Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

José Sellés
7 de mayo de 2018

El Clásico en que Piqué debió terminar expulsado por menospreciar a Hernández Hernández

Guardar en Mis Noticias.

El primer Clásico de 2018 y último de la temporada prometía en los primeros compases ser recordado como un intercambio de ocasiones como no se había visto en muchos años. Hasta que a falta de cinco minutos para el descanso, Luis Suárez abrió la caja de los truenos fingiendo una agresión de Sergio Ramos.

 

A partir de ahí, los jugadores de ambos equipos romperían el ritmo del partido para terminar la primera parte más pendientes que cobrarse las cuentas pendientes con el rival que de buscar la portería contraria. Nada más producirse el encontronazo entre Sergio Ramos y el delantero charrúa, Leo Messi salió en defensa de su compañero y en la jugada siguiente se jugó la expulsión con una dura entrada sobre el central de Camas. Pero esas dos jugadas contagiarían una sed de venganza en el resto de jugadores que llevó a que los azulgranas se fueran al descanso con un jugador menos.

 

Instantes después de la entrada del ‘10’ azulgrana, el árbitro canario Alejandro José Hernández Hernández no vio la acción de Gareth Bale en la banda, quien clavó sus tacos sobre el gemelo de Samuel Umtiti en una acción merecedora de la expulsión. Al igual que Messi, el galés se desentendía del juego. La primera parte, que había comenzado con goles y, sobre todo, ocasiones, terminaría edulcorada de polémica. La acción cumbre fue el manotazo que Sergi Roberto soltó a Marcelo sin opciones de disputar el balón. Una acción en la que el árbitro, cansado de los duelos personales que instantes antes se habían ido generando, decidió actuar mostrando la tarjeta roja al jugador azulgrana.

 

Sin embargo, en dicha acción hay un elemento que prácticamente no se tuvo en cuenta. Nada más tomar la decisión de expulsar a Sergi Roberto, Gerard Piqué se acercó al árbitro para irónicamente aplaudirle en señal de disconformidad. La ironía que el central de la Bonanova acostumbraba a exhibir en las redes sociales la trasladó al campo. Y lo cierto es que dicha acción quedó impune.

 

El Código Disciplinario de la RFEF sanciona duramente toda actitud de menosprecio o desconsideración hacia los árbitros, sea de forma verbal o gestual. El artículo 117 de la normativa reza que “dirigirse a los árbitros, directivos o autoridades deportivas en términos o con actitudes de menosprecio o de desconsideración siempre que la acción no constituya falta más grave, se sancionará con suspensión de dos a tres partidos o por tiempo de hasta un mes”. Por lo tanto, Gerard Piqué debería de haber acompañado a Sergi Roberto al vestuario en el mismo instante que aplaudió la decisión de Hernández Hernández.

 

Los hay que podrían pensar que es exagerado decir que Piqué debería de haber sido expulsado o tenga que ser sancionado por eso. Sin embargo, la normativa lo contempla y la experiencia nos demuestra que no hubiera sido la primera vez que sucede. Fran Mérida, José Mourinho o Carlo Ancelotti han sido sancionados por ello. Pero hay más casos de los que parece.

 

Tres partidos a Neymar por aplaudir al cuarto árbitro

 

Si acudimos a la hemeroteca y regresamos a la temporada pasada, encontraremos que Neymar Jr. fue sancionado con tres partidos por aplaudir al cuatro árbitro en el partido que enfrentó al Málaga y al FC Barcelona en la Rosaleda. El árbitro extremeño Jesús Gil Manzano mostró dos tarjetas amarillas al brasileño y al marcharse del terreno de juego se puso a aplaudir al cuarto árbitro.

 

Ese gesto de menosprecio hacia el estamento arbitral le costó una sanción de tres partidos, lo que privó a Neymar de poder disputar el Clásico del mes de abril en el Santiago Bernabéu.

 

Sanción de tres partidos a Maffeo (Girona)

 

En abril del año pasado, el Comité de Competición de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) impuso tres partidos de suspensión al jugador del Girona Pablo Maffeo por su expulsión frente al Tenerife. El acta arbitral reflejó que Maffeo aplaudió al árbitro una vez éste lo expulsó por “impactar con el pie en forma de plancha a un contrario, con el uso de fuerza excesiva, en la disputa del balón”.

 

Pese a que la entidad catalana presentó un escrito de alegaciones defendiendo que el jugador al aplaudir “en ningún caso tenía como finalidad desacreditar o menospreciar” al árbitro, Competición desestimó los argumentos y le aplicó los dos partidos de sanción que exige el artículo 117, mencionado anteriormente.

 

Tres partidos a Simeone en Copa del Rey

 

El pasado mes de enero, el entrenador del Atlético de Madrid, Diego Pablo Simeone, fue sancionado por el Comité de Competición con tres partidos. El técnico rojiblanco fue expulsado en el partido de vuelta de los cuartos de final contra el Sevilla por una doble tarjeta amarilla a diez minutos del final.

 

Sin embargo, en el acta arbitral se destacó que “tras ser expulsado e indicarle que abandonara las inmediaciones del terreno de juego”, Simeone se dirigió hacia el árbitro “aplaudiendo”. Esa observación en el acta arbitral le costó al entrenador argentino una sanción ejemplar de tres partidos; un partido por su expulsión y dos por menospreciar al árbitro mediante el gesto de aplaudir.

Enlaces automáticos por temática
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
IUSPORT • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress