Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
EFE/Carles Grau
12 de julio de 2018

Arthur, de suplente al Barça, tras un año brillante

Guardar en Mis Noticias.

Los que le conocen y han jugado con él en las categorías inferiores del Goiás Esporte Clube brasileño, equipo en el que militó de 2008 a 2009, cuentan que Arthur Melo siempre ha marcado la diferencia en el terreno de juego, incluso cuando jugaba con los mayores.

 

Con la misma sinceridad, también relatan a EFE que el jugador no destaca por su excepcional técnica, ni por su espectacular regate. Tampoco es un predicador del 'jogo bonito'.

 

Él es un chico tranquilo, tanto dentro como fuera del campo, reconocen sus excompañeros. Un chico al que le gusta tener el balón y custodiarlo hasta que toma la decisión adecuada.

 

Los que compartieron vestuario con el futbolista en el Goiás EC resaltan su madurez, su fuerza física y la verticalidad de sus pases, que acostumbran a romper las zagas rivales.

 

Su visión de juego, el control sobre el entorno y sus ágiles giros de 360 grados para deshacerse de los contrincantes han conseguido que lo comparen con futbolistas de la talla de Xavi Hernández.

 

Por esta razón, en 2010, cuando el joven Arthur Melo (Goiana, Brasil, 12 de agosto de 1996) tenía tan solo 15 años, el Gremio de Porto Alegre se fijó en él y lo incorporó a su equipo filial. Ahora, a falta de un mes para cumplir los 22 años, el volante ha logrado su sueño: fichar por el Barcelona.

 

Tras la polémica del pasado diciembre, cuando el exsecretario de la entidad azulgrana, Robert Fernández, se reunió con el agente del brasileño en Porto Alegre y el propio jugador, que posó junto al directivo con una camiseta del Barça, Arthur por fin ha llegado al conjunto catalán en un momento de máxima necesidad para el centro del campo.

 

Después del adiós del capitán, Andrés Iniesta, y del inesperado regreso de Paulinho Bezerra al Guangzhou Evergrande chino, la zona de cobertura del los azulgranas queda huérfana y falta de creatividad: precisamente lo que puede aportar el ex del Gremio.

 

Arthur quien, con 1,72 metros, está a la altura física de Xavi (1,70 metros) o de Iniesta (1,71 metros), también recuerda mucho a ambos exfutbolistas del Barcelona por lo que al estilo de juego se refiere.

 

Se siente cómodo mimando el balón, le gusta mantener la posesión y juega con naturalidad al primer toque, siempre con un control magnífico tanto del cuero como de la posición.

 

El futbolista, muy polivalente en el centro del campo, puede jugar tanto de pivote como en posiciones más ofensivas. Aunque no tiene tanta llegada al área como Paulinho, tiene el don de realizar pases largos al espacio a espaldas de los defensores rivales.

 

De la misma forma, puede echar una mano a la retaguardia azulgrana, siempre que juegue como mediocentro de contención. Arthur tiene, en esencia, ADN Barça.

 

El gaucho se incorporó al primer equipo del Gremio en 2015 de la mano del entrenador Luiz Felipe Scolari, quien le dio la oportunidad no solo de debutar, sino también de ser titular.

 

Si bien es cierto que en 2016 quedó relegado al banquillo, Arthur fue clave en la conquista de la Copa Libertadores de 2017. El jugador se ganó la titularidad a pulso durante un partido contra el Guaraní paraguayo en la fase de grupos de la competición continental.

 

En ese encuentro, que terminó en empate (1-1), el entonces entrenador del Gremio, Renato Gúcho, decidió jugar con los suplentes, ya que el equipo brasileño estaba matemáticamente clasificado para los octavos de final.

 

Arthur fue nombrado mejor jugador de un partido en el que hizo incontables pases y apenas perdió el balón. Así fue como el nuevo jugador del Barcelona pasó de ser de un completo desconocido a una joven promesa cortejada por grandes clubes como el Inter de Milán, el PSG, el Mónaco o el propio Barça.

 

Tras su éxito personal en la Libertadores, que vino acompañado de su estreno como goleador unos meses después contra el Fluminense en la Copa Brasil, Arthur quedó apartado de los terrenos de juego por una lesión en el tobillo durante la final continental contra el Lanús argentino, que le costó la participación en el Mundial de Clubes.

 

El centrocampista, que arrastró la lesión a lo largo de la temporada, no fue convocado con la 'canarinha' para el Mundial de Rusia, porque estuvo "tres meses parado", según afirmó el seleccionador brasileño Tite en una rueda de prensa previa a la competición.

 

Recuperado ya de su lesión y tras ser presentado este jueves como nuevo jugador del Barça, Arthur se pondrá, a partir de mañana, a las órdenes de Ernesto Valverde, en una pretemporada en la que buscará la titularidad en el equipo azulgrana.

Enlaces automáticos por temática
IUSPORT • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress