Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Giuseppe Esposito
28 de mayo de 2018

U.S. Vibonese le gana el partido a la justicia italiana

Guardar en Mis Noticias.

Italia de Tavecchio se queda sin mundial

[Img #70431]El 20 de septiembre de 2017, en este prestigioso portal, fue publicado mi articulo titulado Us Vibonese Calcio, un caso italiano de mala justicia deportiva”.

 

Desde entonces, he permanecido en religioso silencio, tal vez esperando el final que voy a contarles: en ese momento, acababa de conocerse la decisión del Collegio di Garanzia del CONI (tercero y último grado de la justicia deportiva italiana), que aceptó la apelación presentada por la Liga de Fútbol Profesional (Lega Pro) y la Federación Italiana de Fútbol (FIGC) y negò a la Vibonese el derecho de reintegrarse en la liga profesional de fútbol.

 

Esta decisión anulaba la sentencia del Corte di Appello Federale (segundo y ultimo grado de la justicia federativa”), que había, justo dos semanas antes y al aceptar la apelación de la Vibonese, puesto el ACR Messina en el último lugar de la clasificación de la Lega Pro, Grupo C,  en la temporada deportiva 2016/2017.

 

En consecuencia de la decisión del Collegio di Garanzia del Coni, la Vibonese bajó en la serie D, o sea la primera liga no profesional. Los señores Tavecchio y Gravina, presidentes de FIGC y Lega Pro, con esa apelación han perdido la oportunidad de cumplir con una sentencia judicial, definitiva sobre el fondo del asunto, de su máximo órgano de justicia, en un momento histórico en el que aún no habían empezado ni la lega profesional ni la serie D y, por lo tanto,  la justicia deportiva habría podido cumplir con su obligación de rapidez, en un momento en que, entre otras cosas, el club Acr Messina estaba en quiebra y estaba ya jugando en serie D, sin derechos de inscribirse en el campeonato de Lega Pro y sin un real interés con el caso Vibonese. El Collegio di Garanzia del CONI estableció que la Vibonese no podía dirigirse en contra del ACR Messina para obtener una decisión sobre un asunto en que habían estado en silencio la Lega Pro y la Federación (inercia que también se desprende de los documentos adquiridos por el Corte di Appello Federale).

 

Por lo tanto, la Federación y la Liga eran partes necesarias en el proceso deportivo, mientras que el Messina, en ese procedimiento, asumiría la posición correcta de contro interesado. Por tanto, la Vibonese tenía che oponerse al silencio prestado por la Liga y la Federación, obligándoles para llevar a cabo una actividad considerada un deber".

 

La FIGC, en noviembre de 2016, había averiguado  que muchos clubes de la Serie B y Lega Pro no eran regulares con la garantía bancaria necesaria para inscribirse a la liga y, de acuerdo con el comunicado oficial FIGC 97A del 13/12/2016, para ser considerada una ley especial originada por la quiebra de la compañía de seguros Gable Insurance, invitó a esos clubes a cumplir con esa obligación (fideiussione) a más tardar el 31 de enero de 2017; en caso contrario, habría sido impuesta una penalización de dos puntos en la clasificacíon. Sólo el Messina no cumplía con esa obligación, hubo una penalización de dos puntos pero, a pesar de ello, se salvò;  este hecho habría dado lugar a su exclusión de la liga, segun afirma el Corte di Appello Federale, así che la Vibonese se hubiera quedado en la Lega Pro.

 

El Collegio di Garanzia del Coni afirmó haber incluso un vacío legal en las leyes deportivas porque "por otra parte, no podía el Tribunal Federal de Apelación, en ausencia de una ley que dictara las consecuencias de la falta de renovación de las garantías de seguro hasta el final de la temporada, sancionar el Messina con la colocación al último lugar de la  clasificacíon 2016/2017".

 

En ese momento (estábamos entre finales de septiembre y principios de octubre de 2017), todavía no había fútbol jugado en Vibo Valentia, aunque los campeonatos  habían empezado desde varias semanas. La U.S Vibonese decidió continuar la lucha legal y se fue al tribunal administrativo (Tar Lazio), que, el 22 de septiembre de 2017, rechazó su demanda de medidas provisionales para la readmisión en la liga profesional, dado que, con referencia al peligro en la demora, afirmó que el daño alegado por la Vibonese sería recesivo, es decir, meno importante que el interés de la Federación y la Lega Pro a la regularidad de los campeonatos de la misma Lega Pro y la serie D, ya empezadas desde varias semanas.

 

El Sr. Gravina, inmediatamente después de esa decisión provisional y algunos día antes de la discusión colegial del 3 de octubre 2017, declaró: "Si el Tribunal Administrativo admite la Vibonese, vamos a aceptar: el nuevo calendario de la liga está listo" .          

       

Esas declaraciones sonaban como otro insulto a los ciudadanos viboneses. No necesitaba ser un experto en derecho para entender que en ese dia ya se hicieron los juegos (por lo menos con referencia a la solicitud de readmisión en la liga profesional), y se confirmó lo que había argumentado "proféticamente" y mucho tiempo antes el gerente general de la Vibonese,  Sr. Danilo Beccaria, o sea que no había voluntad de hacer justicia. Si el TAR LAZIO, el 22 de septiembre 2017, había preferido proteger la regularidad de las ligas de los demás clubes en lugar de los derechos de Vibo Valentia, estaba claro que 10 días después esos requisitos de "regularidad" no podían ser más marcados.

 

En este caso, desde un punto de vista técnico, el Tribunal Administrativo, en contra del principio establecido por el Corte Costituzionale con sentencia n.49/2011 (bajo el cual no se puede obtener del Tribunal administrativo una decisióndemoledorade la sentencia deportiva de ultima instancia pero sólo la indemnización de daños) perdió la oportunidad de afirmar la autonomía del derecho deportivo, dado que no declaró inadmisible la solicitud de readmisión en el campeonato de la Lega Pro.

 

El sr Gravina perdió otra oportunidad de callar y volvió a ofender la inteligencia del pueblo vibonese y de los directivos del club, que esta vez no perdieron otro tiempo y el domingo siguiente esa decisión del Tar  Lazio, decidieron jugar su primero partido de la temporada en la serie D;  ya estaba claro que tenían que ganarse la liga profesional en el campo y no en los tribunales, además había gana de fútbol jugado y se evitaron absurdas sanciones deportivas por no jugar,  continuando así a respetar esas normas tan injustas hacia la Vibonese.

 

Esa fue una decisión muy discutida por parte de los “tifosi”, que consideraron la elección de jugar en serie D como una renuncia a luchar contra los poderes fuertes y como el fin de los sueños de volver ya a la  liga profesional.  

 

El empiezo de la liga de serie D fue muy difícil, la Vibonese tuvo que recuperar todos los partidos pospuestos por la querelle judicial. Estábamos a mediados de noviembre de 2017 y, tras un empate, dimitió también el entrenador Campilongo, por declaradas razones familiares. Llegó el mister Nevio Orlandi, la Vibonese estaba lejo varios puntos del primer lugar válido para la promoción y hasta los mas optimistas entendieron  lo difícil que era ganar esta liga de serie D.

 

Pero los directivos del  club sabían que tenían "un equipazo" y pusieron fuerza y tenacidad, nuevos “tifosi”  se unieron a los fans históricos, poniendo todos los días corazón y mentalidad ganadora. A mediados de diciembre, la Vibonese estaba fuera de los play-offs y distante 13 puntos del primer lugar ocupado por el club siciliano Troina. Pero, con la fuerza de sus tifosi (en casa y fuera), de los viejos y los nuevos, jóvenes y mayores, comenzó un viaje increíble  y, después de una raya positiva de 28 partidos seguidos, terminó la temporada en primer lugar, junto con el Troina y se jugó la promoción en partido unico en Reggio Calabria, el dia 13 de mayo de 2018.

 

Fue victoria, por la tanda de penaltis, pero fue una fantastica victoria.

 

Para la gente de Vibo Valentia empezó la fiesta, fue la justa recompensa para los chicos del Presidente Caffo, que pudo conseguir el mayor éxito en los 90 años de historia del equipo de fútbol de Vibo Valentia.

 

No hubo nada de milagroso tipo el Leicester de Ranieri en la premier 2015-16, simplemente porque la Vibonese es un equipazo o "nu squadruni", come dicen los “tifosi”, un lujo para esa categoría, tanto como directivos así que para el parque jugadores, y lo está confirmando, a lo grande, incluso en el Pool Scudetto, competición dedicada a todos los clubes ganadores de las ligas nacionales de serie D. Mientras tanto, ampliando el escenario, el equipo nacional italiano, por segunda vez en su historia, no se clasificó para la Copa Mundial de Rusia, no sucedía desde 1958.

 

Sin embargo, lo que sucedió en los días siguientes la debacle ante Suecia fue, quizás, una pagina más triste y vergonzosa para Italia, con el presidente Tavecchio que, contra todo pronóstico y a pesar de la petición popular de dimitir,  trató de quedarse a su sillón en FIGC, hizo otras declaraciones impresentables y lloró; finalmente dimitió pero su salida de escena fue realmente vergonzosa.

 

Hubo elecciones para la presidencia de la FIGC y adivináis quién tuvo el coraje de presentarse? Propio el sr Gravina, quien tal vez deseaba recibir el premio despues de la vergüenza en la querelle contra la Vibonese, para lo cual todavía tiene que pagar la cuenta.

 

Pero afortunadamente ganaron las tarjetas blancas. La FIGC fue comisionada y el sr Gravina dijo: "En primer lugar hay que pedir disculpas a los italianos, no es la derrota del fútbol italiano, pero la certificación de la derrota de una clase directiva". En este caso, estoy de acuerdo con el Sr. Gravina, en realidad fue la derrota de su clase directiva, certificada por la muy recién decisión del TAR Lazio que ha aceptado el recurso presentado por la Vibonese en relación con la denegación de acceso a documentos que certifican que el Messina non tenia derecho a continuar la liga 2016/17, por falta de la necesaria garantía bancaria (fideiussione).

 

Está demostrado que el Sr Gravina non cumplió con sus tareas de control de la regularidad del campeonato de Lega Pro con respecto al club Messina; ese incumplimiento implicò, entre otras consecuencias, la falta de pago por más de siete meses de los salarios de los jugadores por un club que, asunto aún más absurdo en la disputa entre Figc-Lega Pro y Vibonese, tras acabar la liga estaba en quiebra, así que no tenía un interés real en la historia relacionada con la readmisión de la Vibonese en la Liga Profesional.

 

El Presidente del equipo de Vibo Valentia, Sr Caffo,  ya en junio de 2017 pidió a la Lega Pro de poder acceder a esos documentos, con el fin de averiguar si el Messina había terminado la temporada sin cumplir con la normas deportivas sobre la necesaria garantía bancaria. En el mes de julio, el Sr. Gravina negaba el acceso, indicando lo siguiente: siendo la liga una asociación de derecho privado, no está sujeta a esas normas aplicables únicamente a los organismos públicos". 

 

Bueno, después de todos los niveles de la justicia deportiva, después de varias disposiciones de inadmisibilidad  que no voy a comentar, tuvo que intervenir el Tribunal Administrativo de Lazio para recordar al Sr Gravina un principio que se estudia en los cursos para gerentes deportivos de primer nivel.

 

El Tribunale Administrativo del Lazio afirmó que "las federaciones deportivas  desempeñan también actividades con valor público, incluyendo expresamente las relativas a la admisión y la composición de las empresas, asociaciones deportivas afiliadas y de los abonados,además las ligas son articulaciones de la Federación italiana de Fútbol".   Esta recién decisión abrirá las puertas a la indemnización de todos los daños sufridos por la Vibonese, que parece haya pedido al TAR Lazio acerca de 5.000.000,00 de euros.

 

Este podría ser el golpe final contra el Sr Gravina.

 

Pido perdón a los lectores por los contenidos políticos y tal vez por el estilo de romance de éste articulo; deseo además decir que no tengo rencor contra Gravina y Tavecchio; por el contrario, y creo de hablar en nombre de muchos de mis conciudadanos, sin la increíble injusticia vivida en los ultimos tiempos, hoy, quien sabe, no habría esta euforia deportiva mágica que recompensa la tristeza de mi generación en tener que asistir, por primera vez, a un mundial de fútbol sin Italia, pero, en junio, los “tifosi vibonesi’’ todavía cantaremos: e ale oh e ale ale oh oh!

 

Avv. Giuseppe Esposito

Abogado especializado en derecho deportivo internacional

 

Enlaces automáticos por temática
IUSPORT • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress