Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Javier Pérez Villa
14 de mayo de 2018

El conflicto de los TPO, el caso Seraing-FIFA y el final de vía suiza

Guardar en Mis Noticias.

[Img #69263]El pasado 20 de febrero, la Corte de lo Civil del Tribunal Federal Suizo, dictó Sentencia en el litigio que mantienen desde 2.015, el pequeño club de fútbol belga RFC Seraing, y la todopoderosa FIFA, a cuenta de la prohibición de los TPO que ésta segunda impone.

 

El litigio, como es conocido, trasciende a las partes contendientes, teniendo en vilo a gran parte de la comunidad mundial del futbol, y del sector financiero internacional. El alto Tribunal suizo, rechazando las alegaciones del Club, avala la prohibición  FIFA, y confirma el laudo dictado por el TAS. 

 

  • Antecedentes:

 

De forma muy breve, y con la intención de poner en situación a los lectores que se acerquen por primera vez al asunto (que serán pocos), y de refrescar datos a los conocedores del mismo, el litigio entre el club de fútbol belga, y el órgano rector del fútbol mundial, tiene como principales hitos temporales:

 

1º) El 30 de enero, y el 7 de julio de 2.015, el RFC Seraing, concierta con la compañía Doyen Sports Investment Limited (en adelante Doyen) sendos contratos, o “acuerdos de cooperación”, según la denominación dada por las partes, ambos contratos de la tipología TPO (third party ownership), mediante los cuales, el Club transfería a la citada compañía los derechos económicos que se devengasen en las futuras transferencias de tres de sus jugadores. Como contraprestación, Doyen se comprometía a pagar al club diversas cuantías, en distintos plazos.  

 

2º)  El 2 de julio de 2.015. FIFA inicia un expediente sancionador contra el club, por infracción de los artículos 18bis y 18ter del Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia del Jugadores.

 

3º)   El 4 de septiembre de 2.015, FIFA dicta resolución, condenando al Club, a pagar una multa de 150.000 francos suizos, y le prohibe inscribir jugadores, tanto a nivel nacional, como internacional, durante 4 periodos de inscripción completos y consecutivos.

 

4º) El 7 de enero de 2.016, la Comisión de Recursos de FIFA, desestima el recurso presentado por el Club contra la decisión de la Cámara de Resolución de Disputas, que confirma en su integridad.

 

5º) El 9 de marzo de 2.016, el Club formaliza recurso de apelación ante el TAS.

 

6º) El 9 de marzo de 2.017, el TAS emite el laudo, que estima parcialmente el recurso del Club, reduciendo la sanción de imposibilidad de inscripción de jugadores de 4, a 3 periodos, manteniendo el resto de los pronunciamientos de FIFA.

 

7º) El 20 de febrero de 2.018, El Tribunal Federal suizo, dicta sentencia que desestima íntegramente el recurso planteado por el Club, contra el laudo del TAS, confirmado éste en su totalidad.  

 

  • Argumentación del RFC Seraing ante el Tribunal Federal suizo:

 

A decir del Club, los artículos 18 bis y 18 ter del Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores (en adelante RETJ) vulneran diversos preceptos del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, de la Carta de Derechos Fundamentales de la UE, del derecho suizo, además de ir en contra de la jurisprudencia del propio TAS.

 

El Tribunal Federal, a la vista de la normativa FIFA, del derecho suizo, y el derecho de la UE,

analiza, si los artículos 18bis y 18ter, del RETJ vulneran:

 

1º) El derecho del Tratado de Funcionamiento de la UE (en adelante TFUE). A éste respecto, el Club considera que, dichos artículos, vulneran varios principios del citado tratado, como son el de libertad de circulación de capitales (art. 63 TFUE), el de libre circulación de trabajadores (artículo 45 TFUE), y la libertad de prestación de servicios (art. 56 TFUE).

 

Así la Corte Federal suiza, pese a reconocer que los citados artículos verdaderamente restringen el movimiento de capitales en el ámbito de la UE, considera que dicha traba no necesariamente ha de prohibirse, ya que ésta persigue un objetivo legítimo, cual es el preservar la integridad de las competiciones deportivas, entendida ésta como el justo equilibrio entre clubes, la incertidumbre de los resultados, la prevención de conflictos de intereses, protegiendo, en definitiva la imagen y la ética en el fútbol. 

 

Al respecto del principio de libre circulación de capitales (art. 63 del Tratado), para el Tribunal Federal, la práctica de los TPO origina numerosos riesgos, ligados todos ellos a la opacidad de los inversores, ya que éstos escapan al control de los órganos reguladores del fútbol, pudiendo ceder sus inversiones, con total libertad, y sin control alguno por parte de FIFA.

 

Dichas prácticas pueden atentar también, al entender del Tribunal, contra la libertad profesional y los derechos de los jugadores, ya que el inversor puede influir, con un interés meramente financiero/especulativo, en las transferencias de éstos, dejando a un lado los motivos deportivos o de desarrollo profesional de éstos.

 

Además, el Tribunal, ve riesgo incluso para integridad de la competición, en la manipulación de partidos, al poder realizar, un mismo inversor, operaciones con distintos equipos, que participen en la misma competición. Pero no sólo esto, sino que también atisba la Corte, posibles riesgos éticos, ya que el objetivo perseguido por el inversor es la mera especulación financiera, no debiendo tener en cuenta, ni consideraciones relacionadas con el mundo del deporte, ni con la moral.

 

La prohibición de los TPO realizada por FIFA, dice el Tribunal, no impide a los Clubs el recurrir a fuentes financieras para fichar jugadores, sino únicamente prohibe los esquemas que confieren al inversor el poder de influir en la independencia y política del Club, léase los citados TPO. Por todo ello, y dado que FIFA no tiene poder de disposición alguno sobre estos “terceros”, que no están, obviamente, integrados dentro de su organización, el Tribunal llega a la conclusión, que la controvertida prohibición de FIFA, es proporcionada a los efectos de lograr la salvaguarda de los legítimos principios que persigue. 

 

El Tribunal considera que éstos mismos argumentos, son igualmente aplicables a la vulneración de los principios de libre circulación de trabajadores (artículo 45 TFUE), y libertad de prestación de servicios (art. 56 TFUE), alegados por el club.

 

Además de lo anterior, el Club defiende que la prohibición instaurada por FIFA, vulnera las normas sobre competencia establecidas en la UE. Pues bien, la Corte Federal entiende, que no hay relación de competencia entre los Clubes y los terceros llamados a financiarlos. Así, los artículos 18bis y 18ter del Reglamento FIFA, no tienen por objeto el restringir, impedir, o distorsionar la competencia, sino reglamentar el mercado de transferencia de jugadores, con el fin de proteger los legítimos intereses antes referenciados. 

 

2º) Vulneración del Convenio Europeo de Derechos Humanos (en adelante CEDH), y La Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea (en adelante La Carta).

 

El RFC Seraing, considera que la imposición a los Clubes, por parte de FIFA de la obligación de publicar todos los acuerdos TPO, constituye una infracción de los artículos 8 del CEDH, y 7 de la Carta.

 

En relación con el Convenio, la Corte establece que el Club, no formula argumento alguno al respecto, no viendo relación entre la citada obligación, y derecho a la vida privada y familiar, salvaguardado en dicho artículo (8 del CEDH).

 

Al respecto de la aplicación de La Carta, el Tribunal considera que la actuación de FIFA, no entra dentro del ámbito de aplicación de la misma, conforme lo dispuesto en su artículo 51, por lo que ésta no puede ser invocada.

 

3º) Vulneración del Derecho Suizo.

 

A éste respecto, denuncia el Club belga, la violación, por parte de FIFA, de la normativa suiza sobre competencia (artículos 5 y 7 de la Ley Federal que la regula). La Corte, dando los mismos argumentos expuestos en sede del derecho europeo de la competencia, considera no probadas por el Club, las vulneraciones que denuncia.

  

4º) Vulneración de la Jurisprudencia del TAS.  

 

Con base en Laudo emitido por el TAS el 21 de diciembre de 2.015, en la disputa entre el Sporting Clube de Portugal y la mercantil Doyen Sports Investment Limited (el caso Marcos Rojo), y ratificado después por la Corte Federal Suiza (fallo de 13 de diciembre de 2.016), en el que según alega el RFC Seraing, el TAS valida la práctica de los TPO, el club belga considera que FIFA, obligada por su normativa interna a respetar la jurisprudencia del TAS, estaría violentando, mediante la prohibición de los TPO, su propia normativa interna.

 

Demasiado forzado este argumento utilizado por el RFC Seraing, pues, dejando al margen el alcance que se pretende aquí dar al término “jurisprudencia”, ni FIFA fue parte en dicho procedimiento, ni el objeto del litigio coincide con el que ocupa a la Corte en éste caso, ya que el principal objeto de debate en aquel supuesto, era si el contenido de un contrato privado entre un club de fútbol y un fondo de inversión, era contrario o no al orden público suizo. Dichos motivos llevan a Tribunal suizo a desestimar también este argumento.

 

En definitiva varapalo a los TPO, que fortalece la postura de FIFA, y que pone fin a la vía suiza de la cruzada entablada por el Club Belga, contra la polémica prohibición a la intervención de terceras partes en el mercado de la transferencia de jugadores de fútbol. La principal razón en que se funda la Corte suiza, es el principal escollo que han tenido este tipo de operaciones, desde el principio, su opacidad, y la más que posible incidencia en la competición deportiva. El antídoto contra la prohibición de este tipo de prácticas, pasa por su regulación.

 

Pese a ello, éste no deja de ser un hito más en el camino, aún no acabado, que inició el ya famoso club belga. Finalizada la vía suiza, continua la belga, estando ahora el asunto en manos de la jurisdicción ordinaria de éste ultimo país, y en Concreto de la Cámara 18ª de la Corte de Apelación de Bruselas, que el pasado mes de enero, abrió de nuevo el debate sobre la legitimidad, a los ojos del derecho europeo, de la sumisión al TAS, su imparcialidad, independencia, etc., asunto resuelto ya en Suiza, pero que parece ser, va a tener su reedición en la jurisdicción ordinaria belga, cuestiones prejudiciales ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, incluidas.

 

No está dicha pues la última palabra en este asunto. Esperaremos con atención lo que suceda.

 

Javier Pérez Villa.

Abogado. 

Enlaces automáticos por temática
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
IUSPORT • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress