prohibidas para aumentar su rendimiento y que el plan antidopaje de la FIFA de tolerancia cero ha cumplido su objetivo.

----

Gustavo Abreu

 

Director de la Maestría en Derecho (LL. M) y del Programa de Historia y Derecho del Deporte en la Universidad Austral

Enlaces automáticos por temática
IUSPORT • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress