Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

José Miguel Fraguela
11 de febrero de 2018

La huelga del baloncesto español: los cálculos de los protagonistas y sus consecuencias

Guardar en Mis Noticias.

[Img #62836]

Alfonso Reyes, presidente de la ABP, y Esther Queraltó, secretaria general de la ACB (la presidencia está vacante tras la salida de Francisco Roca), libran estos días, en nombre de sus respectivos estamentos, un auténtico pulso.

 

El primero cuenta con el apoyo mayoritario de los jugadores profesionales, al menos esa es su previsión, y confía en que haya unión a la hora de hacer efectiva la huelga. Su punto débil está en el grado de seguimiento. Garantías no tiene. Según El País, hay otro movimiento asociativo en ciernes, que aglutinaría a un buen número de jugadores que no comparten la gestión de la ABP. 

 

La ACB, por su parte, dice que cuenta con el compromiso de los clubes inscritos para la Copa del Rey, que tiene previsto comenzar en Gran Canaria el próximo día 15. Pero los clubes tampoco pueden asegurar que acudirán a la cita copera con los jugadores profesionales. También tienen, pues, su punto débil.

 

Este paralelismo revela que estamos ante un auténtico pulso. Quizá la huelga no produzca efectos en la Copa, cuya fecha inminente fue lo que precipitó los acontecimientos. 

 

Pero el sindicato ABP sabía que no iba a tener una oportunidad como ésta para presionar a la patronal con visos de ganar la apuesta. En contra de sus previsiones, la ACB no ha transigido hasta ahora.

 

Por su parte, el CSD, consciente del daño que la huelga produce al baloncesto español y a la marca España, está mediando sin cesar y lo seguirá haciendo, según declaró José Ramón Lete. Un Lete que llegó a ofrecer recursos públicos para cubrir en parte las demandas de protección social de los jugadores. 


Datos que ofrece El País 

 

Los presupuestos anuales de la ABP, publicados en su web, confirman la equivalencia entre el ingreso del Fondo Social y la partida de Gastos de Personal y Seguridad Social (328.414 euros en 2014 y 311.847 euros en 2015 por ejemplo), según informa El País. 

 

“En el periodo 2006-2015, la ABP recibió cada temporada más dinero en esa partida que el promedio que recibían los clubes por el reparto de ingresos de televisión y patrocinio”, añade la ACB, que a su vez reclama al sindicato información sobre 240.000 euros sin justificar.

 

“Ese es un formalismo que quedará aclarado este lunes y, respecto a los 315.000 euros, es una cantidad con la que cubrimos nuestros sueldos pero también las actuaciones y consultas legales o fiscales de los jugadores, el mantenimiento de la oficina de Barcelona, viajes y otros aspectos”, explicó a El País el presidente de la ABP, que desde el primer encuentro para la renegociación del convenio, a mediados de enero, dio por rotas las negociaciones, hasta llegar a la convocatoria de huelga durante la Copa. “Hay clubes que están intentando dividir a los jugadores españoles y extranjeros. Pero el tiempo pone a cada uno en su sitio”, cierra Reyes.

 

En la reunión celebrada en el CSD, prosigue la información de El País, dentro de los pasos por la renegociación del convenio colectivo, el Fondo Social se convirtió en el epicentro de la disputa. La propuesta de los clubes de la ACB pasaba por fijar una cuantía de 220.000 euros más el 1% de los ingresos netos de televisión en la temporada 2018-19 (unos 280.000 euros más los 100.000 del Fondo Asistencial) y de 105.000 euros más el 1% de los ingresos netos de televisión para los tres cursos siguientes entre 2019 y 2022 (unos 165.000 euros más los 100.000 del Fondo Asistencial).

 

Todo con el “complemento” que estaba dispuesto a aportar el CSD, que planteó “nuevas fórmulas para ayudar a la financiación del sindicato”.

 

Unas diferencias de menos de 200.000 euros respecto a la cantidad actual que, según apuntan los clubes a El País, son diez veces inferiores a las cantidades que dejarían de percibir los jugadores en concepto de descuentos salariales en caso de ejercer su derecho de huelga.

 

El salario diario de todos los jugadores de la ACB asciende a 300.000 euros que multiplicado por los cinco días de la Copa, más los bonus de los equipos participantes, son más de 2 millones. A cuatro días de la Copa, el conflicto se agudiza.

 

Epílogo 

 

Quedan escasos días para el comienzo de la Copa del Rey. Si llegado ese día, que es el que determina la emergencia, no se ha desconvocado la huelga por persistir el disenso, cabe predecir que el conflicto podria prolongarse un largo periodo de tiempo, con graves perjuicios para el baloncesto español, deportivamente y a nivel económico.

 

A los patrocinadores no les agrada absolutamente nada asociar su imagen a un sector social convulso

Enlaces automáticos por temática
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
IUSPORT • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress