Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

José Sellés
13 de junio de 2018

La destitución impulsiva de Rubiales o cuando el remedio es peor que la enfermedad

Guardar en Mis Noticias.

Las hogueras de San Juan se han adelantado casi diez días en Krasnodar. Unas hogueras a las que se ha tirado al recién entrenador del Real Madrid Julen Lopetegui sin haberle quitado ni siquiera el envoltorio del Mundial.

 

Sin haber perdido todavía ninguno de los 20 partidos dirigidos con la absoluta, ni amistosos, ni oficiales en estos 22 meses y sin tener un vestuario -plagado de estrellas- fracturado.

 

¿Por qué se le destituye?

 

Según ha justificado este mediodía el presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, porque él se enteró 5 minutos antes de hacerse oficial de su fichaje por el conjunto blanco.

 

Luis Rubiales ha venido anunciando durante su campaña electoral un necesario cambio en la gestión de la RFEF. Sin embargo, y como él mismo reconoció en su proclamación, no todo lo que se había hecho con Ángel María Villar en el trono había estado mal.

 

De hecho, el recién presidente ha fallado en una de las virtudes que demostró su antecesor: la templanza con los seleccionadores. En este primer contratiempo, Rubiales ha tenido una actuación demasiado rígida y poco tolerante.

 

Rubiales ha pecado de novato o de impulsivo. O de las dos cosas. Ante el primer revés que se ha encontrado en la RFEF ha optado por lo que le ha indicado el corazón más que la cabeza. Ha querido entrar como un elefante en una cacharrería prometiendo la trasparencia y la disciplina que, quizás, antes no se veía desde fuera.

 

Pero a veces, mejor que aplicar esa disciplina es más importante saber cuándo y cómo se ha de aplicar. Y destituyendo al seleccionador a dos días del debut en un Mundial, aunque entendiera que no estuviese correcto negociando con el Real Madrid, se ha actuado de una forma totalmente inflexible.

 

Versiones contradictorias

 

¿Qué es lo que ha molestado realmente a Luis Rubiales? ¿En qué ha cometido una falta de disciplina Julen Lopetegui de la suficiente gravedad como para prescindir de él a 2 días del comienzo del Mundial?

 

Según el presidente, en no informar a la RFEF de su intención de fichar por el Real Madrid tras finalizar el Mundial. De hecho, en la rueda de prensa, se le ha preguntado qué era lo que hacía “inviable” que Julen fuera el seleccionador en este Mundial, a lo que Rubiales ha contestado afirmando que “la RFEF no puede enterarse de una negociación 5 minutos antes de su anuncio”.

 

Sin embargo, el órgano en el comunicado de prensa del martes sobre Lopetegui afirmaba que había mantenido “en todo momento contacto con el Real Madrid” (aunque Rubiales lo haya negado en la rueda de prensa). Comunicado que posteriormente fue modificado para eliminar dicha parte y que pasó a anunciar la destitución del seleccionador, manteniendo sin darse cuenta la fecha del martes, cuando la decisión se había anunciado este miércoles.

 

Villar no era de tomar decisiones en caliente con los seleccionadores, al menos en las últimas décadas. Quizás esa virtud o esa pausa se adquiera con la experiencia, quien sabe. Si acudimos a la hemeroteca veremos que el 24 de junio del año 2008 el Fenerbahçe turco hizo oficial un acuerdo con Luis Aragonés para que fuera su entrenador nada más terminar la Eurocopa de Austria y Suiza.

 

El, por aquel entonces, seleccionador español no se había pronunciado sobre su continuidad al frente de ‘La Roja’. Sin embargo, al cabo de dos días España jugaba las semifinales de la Eurocopa contra Rusia, a la que goleó por 0-3.

 

¿A alguien se le pasó por la cabeza destituir de inmediato al sabio de Hortaleza por no haber informado previamente a la RFEF de que estaba negociando con el club turco o acusarle de no estar centrado en el trascendental partido contra Rusia?

 

Orgullo más que responsabilidad

 

Si en medio de este debate hay algo en lo que ha habido unanimidad desde todos los bandos es el momento inoportuno del anuncio. Todos coincidimos en lo inoportuno que resulta anunciar que el seleccionador dejará la nave justo después de que termine el Mundial para España y anunciarlo 72 horas antes de jugar el primer partido.

 

Pero bastante más inoportuno o grave es interrumpir la preparación al cuerpo técnico y al grupo de jugadores que (la gran mayoría de ellos) brillantemente han llevado a la selección a disputar ese Mundial, ganando 14 partidos, empatando 6 y sin perder ninguno a tres días de que comience la hora de la verdad.

 

Destituir al hombre que ha entrenado con ellos los dos últimos años y el hombre que ha hecho la lista a su merced. Quien ha escogido a esos 23 jugadores para el reto. Más que una decisión fruto de la responsabilidad parece una decisión fruto del orgullo de ejercer el poder anteponiendo una medida irreversible a un problema que sí tiene una solución más flexible.

 

Pero a Rubiales todavía le queda una baza. El fútbol todo lo cura. La mejor medicina para cualquier equipo desmoronado o aturdido siempre ha sido la misma: que la pelota entre. Julen será presentado por el Real Madrid y todos le desearán la mejor de las suertes. Rubiales, en cambio, afrontará el Mundial habiendo hipotecado el adjetivo de su decisión en función del papel que haga ‘La Roja’.

 

Si se gana el Mundial, se llega a la final o se alcanzan las semifinales, este capítulo no será más que una anécdota. Pero si se tropieza a las primeras de cambio, se ceñirá de interrogantes el actuar del andaluz con respecto a Lopetegui. Quizás este ‘modus operandi’ lo cure la experiencia. Es lo que tiene actuar sin anestesia.

Enlaces automáticos por temática Artículos de opinión relacionados
IUSPORT • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress