Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Silvia I. Verdugo Guzmán
5 de marzo de 2018

El confuso Derecho “simbólico” del sistema antidopaje

Guardar en Mis Noticias.

[Img #64451]Cada día siguen apareciendo nuevos casos de dopaje que afectan a deportistas de diversas disciplinas, especialmente competitivas.

 

Uno de los últimos casos, descubierto a finales del 2017 es el de Chris Fromme, ciclista ganador de varios Tour de Francia y competiciones de alto nivel: se cuestiona el exceso en las dosis de salbutamol (sustancia prohibida según la Lista de Sustancias y Métodos dopantes de la Agencia Mundial Antidopaje – AMA), en 2.000 nanogramos por mililitro -el doble de lo permitido según las normas antidopaje- que ha causado su resultado analítico adverso (RAA, o bien, “dopaje positivo” en lenguaje popular). Se está a la espera del procedimiento abierto en su contra y aún no se sabe ni siquiera cuáles serán los pasos a seguir.

 

También está pendiente el caso del futbolista seleccionado peruano Paolo Guerrero (que ha dado el RAA por la sustancia benzoilecgonina, principal metabolito de la cocaína, y que se encuentra como un estimulante (S6.), en la misma Lista de la AMA); en su caso, ha sido la FIFA quien ha impuesto una sanción de 6 meses sin jugar, pero el tema es que existe una apelación ante el TAS a inicios del 2018 y tampoco se sabe qué criterio de sanción o absolución se va a seguir.

 

Además, se persigue hace pocos años el dopaje de estado que se llevaba a cabo en Rusia desde antes de los Juegos Olímpicos de Sochi 2014 (derivado del llamado Informe McLaren, puesto en conocimiento público en julio de 2016 antes de los Juegos Olímpicos de Río); al día de hoy, al parecer no existen las herramientas necesarias para “controlar” el grave escándalo, que dicho sea de paso también afectó a deportistas que nada tenían que ver, pero pagan justos por pecadores quizás por ese mismo descontrol.

 

Y ahora en febrero de 2018 se sabe de una sanción de 6 meses por parte de la UEFA al futbolista Samir Nasri tras haber usado un método prohibido de la Lista (M2. Manipulación química y física), en su caso, por un tratamiento intravenoso para mantenerse hidratado durante el periodo competitivo. Y así, se pueden nombrar muchos casos de dopaje, que lo único que hacen es desconcertar a deportistas, auspiciadores y especialmente a los aficionados o seguidores de algún ídolo deportivo.

 

¿Por qué hay disparidad de criterios sancionadores, organismos competentes o de expedientes que no salen a la luz pública? Cuando los involucrados en la lucha contra el dopaje se tomaron en serio este tema por allá por los años noventa del siglo pasado, se creó la Agencia Antidopaje (AMA), un Código Mundial Antidopaje (CMA), y un sinfín de colaboraciones entre diversos países y organismos.

 

Supuestamente, mediante la ratificación por parte de cada estado de la Convención Internacional contra el Dopaje en el Deporte, de la UNESCO del 2005, se lograría una homogeneidad a nivel mundial para la prevención, sanción y regulación de diversas temáticas comunes, como lo son los protocolos de actuación frente a un caso de dopaje. Trece años después, resulta evidente que no se está cumpliendo con la normativa antidopaje ni con las políticas que con mucho orgullo el COI o la AMA, alardeaban a viva voz.  

 

Así las cosas, el artículo 2.2. del CMA establece que es una infracción a las normas internacionales antidopaje: “Uso o intento de uso por parte de un deportista de una sustancia prohibida o de un método prohibido”. En estos casos, la aplicación de una sanción -siguiendo esa normativa-, sería de 4 años de suspensión, lo cual se puede atenuar según la conducta del deportista y otros factores.

 

¿Pero 6 meses en el caso del futbolista por el uso de un método prohibido? A simple vista entonces, parece ser que no es tan grave realizarse transfusiones sanguíneas o si se ingieren sustancias que en teoría se consideran dopantes.

 

Con todo esto lo único que está claro, es que no existe una aplicación homogénea de las políticas preventivas y represión del dopaje, pues cada país y organismos deportivos -incluidas federaciones- utilizan las normas y el sistema como le resulte más adecuado, sin tomar en cuenta que la credibilidad en el deporte se está perdiendo cada vez con más frecuencia.

 

A mayor abundamiento, el artículo 8. del CMA, señala que quienes se encuentren involucrados en un caso de dopaje tendrán derecho a un juicio justo; “dentro de un plazo razonable una decisión motivada incluirá una explicación de la razón(s) para cualquier periodo de suspensión debiendo hacerla pública conforme a lo dispuesto en el artículo 14.3”. Nuevamente encontramos ante una norma “simbólica” que no se aplica a ninguno de los casos expuestos al comienzo de este texto. ¿Cuál será ese plazo razonable para resolver el caso de Froome? 

 

Los estudiosos de las normas antidopaje, o bien, quienes intentan aplicar y demostrar si un deportista es inocente -o no-, se encuentran frente a una incertidumbre que sólo otorga más sombras que luces de seguridad jurídica -y deportiva- frente a la lucha contra el dopaje. La solución no está en dictar otro CMA que en teoría entrará en vigencia el 2021, pues será más de lo mismo.

 

El llamado es a hacer una reestructuración para verificar qué está sucediendo a nivel mundial entre los grandes organismos como el COI o la AMA, los países, federaciones internacionales y quienes se encuentren involucrados en la materia, para así detectar las falencias actuales que están haciendo cada vez más complejo e incontrolable el dopaje, que va en perjuicio del deporte y su entorno. Así por ejemplo, todavía nadie habla del dopaje genético, tal vez por desconocimiento o quizás por ser un gran problema que es mejor tapar unos años más.

 

Dra. Silvia Verdugo Guzmán.

Coordinadora de Máster en Derecho Deportivo, CEU-Andalucía.

Profesora de Derecho Penal, CEU Andalucía.

Miembro del Comité de Disciplina Deportiva, Federación Andaluza de Taekwondo.

Enlaces automáticos por temática
IUSPORT • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress