14 de diciembre de 2017
Última actualización: 11:14
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Javier Rodríguez Ten
23 de noviembre de 2017

Villar y la asamblea de la moción de censura: presencia o alternativas

Guardar en Mis Noticias.

La posible presencia (o no) de Ángel Villar en la Asamblea General que pueda conocer de la moción de censura está dando bastante de qué hablar. La regulación exige la presencia, la inhabilitación afecta a su condición de presidente. El debate está servido.

Flaco favor está haciendo la RFEF a la tradicional exigencia de autonomía auto organizatoria de las Federaciones deportivas, en calidad de entidades de base privada que son. El "megacaos" en que nos encontramos desde mayo sólo aporta argumentos a favor de la conveniencia de un incremento del nivel de intervención pública, regulando absolutamente todo (aunque parte quede en nivel supletorio) con unas potestades inspectoras y revocatorias mayores. O eso, o lo contrario: cortar la vinculación y que se gestionen de manera absolutamente privada, pero "absolutamente", sin acudir a las Administraciones Públicas cuando hay problemas.

 

Lo cierto es que generalmente quienes aspiran a dirigir una Federación acuden al Consejo Superior de Deportes denunciando las corruptelas del presidente actual, solicitando la tutela del proceso electoral, reuniones... y una vez ocupan la silla cualquier atisbo de inspección o control es una injerencia. Es así.

 

El lío actual, aparte de la mayoría necesaria para que prospere la moción de censura (en la Orden Ministerial, mayoría absoluta; en el Reglamento electoral remitido y aprobado por la RFEF, mayoría absoluta; en los estatutos, de mayor rango que el Reglamento electoral, dos tercios; tras la Sentencia de la Audiencia Nacional, mayoría absoluta; si hubiera suspensión cautelar de sus efectos, conflicto ante la dicotomía premeditada que preparó la RFEF, si bien aparentemente resuelto por la existencia de una Orden Ministerial que seguiría vigente y regula la materia previendo mayoría absoluta) es si Villar puede intervenir en la moción de censura. Porque el presidente es Villar, no es Larrea; Larrea actúa como presidente por la inhabilitación de aquél, pero contra Larrea no cabe una moción de censura, debe ser contra Villar. Les recomiendo que lean la Sentencia del TAD que anuló la sanción a Escañuela, presidente de la Federación española de tenis, y comprueben cómo se define el juego de competencias entre el presidente y el vicepresidente, estando el primero de baja por paternidad (una Sentencia muy, muy discutible, que degrada la falta de responsabilidad al momento de materialización de la paternidad ante la Seguridad Social con independencia de la diligencia de un "relevo" con directrices adecuadas hacia el Vicepresidente).

 

Volviendo al tema que nos ocupa, si acudimos al marco regulatorio, vemos que:

 

1) La Ley 10/1990, de 15 de octubre, del deporte, no prevé nada.

 

2) El Real Decreto 1835/1991, de 20 de diciembre, sobre Federaciones deportivas españolas, en el artículo 12.j) dispone que los Estatutos federativos deben contener el procedimiento para presentar la moción de censura y el artículo 17.2 que el presidente de la Federación cesa, entre otras causas, por prosperar una moción de censura.

 

3) La Orden Ministerial ECD/2764/2015, de 18 de diciembre, por la que se regulan los procesos electorales en las Federaciones deportivas españolas, realmente "lo clava" en su parte introductoria, al indicar que "La presente Orden mantiene la estructura de la Orden ECI/3567/2007, de 4 de diciembre, preservando la sistemática de la regulación anterior e introduciendo las oportunas modificaciones al articulado allí donde se estima necesario. Con el fin de reforzar la transparencia de los procesos electorales, se establecen obligaciones adicionales en materia de publicidad y difusión de las convocatorias y la información electoral, estableciendo de forma expresa la necesidad de insertar esta información en las páginas web de cada Federación lo que, de hecho, es práctica habitual en la mayoría de Federaciones deportivas españolas. La mejora de los procesos de gobernanza exige incidir sobre ciertos aspectos de los procesos electorales que atribuyen un excesivo margen de discrecionalidad a los rectores o dirigentes de las Federaciones, que disponen de amplias facultades para concretar o precisar cuestiones que son determinantes para la composición o conformación de las Asambleas Generales, como la horquilla del porcentaje de representantes asignados a cada estamento, la determinación de las circunscripciones electorales o la regulación de la moción de censura. A estos efectos se prevé que la composición y distribución de la Asamblea General sea detallada en el Reglamento Electoral, y no en la convocatoria, o que en la regulación de la moción de censura no se establezcan mayorías cualificadas que no se exigen para la elección de Presidente."

 

Y es que se habían detectado Federaciones en las que para ser presidente (para entrar) basta la mayoría absoluta (lo normal), pero para cesar por moción de censura (para salir) se exigían mayorías más amplias, como por ejemplo de dos tercios, algo prácticamente imposible de conseguir. El ejemplo lo tenemos cerca.

 

Y en el artículo 3.2.h) dispone que el reglamento electoral debe contener las previsiones relativas al desarrollo de la moción de censura, dedicando el artículo 19 a su regulación con el tenor literal siguiente:

 

"Artículo 19. Moción de censura.

La presentación de una moción de censura contra el Presidente de una Federación deportiva española se atendrá a los siguientes criterios:

a) No podrá presentarse durante los seis primeros meses de mandato, ni cuando resten entre seis meses y un año hasta la fecha a partir de la cual pueda realizarse la convocatoria de elecciones, circunstancia a determinar por las normas federativas.

b) La moción de censura deberá ser propuesta y presentada por, al menos, la tercera parte de los miembros de la Asamblea General y habrá de incluir necesariamente un candidato a la Presidencia de la Federación.

c) La presentación de la moción de censura se dirigirá a la Junta Electoral federativa, que deberá resolver lo que proceda en el plazo de dos días hábiles.

d) Cuando se acuerde la admisión a trámite de la moción de censura, el Presidente de la Federación deberá convocar la Asamblea General en un plazo no superior a cuarenta y ocho horas, a contar desde que le sea notificada la admisión. La reunión de la Asamblea General que debatirá sobre la moción de censura deberá celebrarse en un plazo no inferior a quince días ni superior a treinta días, a contar desde que fuera convocada.

e) Una vez convocada la Asamblea Extraordinaria para el debate y votación de la moción de censura, y dentro de los diez primeros días siguientes a esa convocatoria, podrán presentarse mociones alternativas. En ningún caso la moción de censura alternativa podrá ser suscrita por quienes hayan promovido la inicial.

f) El acto de la votación, que deberá ser secreta, seguirá idénticos parámetros que los previstos para la elección de Presidente. Para que la moción de censura prospere y cese de forma automática el Presidente, se requerirá que, sometida a votación, sea aprobada por la mayoría absoluta de los miembros de la Asamblea General.

Si la moción de censura fuera aprobada, el candidato elegido permanecerá en el cargo por el tiempo que restase hasta la finalización del período de mandato del anterior Presidente.

g) Si la moción de censura fuera rechazada por la Asamblea General, sus signatarios no podrán presentar otra hasta transcurrido un año, a contar desde el día de su votación y rechazo.

h) Se informará a través de la página web de la Federación de la presentación de la moción de censura y de la fecha de convocatoria de la Asamblea General, así como del resultado.

i) Las decisiones que adopten los órganos federativos en relación con la presentación, admisión, tramitación y votación de mociones de censura, o de mociones alternativas, podrán recurrirse ante el Tribunal Administrativo del Deporte en el plazo de cinco días hábiles."

 

La famosa Sentencia de la Audiencia Nacional, en el tradicional conflicto entre Ley y Reglamento (¿desarrolla o contradice?) ha dicho que contradice, criterio que no compartimos. Puede admitirse que indicar que deba ser en el reglamento general donde se haga constar la moción de censura, y no en los Estatutos, vulnere el principio de jerarquía normativa y por tanto no haya habilitación legal respecto de dicha ubicación formal (es decir, que la regulación deba estar en los Estatutos), pero nada impide a nuestro entender que en desarrollo del Real Decreto se dicte una Orden Ministerial que establezca la mayoría en absoluta y no en dos tercios.

 

Descendemos ya al Reglamento General de la RFEF, que regula la moción de censura con detalle en el Título II (de la moción de censura al presidente de la RFEF) del Libro I, artículos 8 a 12. 

 

Tras establecer que el quórum mínimo es de dos tercios de los miembros de pleno Derecho que la integran (art. 9.1), y que la mesa será la misma que la de la Asamblea que eligió al presidente vigente (artículo 9.2), es el artículo 10 el que nos interesa ("debate"). Pero antes no me resisto a hacer referencia a la redacción del artículo 12, que exige que para que triunfe la moción de censura voten a favor dos tercios... porque no son dos tercios de los presentes, es decir, dos tercios de dos tercios... sino dos tercios de los miembros de pleno Derecho.

 

Artículo 10. Debate.

1. Comprobada la identidad de los asistentes, y si concurre el quórum que prevé el artículo anterior, el Presidente de la Mesa declarará abierta la sesión, y dará una breve explicación del asunto a tratar.

2. A continuación, concederá el uso de la palabra a uno de los proponentes del voto de censura, previamente designado al efecto por y entre ellos mismos, el cuál, en tiempo no superior a treinta minutos, hará una exposición de los motivos de la moción.

3. Finalizada tal intervención, el Presidente de la Mesa dará la palabra al de la Real Federación quien, por si mismo o por la persona en que delegue podrá, en idéntico límite de tiempo, manifestar lo que a su derecho o interés convenga.

4. Tras ambas exposiciones, se procederá inmediatamente a la votación, que se llevará a efecto con carácter de secreta, mediante papeleta de modelo oficial, que los asistentes irán entregando a la Mesa a medida que sean llamados para ello por el Secretario, por orden alfabético, ante el cuál deberán identificarse mediante la exhibición de su Documento Nacional de Identidad, pasaporte, permiso de conducción o documento que legalmente le identifique.

5. Votarán, en último lugar, los miembros de la Mesa, correspondiendo el primer turno al Secretario y el último al Presidente.

6. El voto será personal e indelegable y en ningún caso se admitirá el formulado por correo.

 

El presidente está inhabilitado, pero no por eso está exento de ser censurado; no puede desempeñar sus funciones y por lo tanto no puede formar parte de la Asamblea en calidad de tal (si no estoy equivocado, no se presentó a miembro de la Asamblea, lo que posibilitaría estar presente pero no como presidente, así que tampoco). Pero es evidente que está prevista una intervención del censurado, que parece obvia y que entroncaría con el derecho de defensa, o más bien con el principio de contradicción. Lo importante es que la regulación no exige la presencia personal del interesado, sino que admite la delegación. Siendo ello así, las opciones que asisten a la Junta Electoral y a la mesa son variadas, toda vez que es perfectamente posible conjugar la inhabilitación con el derecho de intervención: basta con que hable por él la persona que designe (que no tiene porqué ser miembro del pleno). Otras opciones imaginativas viables son que, aprovechando las nuevas tecnologías, esa persona no hablara por él sino que solicitara la reproducción de un audio o que lea un discurso elaborado por Ángel Villar.

 

Todo ello cuenta con un importante problema: si hablara primero el presidente, sería factible cualquiera de las opciones alternativas. Pero al hablar después, lo que hace es replicar a los censores, circunstancia que se amolda al contenido de la intervención anterior, para rebatir sus argumentos. Por lo que un discurso o un audio previamente elaborado no garantizarían los derechos del actual presidente inhabilitado y podrían fundamentar impugnaciones. Siendo ello así, a nuestro parecer o se le deja intervenir en persona (lo que chocaría con la lógica de la inhabilitación), o se admite que pueda intervenir telefónicamente o por videoconferencia (que sería algo parecido), o bien se establece un receso suficiente como para que prepare un audio o respuesta escrita (tampoco puede pedirse tiempo en exceso para prepararlo porque el desarrollo de la asamblea no lo prevé, ya que incluso en ella hablaría inmediatamente después del representante de los convocantes).

 

Visto lo visto, todo vale y todo puede ser impugnado por la otra parte. Y a tal fin, podría ser incluso factible un procedimiento, dadas las especiales circunstancias, en el que se solicite a los censores la elaboración escrita del discurso, a entregar al presidente de la RFEF para que elabore el suyo de contestación, y que fueran leídos ambos por la mesa y después proceder a la votación. Preferentemente con el acuerdo de ambas partes.

 

Para el final, la guinda: ¿puede votar el presidente su moción de censura? Está inhabilitado... y salvo error no tiene silla en la  Asamblea por ningún sector. Por ello la respuesta debe ser negativa (si fuera asambleísta electo por alguno de los sectores, sí).

 

Como siempre, y más en este lío, salvo mejor criterio. Y siempre que S.Sª no rehabilite a Villar y en tal caso este artículo deje de tener sentido.

 

Javier Rodríguez Ten

Universidad San Jorge

Enlaces automáticos por temática
IUSPORT • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress

NOTICIAS

OPINIÓN

LEG. & JURIS.

EVENTOS

PUBLICACIONES

ARCHIVO HISTÓRICO (1997-2013)

Noticias 2006-2013 Opinión 2006-2013 Legislación 06-13 Eventos 2006-2013 Publicaciones 2006-13
Casos 2006-2013 Editoriales 2006-2013 Juris. 2006-13 Cursos sobre deporte Otros enlaces
BUSCADOR 1997-2013 Dossier 2006-2013 Entrevistas 2006-2013 Bases de datos
HEMEROTECA 1997-2013 Otro ángulo 06-2013 Opinión 2005-2006
Opinión 1997-2004