Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

José Sellés
16 de mayo de 2018

Rubén Baraja es sancionado con cuatro partidos por el agarrón a Sergi Palencia

Guardar en Mis Noticias.

El entrenador del Sporting de Gijón Rubén Baraja ha sido sancionado esta tarde por el Comité de Competición con cuatro partidos de suspensión y una multa de 3.005€. El sábado por la tarde el entrenador vallisoletano protagonizó la acción anecdótica del partido entre el Sporting de Gijón y el Barça B al agarrar al defensa azulgrana Sergi Palencia para evitar que ejecutara rápidamente un saque de banda. El árbitro del partido, Eduardo Prieto Iglesias, no dudó en acudir a la banda para expulsar al entrenador rojiblanco.

 

En el acta arbitral, el navarro expuso los hechos en los siguientes términos: “El técnico Rubén Baraja Vegas fue expulsado por el siguiente motivo: Sujetar a un adversario derribándole, estando el juego detenido y cuando se disponía a ejecutar un saque de banda”.

 

El conjunto asturiano había presentado un escrito de alegaciones con pruebas para intentar aminorar la sanción del entrenador, pero el órgano disciplinario las ha desestimado justificando que "el rigor probatorio exigido para hacer quebrar la presunción de veracidad de los hechos establecidos en el acta no es suficiente a los efectos pretendidos". La defensa del Sporting para rebajar o dejar sin efecto la sanción al 'Pipo' Baraja se sustanciaba en el arrepentimiento inmediato del entrenador tras cometer la infracción. Por otra parte, según la resolución, el Sporting alega que el juego estaba parado, lo que, a su juicio, debe ser motivo para restarle gravedad. Sin embargo, el Comité desestima ambas justificaciones, la segunda puesto que considera que el juego estaba parado porque Baraja había evitado que se reanudara. En palabras textuales de la resolución: "Es precisamente la acción del técnico expulsado lo que impide la continuación o reanudación del mismo tras los escasísimos instantes en los que el jugador del F.C. Barcelona “B” se dispone con toda celeridad a sacar un fuera de banda".

 

En esta ocasión, el Comité de Competición ha optado por aplicar el artículo 100 del Código Disciplinario, el cual establece que “incurrirán en suspensión de cuatro a diez partidos o multa en cuantía de 602 a 3.006 euros aquéllos cuya conducta sea contraria al buen orden deportivo cuando se califique como grave”. Hace apenas tres semanas el Comité de Competición aplicó el mismo precepto para sancionar de manera idéntica, con 4 partidos y 3.005 euros, al entrenador de la Cultural y Deportiva Leonesa, Rubén de la Barrera, el cual cortó un contragolpe en el partido que disputó su equipo contra el Albacete en el estadio Carlos Belmonte. En esa ocasión el técnico gallego fue sancionado con la sanción mínima.

 

Por lo pronto, el Sporting no podrá contar con su entrenador en el banquillo para los tres últimos partidos de la Liga 123: en el parcialmente clausurado Heliodoro contra el CD Tenerife, en casa contra el Granada y en el Arcángel contra el Córdoba. Pero tampoco en el primer partido de las semifinales del ‘play off’ de ascenso a la Liga Santander, puesto que las bases de competición permiten que en esta segunda fase automáticamente se anulen los ciclos de amonestaciones, salvo los que hayan devenido en suspensión por acumulación o una sanción. Al conjunto asturiano le queda la opción de recurrir en segunda instancia ante el Comité de Apelación en el plazo de diez días hábiles.

 

TEXTO ÍNTEGRO DE LA RESOLUCIÓN

 

"COMITÉ DE COMPETICIÓN

 

Expediente nº 500 – 2017/2018

 

Reunido el Comité de Competición de la RFEF para resolver las incidencias acaecidas con ocasión de la celebración del partido correspondiente al Campeonato Nacional de Liga de Segunda División, disputado el día 12 de mayo de 2018 entre el Real Sporting de Gijón y el FC Barcelona “B”, adopta la siguiente RESOLUCIÓN

 

ANTECEDENTES

 

Primero.- El acta arbitral del referido encuentro, en el apartado de técnicos, bajo el epígrafe de amonestaciones, literalmente transcrito, dice: “Real Sporting de Gijón SAD: En el minuto 80, el técnico Ruben Baraja Vegas (Entrenador) fue expulsado por el siguiente motivo: Sujetar a un adversario, derribándole, estando el juego detenido y cuando se disponía a ejecutar un saque de banda”.

 

Segundo.- En tiempo y forma el Real Sporting de Gijón, SAD, formula escrito de alegaciones, aportando pruebas.

 

FUNDAMENTOS JURÍDICOS

 

Primero.- El artículo 236.1 del Reglamento General de la RFEF establece que el árbitro es la autoridad deportiva “única e inapelable” en el orden técnico para dirigir los partidos, por lo que no es posible revocar una decisión arbitral invocando una discrepancia en la interpretación de las Reglas del juego u otras acciones que se produzcan durante el desarrollo del partido, cuya competencia “única, exclusiva y definitiva” corresponde al colegiado, según el tenor literal del artículo 111.3 del Código Disciplinario de la RFEF. Las apreciaciones arbitrales referentes a la disciplina deportiva basadas en hechos relacionados con el juego son definitivas y se presumen ciertas, obligando a quien las impugna a hacer quebrar su interina certeza con una prueba concluyente y rotunda, que ponga de manifiesto un claro error arbitral, ya sea por la inexistencia del hecho reflejado en el acta o la patente arbitrariedad de la misma, a tenor de lo dispuesto en los artículos 27.3 y 130.2 del Código Disciplinario de la RFEF. Como ha recordado recientemente el TAD, en su Resolución de 29 de septiembre de 2017 (Expediente 302/2017), cuando el referido artículo 27 del Código Disciplinario de la RFEF señala que las decisiones arbitrales sobre hechos relacionados con el juego son “definitivas presumiéndose ciertas, salvo error material manifiesto” está permitiendo que el principio de invariabilidad (“definitiva”) del que goza la decisión arbitral en favor de la seguridad jurídica, en este caso, de las Reglas del Juego, pueda sin embargo mitigarse cuando concurriese un “error material manifiesto”, en cuanto modalidad o subespecie del “error material”, es decir que se trate, como ha señalado el Tribunal Constitucional, cuando se ha referido a este término en las leyes procesales (vid. Artículos 214.3 de la Ley de Enjuiciamiento Civil y 267.3 de la Ley Orgánica del Poder Judicial), de un error claro o patente, independientemente de toda opinión, valoración, interpretación o calificación jurídica que pueda hacerse.

 

Segundo.- Tiene igualmente declarado el TAD en diversas ocasiones (entre otros, Expedientes 187/2014 bis o 297/2017) en el sentido de que las pruebas que tienden a demostrar una distinta apreciación de la intencionalidad o de las circunstancias no son suficientes para que el órgano disciplinario sustituya la descripción o la apreciación del árbitro, sino que han de ser pruebas que demuestren de manera concluyente su manifiesto error, lo que significa que la prueba no ha de acreditar que es posible o que puede ser acertado otro relato u otra apreciación fáctica a la del árbitro, sino que ha de acreditar que el relato o apreciación del árbitro es imposible o claramente errónea.

 

Tercero.- En esta ocasión el rigor probatorio exigido para hacer quebrar la presunción de veracidad de los hechos establecidos en el acta no es suficiente a los efectos pretendidos, ya que las imágenes muestran cómo el Entrenador Don Rubén Baraja Vegas llega a salir de su área técnica e impide voluntariamente la continuación del juego que se disponía a realizar un jugador del equipo contrario, constituyendo tal acción un comportamiento contrario al buen orden deportivo tipificado en el artículo 100 del Código Disciplinario de la RFEF y, por ende, merecedor de la sanción mínima de suspensión por cuatro partidos prevista en el citado precepto.

 

En este orden de cosas, no cabe acoger las alegaciones del Real Sporting de Gijón sobre un hipotético arrepentimiento espontáneo tras la consumación de una grave infracción que repercute en el normal desarrollo del encuentro. Alega finalmente el citado club que el juego se encontraba detenido, pero, como anteriormente se apuntaba, es precisamente la acción del técnico expulsado lo que impide la continuación o reanudación del mismo tras los escasísimos instantes en los que el jugador del F.C. Barcelona “B” se dispone con toda celeridad a sacar un fuera de banda.

 

Por lo anteriormente expuesto, el Comité de Competición, ACUERDA: Suspender durante CUATRO PARTIDOS a D. RUBÉN BARAJA VEGAS, entrenador del Real Sporting de Gijón, SAD, por infracción del artículo 100 del Código Disciplinario de la RFEF, con multa accesoria en cuantía de 800 € al club y de 3.005 € al técnico, en aplicación del artículo 52.3 y 4 del mismo texto.

 

Contra la presente resolución cabe interponer recurso ante el Comité de Apelación en el plazo máximo de diez días hábiles.

 

Las Rozas de Madrid, a 16 de mayo de 2018".

Enlaces automáticos por temática
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
IUSPORT • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress