Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Manuel Sierra Murcia y Manuel Sierra Almarcha
22 de enero de 2018

Fútbol Sala y derechos de TV: tocado pero no hundido

Guardar en Mis Noticias.

[Img #61344]Consideraciones generales

 

La reciente publicación del Real Decreto 2/2018 , de 12 de enero (en adelante ,RD), ha supuesto el más duro golpe en la línea de flotación del fútbol sala español que jamás hubiéramos podido imaginar

 

Pero no es nada nuevo , se trata de la crónica de una muerte anunciada. El RD no es más que una norma de desarrollo del Real Decreto Ley 5/2015, de 30 de abril (en adelante, RDL), de medidas urgentes en relación con la comercialización de los derechos de explotación de contenidos audiovisuales de las competiciones de fútbol profesional y se dicta en virtud de la habilitación expresa al Gobierno contenida en la disposición final tercera del RDL.

 

El largo y tortuoso camino recorrido durante los casi tres años que median entre el RDL y su desarrollo por RD se ha visto oscurecido por multitud de enfrentamientos institucionales , desplantes incluidos, y por la aportación de alegaciones desde grupos de presión que, en legítima defensa de sus intereses, han condicionado la redacción del texto definitivo tras pasar por dos proyectos de Real Decreto de fechas 2 /junio /2017 y 20 /octubre/ 2017.

 

La Exposición de Motivos del RDL  resalta que éste se articula sobre tres ejes, el tercero de los cuales parte de que cada entidad participante, una vez distribuidos los ingresos obtenidos de la comercialización de los derechos audiovisuales, debe asumir las contribuciones obligatorias al Fondo de Compensación de las entidades deportivas que disputen la competición del fútbol profesional y desciendan de categoría, para las políticas de promoción de la competición profesional y del fútbol aficionado que desarrollen respectivamente la LNFP y la RFEF y para las políticas del CSD en apoyo de la Primera División del Fútbol Femenino ,la Segunda División B del Campeonato Nacional masculino y las asociaciones de futbolistas, árbitros ,entrenadores y preparadores físicos.  Se trata de una declaración genérica de intenciones que, en línea de principio programático, ya nos muestra bien a las claras la intención del legislador de dejar al margen del proteccionismo del RD a todo lo referente al fútbol sala.

 

Esta exclusión parece confirmarse en los dos primeros artículos del RD:

 

- De una parte, el art. 1 RD , al describir el objeto del mismo, lo refiere a “la  promoción del deporte y, en particular, el desarrollo del fútbol aficionado”

 

- De otro lado, el art. 2 RD señala los fines de las contribuciones de los clubes de fútbol profesional , y entre los mismos destaca “el desarrollo del fútbol aficionado y la protección social de los deportistas en el ámbito del fútbol aficionado”

 

A lo largo de este trabajo tendremos ocasión de examinar con más detenimiento la preterición intencional que el legislador realiza de todo cuanto pudiera beneficiar al fútbol sala.

 

Pero la gravedad del tema no se circunscribe exclusivamente al contenido del RD  sino que va más allá, alcanzando incluso a su proceso de elaboración.

 

En la gestación del proyecto de RD se ha llevado a cabo un trámite de información pública en línea y se ha dado audiencia a las entidades representativas de los sectores afectados (RFEF, Federaciones autonómicas de fútbol, LNFP, clubes de fútbol y asociaciones representativas de intereses de los distintos afectados). Además se han solicitado informes a los Ministerios de Economía, Industria y Competitividad, de Hacienda y Función Pública, de Empleo y Seguridad Social, de Justicia, a la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia, así como el preceptivo dictamen del Consejo de Estado.

 

Fruto de las alegaciones, informes y dictámenes se han redactado diferentes borradores y proyectos de RD (cabe destacar los de 2 / junio / 2017 y 20 / octubre / 2017 ) hasta llegar al texto definitivamente aprobado. En este íter legislativo se han hecho ver algunos de los sectores afectados o ,al menos, aquellos con los que se ha contado. A título meramente ejemplificativo podemos destacar algunos supuestos en los que se deja ver bien a las claras la actuación de estos sectores:

 

-  La “mano invisible” de la AFE y la AJFS subyace en el artículo 2.1 RD que, en su redacción en el texto de junio de 2017, recogía como fines la promoción del asociacionismo en la modalidad deportiva de fútbol (letra f) y la promoción de mecanismos de asistencia mutua entre los futbolistas (letra g) , mientras que en la redacción de octubre de 2017 (coincidente con la el texto aprobado) refunde ambos fines en el apoyo a las asociaciones o sindicatos de futbolistas , árbitros, entrenadores y preparadores físicos modalidad deportiva de fútbol (letra f). Tal influencia destaca sobremanera en el vuelco a la redacción del art. 13 RD que, al tratar de las subvenciones a la promoción del movimiento asociativo, recoge los postulados de los representantes de los futbolistas.

 

- Las “recomendaciones” de los ministerios de Hacienda y Función Pública, de Empleo y Seguridad Social y de Justicia han hecho que se incorpore al texto definitivo el carácter preferente del pago de las deudas líquidas, vencidas y exigibles a la AEAT y con la TGSS respecto al cumplimiento de las obligaciones dimanantes del RD.

 

- Como después tendremos ocasión de comprobar , los excesos cometidos por algún que otro iluminado representante de ciertas Federaciones autonómicas ha hecho que ,ante las alegaciones de las territoriales de mayor calado, se hayan modificado los criterios de reparto de la RFEF entre las Federaciones autonómicas contenidos en el texto legislativo.

 

Resulta obvio que sólo están legitimados para alegar aquellos a quienes se da audiencia por entender que son “entidades representativas de los sectores afectados y asociaciones representativas de intereses de los distintos afectados”. Y ,claro, si la patronal del fútbol sala, la LNFS, es ignorada por entender que no representa a sector alguno afectado, difícilmente puede presentar alegación de ningún tipo o dejarse oír en un procedimiento administrativo en el que, desde la publicación del RDL, “estaba todo el pescado vendido”.

 

Por lo expuesto no parece muy entendible la frase del Ministro de Educación, Cultura y Deporte y portavoz del Gobierno , Don Íñigo Méndez de Vigo cuando al aprobarse la normativa que aquí tratamos declaró que “ estamos ayudando a aquellos que requieren esa ayuda”. Con esta afirmación, y otras de rango similar, entendemos que hoy, con el texto del RD en vigor, se trata de un simple recurso al pataleo ya que queda claro y diáfano que ,a juicio de nuestros más altos representantes, el fútbol sala no precisa de ayudas, al menos en sus categorías más representativas

 

Contenido en concreto: fórmulas de reparto

 

Una vez realizadas las disquisiciones filosóficas que anteceden , y sin haber averiguado aún el sexo de los ángeles, descendemos a la más cruda realidad terrenal y entramos en el contenido concreto de RD.

 

El artículo 6 RDL , partiendo de un principio de solidaridad, ya establece las obligaciones de los clubes y entidades participantes en el Campeonato Nacional de Liga , en cualquiera de sus categorías, respecto de los ingresos procedentes de la comercialización conjunta de los derechos de explotación de los contenidos audiovisuales.

 

Veamos cómo se efectúa el reparto con las directrices del RDL y el desarrollo reglamentario del RD a través de las 5 modalidades de reparto que surgen de ambos textos legales:

 

1º reparto: Compensaciones económicas por descenso de categoría

 

Se fijan en el 3,50 % de los ingresos procedentes de la comercialización conjunta de los derechos de explotación de los contenidos audiovisuales y tiene por objeto la constitución de un Fondo de Compensación del que podrán beneficiarse las entidades deportivas que, disputando la competición de fútbol profesional, desciendan de categoría.

 

No reparamos más en este primer reparto por quedar reservado a entidades deportivas que compiten en el fútbol profesional y ser totalmente ajeno al fútbol sala.

 

2º reparto:  Contribución solidaria al desarrollo del fútbol aficionado

 

Se fija en el 1% de los ingresos procedentes de la comercialización conjunta de los derechos de explotación de los contenidos audiovisuales, si bien este porcentaje se puede incrementar en el marco del convenio al que se refiere el artículo 28 RD 1835/1991, de 20 de diciembre, sobre Federaciones Deportivas Españolas y Registro de Asociaciones Deportivas (suscrito entre la RFEF y la  LNFP).

 

El pago lo hace la LNFP (por cuenta de los clubes y entidades deportivas) a la RFEF y ésta lo reparte entre las Federaciones autonómicas.

 

El RDL deja el desarrollo reglamentario al RD al señalar que “el Gobierno determinará reglamentariamente las finalidades y los criterios de reparto …….. entre las federaciones de ámbito territorial, en función del número de licencias”

 

Nos detendremos en el análisis de los criterios de reparto y el destino de los ingresos

 

El RDL recoge como único criterio de reparto el número de licencias de cada Federación autonómica. Esta simplificación hizo que, en los casi tres años que mediaron entre el RDL y el RD , en algunas Federaciones autonómicas (básicamente en las más pequeñas) se produjeran auténticos desmanes aumentando artificiosamente el número de licencias para obtener mayor recompensa económica.

 

Pero la policía no es tonta y, a través de los dos proyectos de RD, se trató de poner fin a la pillería de algunas Federaciones autonómicas añadiendo otros dos criterios de reparto. Po ello, el reparto entre Federaciones autonómicas establecido en los dos proyectos de RD (de junio y octubre de 2017) se basa en los siguientes criterios:

 

1º El 50 % en proporción al número de licencias federativas expedidas por cada una de las Federaciones autonómicas, primando con un coeficiente del 1,5 a las licencias otorgadas a jugadoras, jugadores en edad cadete y al resto de categorías inferiores

 

2º El 38 % a partes iguales entre todas las Federaciones autonómicas

 

3º Y el 12 % restante en proporción al número de provincias que tenga el ámbito de la Comunidad Autónoma respectiva

 

Al redactarse el texto definitivo del RD el legislador se ha hecho eco de las quejas de las Federaciones autonómicas de mayor tamaño y ha logrado un punto ecléctico entre el contenido originario del RDL y la situación a la que llevaron los excesos de algunas Federaciones autonómicas, quedando fijados los tres criterios siguientes:

 

1º El 60 % en proporción al número de licencias federativas expedidas por cada una de las Federaciones autonómicas, primando con un coeficiente del 1,5 a las licencias otorgadas a deportistas femeninas, a cadetes  y categorías inferiores

 

2º El 30 % aplicando un coeficiente obtenido al dividir el número total de licencias expedidas por cada Federación autonómica entre la población total resiente en cada Comunidad o Ciudad Autónoma

 

3º Y el 10 % restante aplicado un coeficiente obtenido al dividir la extensión geográfica de cada Comunidad o Ciudad Autónoma entre el número total de licencias expedidas por cada una de ellas

 

Este laberinto matemático nos reconduce a situaciones sin duda alguna más justas y equitativas que las producidas como consecuencia del engorde del número de licencias que algún desvergonzando dirigente de territorial trató de poner en práctica cuando el RDL estableció el repetido número de licencias como único criterio de reparto. Igualmente las correcciones que se hacen a los dos proyectos de RD contribuyen a paliar dichos excesos.

 

La adición vía RD de otros dos criterios al inicialmente previsto por el RDL es más que discutible desde un punto de vista jurídico si bien hemos de reconocer que pone fin a una práctica seguida por algunas Federaciones autonómicas que benévolamente podemos calificar de desleal.

 

Para huir de términos tan abstractos y generales descendamos al caso concreto y fijemos cuantitativamente estos criterios para las Federaciones autonómicas que más y menos reciben de conformidad con los últimos números conocidos:

 

-  La que más importe recibe es Cataluña con un total de 1.570.727 euros

 

1º . Licencias = 1.346.062 euros

  • Licencias = 167.720
  • Licencias x 1,5 = 219.051

 

2º. Km 2 : 32.090. Euros por superficie = 24.263 euros

 

3º. Población :  7.408.853 habitantes. Euros por población = 200.402 euros

-   La que menos importe reparte es Melilla con un total de 242.588 euros

 

1º . Licencias = 17.212 euros

  • Licencias = 2.151
  • Licencias x 1,5 = 2.801 euros

 

2º. Km 2 : 13. Euros por superficie = 766 euros

 

3º. Población :  84.777 habitantes. Euros por población = 224.610 euros

 

No podemos resistir la tentación de aludir a los datos de la Comunidad Valenciana a que pertenecemos y , a veces, hasta sufrimos

 

Total ingresos = 1.024.414euros

 

1º . Licencias = 814.423 euros

  • Licencias = 100.696
  • Licencias x 1,5 = 132.535 euros

 

2º. Km 2 : 23.257. Euros por superficie = 29.289 euros

 

3º. Población :  4.933.051 habitantes. Euros por población = 180.702 euros

 

El dinero procedente de la comercialización conjunta de los derechos de explotación de los contenidos audiovisuales ya ha pasado de la LNFP a la RFEF y  , de ésta, a las Federaciones autonómicas de conformidad con los criterios de reparto expuestos. Ahora hay que hacer llegar ese dinero a la base de la pirámide: ¿cómo reparten las Federaciones autonómicas el dinero?  ¿qué destino han de dar a ese dinero?

 

El artículo 6 RD señala que las Federaciones autonómicas deberán destinar estas cantidades a programas de fomento o la promoción del fútbol aficionado que persigan, al menos, alguna de las finalidades que, con criterio excesivamente amplio y abstracto, fija el propio artículo 6 RD:

 

a) Apoyar la participación en competiciones oficiales de ámbito estatal , autonómico o territorial de fútbol y fútbol sala de equipos adscritos a clubes no profesionales, o que no sean dependientes o filiales de los participantes en competiciones oficiales de carácter profesional

b) Promover el desarrollo e implantación del fútbol femenino

c) Organizar cursos de formación de árbitros

d) Desarrollar actividades de apoyo a las selecciones autonómicas

e) Contribuir a la financiación de los costes de expedición de licencias federativas

f) Promover el desarrollo e implantación del fútbol aficionado en el territorio de cada Federación de ámbito autonómico

g) Promover el respeto y los valores en el fútbol aficionado, desarrollar actividades para garantizar la integridad de las competiciones deportivas e impulsar medidas de prevención de la violencia en el deporte

h) Mejorar y reforzar los servicios y atención sanitaria en los estadios correspondientes

 

Para tratar de evitar de nuevo las puertas giratorias, lo que supone algo repetitivo en el RD, se excluye de estas ayudas a los equipos dependientes o filiales de aquellos inscritos en la LNFP

 

Esto nos lleva a plantear la pregunta del millón:  ¿puede el fútbol sala meter cabeza a través de ese reparto de las Federaciones autonómicas?

 

Mirando con el optimismo de un viernes por aproximarse el fin de semana (justo cuando se publicó el maldito RD) parece que las referencias al “fútbol sala “ (letra a) , a las “selecciones autonómicas” (letra d) , al “fútbol aficionado” (letras f y g) u otras más genéricas (a lo largo de todo del enunciado) nos abren las puertas del reparto

 

Pero, a fuerza de ser sinceros y con lo negros nubarrones que se plantean al acabar el fin de semana, la alusión a “estadios” y no pabellones (letra h) y, sobre todo, la interpretación partidista y errónea que late en el RD sobre lo que es y supone “lo aficionado” (verdadera piedra de toque) nos hacen temer lo peor

 

Creemos perfectamente defendible la interpretación del fútbol sala como beneficiario de ayudas desde las Federaciones autonómicas, sobre todo, porque la letra a) del artículo 6 RD alude expresamente a esta modalidad. Sin embargo del citado artículo y del espíritu del propio RD (y de su precursor, el RDL) parecen restringirse a las bases del fútbol sala, excluyéndose los clubes pertenecientes a la LNFS (reiteremos la dicción literal de la letra a) : “ apoyar la participación en competiciones oficiales de ámbito estatal , autonómico o territorial de fútbol y fútbol sala de equipos adscritos a clubes no profesionales, o que no sean dependientes o filiales de los participantes en competiciones oficiales de carácter profesional”)

 

La defensa de los clubes de la LNFS como beneficiarios de las ayudas pasa necesariamente por una aclaración de la situación del fútbol sala dentro del ecosistema del fútbol ,es decir, pasa por definir de una vez por todas si nuestra modalidad transita por “lo aficionado” o por “lo profesional” , pasa por incluirnos entre “las churras o las merinas”. Pero este debate tiene un calado infinitamente más hondo y excede de nuestro estudio

 

Mientras tanto, y con criterio confirmado con algunas Federaciones autonómicas con las que hemos contactado, las dudas filosóficas que aquí nos planteamos, las tienen más que resueltas las territoriales: “ a los clubes de la LNFS cero patatero, por ser profesionales y por ser ricos”. Menudo error de cálculo

 

Por tanto, resueltas nuestras profundas dudas por la vía del ordeno y mando ( en términos jurídicos, por interpretación auténtica de la ley) nos centramos en las bases de la pirámide de nuestro maltrecho fútbol sala para preguntarnos qué cantidad percibiremos de nuestras Federaciones autonómicas .Y aquí surge de nuevo una más que probable arbitrariedad de difícil solución puesto que el RD no establece ni un solo criterio para baremar la distribución de los fondos a realizar por las territoriales sino que van a ser las propias Federaciones autonómicas las que, a lo “Juan Palomo”, determinen a su libre albedrío los beneficiarios de las ayudas (según la estimación de la última temporada más de 13 millones de euros por este concepto).

 

La escasa relevancia práctica del fútbol sala dentro de las distintas territoriales nos lleva a temer lo peor. Y aquí sí tenemos que ser más que críticos con el legislador: ¿por qué no se cierran los criterios de reparto desde las Federaciones autonómicas como se han cerrado desde la RFEF a las territoriales?, ¿por qué se deja abierta la discrecionalidad que, a buen seguro, va a ser fuente de numerosos conflictos?

 

Sin duda alguna nos parece una falta de previsión ya que, sin grandes alardes, el RD podía haber pensado en criterios de reparto tales como la proporcionalidad con el número de licencias de cada modalidad u otros similares.

 

Al no existir los criterios objetivos que  defendemos y exigimos nos tememos muy mucho que el fútbol sala seguirá siendo el patito feo y que percibirá “migajas” del reparto.

 

Más aún. Si pesimistas somos con los criterios del reparto de ayudas más aún debemos serlo en el control de las Federaciones autonómicas; y ello por dos motivos:

 

1º Las Federaciones autonómicas deben aportar a la RFEF un informe o memoria sobre los programas desarrollados y los gastos realizados para el seguimiento y control del dinero percibido. Esta información la remitirá la RFEF al CSD y a la LNFP.

 

¿Dónde se sitúa el fútbol sala? En principio nuestra única defensa y protección debemos situarla , dentro de la RFEF, en el Comité Nacional de Fútbol Sala, pero si pesimistas somos con el papel del fútbol sala dentro de las territoriales preferimos no opinar con su papel a nivel nacional dentro de la RFEF. Por supuesto partimos siempre del olvido de la LNFS que, en el RDL y en el RD, ni está ni se le espera.

 

2º Dentro del seno del CSD se crea una comisión de seguimiento del RD con ocho miembros de los cuales sólo uno es designado por la RFEF. Por razones prácticas, de todos conocidas, nos tememos muy mucho que ese miembro no procederá del fútbol sala. ¿Apuestan?

 

Concluyendo con este apartado, que ya se hace largo:

  • Clubes pertenecientes a la LNFS : ni un euro, cero patatero
  • Clubes de base: migajas y con escaso control

 

3º reparto: Contribución a la protección social (costes de la seguridad social) de los deportistas de alto nivel y a la financiación de la participación de deportistas en competiciones internacionales

 

Se fija en el 1% de los ingresos procedentes de la comercialización conjunta de los derechos de explotación de los contenidos audiovisuales (el RDL señalaba “hasta un 1 %” , por lo que el RD sitúa la participación en el máximo del intervalo).

 

El pago lo hace la LNFP (por cuenta de los clubes y entidades deportivas ) al CSD.

 

Examinaremos por separado los dos supuestos contemplados en este punto

 

Contribución a la protección social de los deportistas de alto nivel

 

En una primera lectura parece que , por fin, se va a solucionar uno de nuestros problemas más tradicionales ya que el CSD va a sufragar la totalidad o una parte de las cuota del régimen general de la Seguridad Social que corresponda abonar al trabajador.

 

como consecuencia de una relación laboral regulada por el Real Decreto 1006/1985, de 26 de junio, por el que se regula la relación laboral especial de los deportistas profesionales (si el beneficiario es trabajador por cuenta ajena) o que deban abonar los trabajadores por cuenta propia o autónomos (si el beneficiario pertenece al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos por estar de alta en este régimen o por haber suscrito un convenio especial). Es cierto que en este punto , como ya ocurría con el artículo 2 RDL, se prevé la contribución para sufragar única y exclusivamente las cuotas sociales que corresponde abonar al trabajador ,sin que alcance a la parte empresarial , pero también es verdad que los dichosos “pagos en neto” de los que erróneamente hacen gala gran parte de nuestros contratos provoca que sea el club el que , en último término, soporte el pago de cuota sociales correspondientes al trabajador. Por eso, y sólo por eso, bienvenida sea la ayuda.

 

Pero , al adentrarnos en las profundidades del RD, queda todo nuestro gozo en un pozo.  El RD permite disfrutar de estas ayudas a quienes ostenten la condición de deportista de alto nivel, de conformidad con lo dispuesto en el RD 971/2007, de 13 de julio, sobre  deportistas de alto nivel y alto rendimiento. Una rápida lectura del último RD mencionado nos deja bien a las claras que jugadores y técnicos del fútbol sala no entran en el concepto de deportistas de alto nivel por no cumplir los requisitos de su artículo 3 ni las condiciones o criterios de valoración fijados en su artículo 4 para el acceso a tal condición.

 

Esta exclusión queda confirmada en la práctica si consideramos que la calificación de deportista de alto nivel exige su inclusión en las resoluciones adoptadas al efecto por el Secretario-Presidente del CSD. La última Resolución de la Presidencia del Consejo Superior de Deportes sobre la relación de deportistas de alto nivel es de fecha 18 de diciembre de 2017 y recoge la relación correspondiente al segundo listado de 2017. Su contenido es demoledor, ni un solo jugador/a de fútbol sala, lo que confirma lo expuesto hasta aquí , es decir, que la contribución al fútbol sala por el concepto de deportistas de alto nivel vuelve a ser cero patatero.

 

El anuncio de la ayudas que aquí examinamos se hizo a bombo y platillo, vendiéndose que se trataba de  una medida altamente positiva para los deportistas españoles, con la que se esperaba contribuir de manera importante a su protección, especialmente tras la finalización de sus carreras deportivas. Incluso, y en el colmo del más auténtico despropósito , se llegó a afirmar que “ la medida afectará a más de 4.000 deportistas que, por primera vez, verán financiado el pago de sus cuotas de SS, ya sean del Régimen General o ya sean de las del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos , como consecuencia del trabajo que desarrollen por cuenta propia o por haber firmado un convenio especial para deportistas de alto nivel”. Permítanos que , al más puro estilo tomista, dudemos de lo que no vemos y pongamos en tela de juicio la cifra de 4.000 deportistas de alto nivel beneficiados por la ayuda , ¿por qué no 10.000 …… o 100.000? En cualquier caso el número es de lo menos ya que, en la modalidad de fútbol sala, la contribución por este concepto vuelve a ser cero patatero.

 

Financiación de la participación de deportistas en competiciones internacionales

 

El artículo 10 RD encomienda al CSD la redacción de un programa de ayuda a estos deportistas pero ,por razones que a ninguno se nos escapan y que se desprenden de lo hasta ahora expuesto, tenemos serias dudas de que el fútbol sala vaya a formar parte de ese programa.

 

4º reparto: Contribución  a la protección social en el fútbol femenino y aficionado y fomento del movimiento asociativo

 

Se fija en el 0,50 % de los ingresos procedentes de la comercialización conjunta de los derechos de explotación de los contenidos audiovisuales (el RDL señalaba “hasta un 0,50 %” , por lo que el RD sitúa la participación en el máximo del intervalo)

 

El pago lo hace la LNFP (por cuenta de los clubes y entidades deportivas ) al CSD

 

Examinaremos por separado los dos supuestos contemplados en este punto

 

Contribución  a la protección social en el fútbol femenino y aficionado

 

El artículo 12 RD amplía el ámbito de ayuda del 3º reparto antes examinado ya que permite extender dicha ayuda a sufragar el pago de las cuotas no sólo de los trabajadores sino también de las empresariales correspondientes a la contratación de deportistas y técnicos , sobre la base del Real Decreto 1006/1985  ,de 26 de junio , por el que se regula la relación laboral especial de los deportistas profesionales, incluidos en el Régimen General de la Seguridad Social

 

Antes de seguir adelante debemos reparar en los beneficiarios de tales ayudas ya que el RDL habla de la contratación de deportistas y entrenadores, repitiéndose en el proyecto de RD de junio de 2017. El proyecto de RD de octubre de 2017 amplía el elenco al referirse a la contratación de deportistas y técnicos, solución que es la aceptada por la redacción definitiva del RD. Se trata sin duda alguna de otra muestra más de las aportaciones vía audiencia o alegaciones realizadas por las entidades y organismos a los que se ha permitido opinar en el proceso legislativo

 

Al igual que en otros supuestos de reparto se cierran las malditas puertas giratorias al negar las ayudas a los clubes o SAD adscritas a la LNFP que cuenten con equipos dependientes o filiales que participen en la Primera División de fútbol femenino o en la Segunda División B del Campeonato nacional de liga

 

Pero , como lo bueno acaba pronto, cuando más emocionados estábamos con la lectura de estas ayudas , advertimos que sólo pueden ser utilizadas para financiar los costes de los sistemas públicos de protección de los deportistas y técnicos contratados por cuenta ajena por las entidades deportivas que participen en la Primera División de Fútbol Femenino y en la Segunda División B del Campeonato Nacional de Liga ya que son beneficiarios:

 

 - Las entidades que participen en la Primera División de Fútbol femenino (en cuanto  la cuota empresarial) y los deportistas y técnicos (en cuanto a la cuota del trabajador)

-  Las entidades que participen en la Segunda División B del Campeonato Nacional de Liga (en cuanto  la cuota empresarial) y los deportistas y técnicos (en cuanto a la cuota del trabajador)

 

Por tanto, el fútbol sala vuelve a quedar huérfano de las ayudas al sostenimiento de las cuotas de protección social

 

Fomento del movimiento asociativo (al menos un 5%)

 

Se trata de ayudas y subvenciones a asociaciones o sindicatos de deportistas (el RDL habla de “futbolistas” y no de “deportistas”) , árbitros, entrenadores y preparadores físicos correspondientes a las especialidades adscritas a la modalidad deportiva de fútbol.

 

La alusión a “especialidades adscritas a la modalidad deportiva de fútbol” (en vez de fútbol sin más) , junto a la redacción definitiva del artículo 2.1 RD (tras los modificaciones del proyecto de RD de junio de 2017 a las que antes se hizo referencia) y, general, la redacción definitiva dada al artículo 13 RD hacen entrever lo que hemos denominado “mano invisible” de la AFE y la AJFS. Dichas asociaciones , en legítima defensa de sus intereses, mucho tienen que ver con la redacción que el RD hace de las ayudas al fomento del movimiento asociativo a través de las alegaciones presentadas

 

Este último tipo de ayudas tan solo se proyecta sobre el fútbol sala de manera tangencial a través de la AJFS

 

5º reparto: recogemos en este epígrafe un supuesto contemplado en el RDL (artículo 8) pero no desarrollado en el RD.  Se trata del régimen especial de comercialización y reparto de los derechos audiovisuales de la Copa de S.M. El Rey y de la Supercopa de España

 

La comercialización se puede efectuar directamente por la RFEF, en cuyo caso ha de destinar el 10 % de los ingresos obtenidos a la promoción del fútbol aficionado y a los equipos de otras categorías que participen en la competición

 

Alternativamente la RFEF puede encomendar la comercialización a la LNFS (excepto el partido final de la Copa de S.M. El Rey y la Supercopa de España que serán comercializadas directamente por la RFEF). En este caso, como resulta obvio , la RFEF recibe una contraprestación de la LNFS debiendo determinar la Asamblea General de la RFEF qué porcentaje de la contraprestación se destina a las entidades participantes de las categorías no profesionales que disputen la Copa de S.M. El Rey

 

Finaliza el artículo 8 RDL señalando que en cualquier caso , la RFEF destinará íntegramente los ingresos obtenidos de la comercialización y explotación de los derechos audiovisuales de la Supercopa de España y de la final de la Copa de S.M. El Rey al fomento del fútbol aficionado

 

En este último supuesto de reparto volvemos a encontrarnos con la dicotomía aficionado-profesional y con la necesidad de ubicar al fútbol sala , de una vez por todas, en alguna de las dos categorías de forma y manera clara e inequívoca

 

Conclusiones

 

De todo lo expuesto se desprende una visión más que pesimista para el fútbol sala respecto del reparto de los ingresos procedentes de la comercialización conjunta de los derechos de explotación de los contenidos audiovisuales. Este pesimismo se acentúa considerablemente cuando centramos nuestra atención en el fútbol sala gestionado directamente por la LNFS, es decir, Primera y Segunda División

 

Y recordemos que las cantidades que consideramos no son pocas ya que, cuando ciframos el reparto en un 1 % de los ingresos nos movemos en cifras que sobrepasan los 13 millones de euros y, cuando hablamos del 0’50 %, superamos ampliamente los 6’5 millones de euros. Sin duda alguna hablamos de cifras irrisorias para el fútbol profesional pero tremendamente importantes, incluso mareantes, para el fútbol sala

 

Es cierto que, a través del reparto, importantes cantidades de dinero generadas por el fútbol profesional van a parar a las bases, pero también es verdad que este sistema no es sino una aplicación de un principio como el de solidaridad consagrado constitucionalmente. El sistema deportivo es un ecosistema complejo en el que existen medidas de solidaridad interna que son complementarias de las generales de la sociedad (derechos de formación, compensaciones a la categorías inferiores, etc.) y, en este sentido, el fútbol profesional se sitúa en la cúspide de una pirámide porque es quien obtiene  mayor fuente de ingresos. Teniendo por bandera el principio de solidaridad , la cúspide de la pirámide es la encargada de financiar ,al menos parcialmente, la base de dicha pirámide

 

Del examen e interpretación que hemos realizado del RDL y del RD de desarrollo se desprende nítidamente que las bases del fútbol sala podrán ser beneficiarias del reparto de ayudas (de sus migajas y con un control más que discutible, pero beneficiarias al fin y al cabo) pero que los clubes bajo el cobijo de la LNFS recibirán cero patatero

 

Posibles soluciones

 

Ante la discriminación que entendemos va a sufrir el fútbol sala, al menos en sus categorías más elevadas, entendemos que el RDL y el RD dejan a nuestro deporte en la unidad de cuidado intensivos pero no lo matan del todo

 

¿De qué vías disponemos para que el enfermo abandone la UCI y pase a planta?

 

Entendemos que varias, dejando un breve apunte de algunas:

 

- Acudir a la vía del convenio de coordinación al que se refiere el artículo 28 RD 1835/1991, de 20 de diciembre, sobre Federaciones Deportivas Españolas y Registro de Asociaciones Deportivas, para signar nuevas vías de ayudas entre la RFEF y la LNFS

 

- Aclarar y definir de una vez por todas la situación del fútbol sala dentro del ecosistema del fútbol acercándonos a la realidad en la configuración de “lo aficionado” y “lo profesional”

 

- Si por razones de todos conocidas los ingresos procedentes de la comercialización conjunta de los derechos de explotación de los contenidos audiovisuales no pueden o no deben llegar al fútbol sala, ¿por qué no acudir a otros medios de financiación?

 

Acordémonos, por ejemplo, de los ingresos obtenidos por las apuestas deportivas (quinielas)  ,el 5 % de lo cuales va a parar a la RFEF y el 45’50 % a la LNFP (RD de 4 de septiembre de 1991) . Es cierto que estos ingresos se han visto reducidos pero siguen siendo importantes desde un punto de vista cuantitativo

 

El RD de 1991 justifica la distribución con la necesidad de sanear los clubes de la LNFP, pero este saneamiento ya se ha producido. Entonces ,  ¿por qué no extender el reparto a otras modalidad del fútbol?

 

Las propuestas como soluciones son meras elucubraciones que , sin duda alguna, el lector complementará con sus conocimientos y experiencia.

 

Pero urgen soluciones imaginativas porque , como podemos comprobar, todo cambia, nada permanece, excepto el fútbol sala cuyas fórmulas de financiación siguen siendo las tradicionales, cada vez menos competitivas y ya se sabe, camarón que se duerme se lo lleva la corriente

------------

MANUEL SIERRA MURCIA                                                        

LICENCIADO EN DERECHO                                                            

ECONOMISTA

MANUEL SIERRA ALMARCHA

GRADUADO EN DERECHO

MASTER EN DERECHO Y GESTIÓN DEL DEPORTE ISDE/CEB/GOMEZ ACEBO & POMBO

Enlaces automáticos por temática
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: 30 de enero de 2018 a las 16:35
Hugo Pazos
Gran artículo! Enhorabuena
Fecha: 22 de enero de 2018 a las 18:07
A. Alcázar
Tras leer la 'farragosidad' de vuestro artículo, concluyo que a efectos subvención 'cero patetaro' pero sin otro razonamiento que por la letra de la RDL y RD y aseverando que es una modalidad del fútbol. Y, como tal, se queda sin nada. Vamos, que si fuera otro deporte, que lo es pero el CSD entregó su custodia a la RFEF presionado por la FIFA, sí podría sacar la cabeza en subvenciones como Federación e incluso ser Olímpico si FIFA no lo hubiese usurpado. En definitiva, que habléis con propiedad, que esto es un sucedáneo del fútbol sala llamado fútbol-5 que está recogiendo lo que han sembrado sus dirigentes. Todos gorditos y bien pagados por la 'casa' para hundirlo y esto es otra confirmación de que murió el día que el CSD se lo entregó a la RFEF. Ah! Que lo sepáis, Yeyo, el presidente de Honor de la LNFS, y Javier Lozano, vigente presidente, han sido los dos grandes comerciantes para cargarse un deporte convertido es sucedaneo del fútbol, o modalidad (curiosa palabra). Alejandro Alcázar

IUSPORT • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress