Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lina Anllo
27 de febrero de 2018

El Compliance y el Fútbol, una alianza necesaria

Guardar en Mis Noticias.

[Img #64032]El FIFA Gate, el caso Osasuna, el fichaje de Neymar en el Barca,  denuncias de abuso, de amaños de partido, todos estos casos y otros tantos, ponen en evidencia que en el mundo del fútbol se cometen irregularidades y también delitos de los más variados, que sin lugar a dudas “manchan la pelota”, afectando directamente el fair play deportivo. 

 

El fútbol, además de ser un bellísimo deporte, tiene un sinnúmero de fines extradeportivos que mueven cuantiosas sumas dinerarias, quedando a veces el deporte en segundo plano, superado en muchas oportunidades por cuestiones económicas.  

 

Frente a este panorama, en estos últimos años desde la organizaciones internacionales del Fútbol (FIFA, CONMEBOL, LIGA ESPAÑOLA DE FUTBOL y otras) comenzó un camino sin retorno, “transparentar” la actividad a través del Compliance, en palabras de Graciela Garay –Compliance Officer de Conmebol- referiéndose al Fifa Gate, “donde estaba todo perdido vimos una oportunidad para transparentar”.

 

Así, en España, a partir de la inclusión en el Código Penal del art. 31 bis, que incorporó en el 2010 la responsabilidad de las personas jurídicas y los Programas de Cumplimiento, desde la Liga Española de Fútbol, se estableció como obligatorio que todos los clubes de futbol asociados deberán contar con un Programa de Integridad. Y claramente ha sido un acierto, el futbol, hoy en día, no es distinto a otro sector empresarial y debe, consecuentemente, auto regularse para evitar que se cometan delitos y recibir sanciones penales. Estos Programas intentan evitar que internamente en el Club de Fútbol se cometan dos tipos de infracciones: a) blanqueo de capitales, delitos contra Hacienda Publica, estafas en la compraventa de futbolistas, corrupción deportiva (amaño de partidos), trafico de influencias e insolvencias punibles; b) incitación al odio, violencia en el fútbol, delitos medioambientales, propiedad intelectual (todo lo relativo al merchandising). 

 

Es decir, el Compliance en entidades deportivas, no solo pretende que no se cometan infracciones penales, sino que contribuya a fortalecer sus estructuras organizativas, económicas y sociales. Contar con un Programa de Transparencia robusto y eficaz permitirá lograr una política de transparencia, buena gobernanza y gestión, y además evitar circunstancias que afecten la reputación del Club como las indicadas.

 

En esta línea, hemos conocido hace muy poco la noticia que el Club Deportivo la Coruña ha certificado su Programa de Integridad (UNE 19601). Su Presidente ha dicho que “lograr la certificación acredita la excelencia en el trabajo llevado a cabo en las áreas de gobierno corporativo, social y legal de la entidad en los últimos cuatro años, que evidencia también, el alto grado de transparencia y su constante labor contra la violencia en el futbol”. Este certificado, además de colaborar a prevenir ilícitos en la organización, resulta una ventaja competitiva ante terceros, clientes, accionistas, socios de negocio o autoridades judiciales, mejorando por cierto la reputación de las organizaciones.

 

Desde la AFA, a partir de su nuevo Estatuto y del Sistema de Licencias de Futbol (Reglamento FIFA) se incluyó como obligación para los Clubes  –entre otras cosas- “mejorar la capacidad económica y financiera de los clubes, incrementando su transparencia y 
credibilidad” y “promover la transparencia en la propiedad y el control de los clubes”. 

 

Por su parte, el Reglamento de la nueva Superliga Argentina, creó un Comité de Cumplimiento Normativo que tiene por objeto “fomentar la difusión, conocimiento y cumplimiento de las normativas internas de la Superliga y, fundamentalmente, diseñar normativa interna para la prevención y detección de delitos”. 

 

A esto hay que agregar, la reciente sanción de la ley 27.401 “Responsabilidad Penal de las Personas Jurídicas” que entrará en vigencia el próximo 1 de marzo, donde las Personas Jurídicas (los Clubes por ser Asociaciones están incluidos) podrán ser responsables penales por delitos de corrupción, ley que además, incluye en su art. 23, los Programas de Integridad en las organizaciones. 

 

Frente a este panorama local, se comienza a ver en nuestro país, primeros pasos en materia de Compliance Deportivo. Los Clubes de Fútbol deberán ir incorporando Programas de Compliance para transparentar todo el sistema legal, económico y social de la asociación deportiva, poniéndose especial énfasis, además, en materia de equidad, diversidad y violencia dentro y fuera de la cancha. 

 

Por ello, se celebra que algunos Clubes de Futbol hayan incluido capacitaciones sobre violencia de genero a todo su plantel, ya que el Compliance debe abarcar estas aristas, si se pretende generar una cambio de cultura en la persona jurídica. 

 

Cumplir con estos objetivos, será un logro que no se medirá  en goles o en copas, será lograr que el futbol vuelva a ser el espectáculo social que todos queremos, donde los valores, la ética y la equidad se conviertan en los goles de oro del partido de la transparencia. 

 

Por Lina Anllo 

Abogada especialista en Compliance

Comité Argentino World Compliance Association

Enlaces automáticos por temática
IUSPORT • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress