Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción de Iusport
28 de febrero de 2018

Competición archiva la denuncia contra Borja Iglesias por su celebración del gol

Guardar en Mis Noticias.

El Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol ha archivado el expediente informativo 'reservado' abierto al futbolista del Real Zaragoza Borja Iglesias, tras una denuncia de la Liga de Fútbol Profesional, que ocurrió después de que mandase callar a la afición del Nástic.

 

El delantero zaragocista marcó el 0-2 en el Nou Estadi de Tarragona y su celebración consistió en ponerse el dedo índice de la mano derecha sobre la boca pidiendo silencio a una parte de la grada del estadio tarraconense que se encontraba detrás de la portería en la que había anotado el tanto y desde la que había estado recibiendo insultos en algunos tramos del encuentro.

 

El jugador no fue amonestado por el árbitro por ello pero la LFP presentó una denuncia que trajo como consecuencia la apertura de un expediente informativo que hoy ha sido archivada por Competición, según se informa desde el Real Zaragoza.

 

La denuncia de LaLiga decía textualmente:

 

"En el minuto 59 del partido, y tras anotar el jugador nº 9 del equipo visitante, Borja Iglesias, el segundo gol del encuentro, el propio jugador en la celebración del gol se dirige hacia la grada situada tras la portería, donde se ubican aficionados locales, sobre colocándose su dedo índice sobre sus labios, en señal de silencio".
 

 

El precedente de Piqué

 

Sin ser casos idénticos, pues en el de Piqué no hubo expresa y concreta de LaLiga, parece que la doctrina aplicada por Competición a Iglesias es la que ya tuvo en cuenta en el caso Piqué.

 

El Comité de Competición archivó el pasado miércoles 21 el expediente por el polémico gesto de Piqué en la celebración del gol en Cornellà el 4 de febrero, cuando mandó callar a la afición de Espanyol llevándose el índice de la mano derecha a la boca al tiempo que estiraba también el meñique de la misma mano.

 

Al igual que en el caso de Borja Iglesias, el Comité de Competición acordó la práctica de información reservada con relación al escrito de denuncia formulado por la Liga Nacional de Fútbol Profesional, y dio traslado de dicho escrito al Comité Técnico de Árbitros para que el Colegiado del encuentro aclarase lo que considerase oportuno.

 

En el caso de Piqué, el olegiado manifestó por escrito no haber observado ni apreciado ningún gesto ofensivo, insultante o humillante que fuera merecedor de expulsión, razón por la cual precisaba que no adoptó decisión disciplinaria alguna por interpretar que dicha celebración se encuadraba dentro del marco reglamentario.

 

Competición recordaba en el caso Piqué que el artículo 236.1 del Reglamento General de la RFEF establece que "El árbitro es la autoridad deportiva única e inapelable, en el orden técnico, para dirigir los partidos", correspondiéndole, añade, al colegiado del encuentro la aplicación de las Reglas del Juego como competencia "única, exclusiva y definitiva", según el tenor literal del artículo 111.3 del Código Disciplinario de la RFEF.

 

Y añadía: "No habiendo apreciado el Colegiado del partido en cuestión la concurrencia de una infracción de las Reglas del Juego ni, en fin, acción merecedora de amonestación o reproche disciplinario, procede el archivo de las actuaciones, en estricta aplicación del último inciso del meritado artículo 22.1.b) del Código Disciplinario".

Enlaces automáticos por temática Artículos de opinión relacionados
IUSPORT • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress