22 de noviembre de 2017
Última actualización: 10:07
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
EFE/Anxo Lamela
14 de noviembre de 2017

El "milagro" de Milán corona el triunfo de Suecia, un colectivo sin estrellas

Guardar en Mis Noticias.

Sin ninguna estrella tras la retirada de la selección de Zlatan Ibrahimovic y rompiendo los pronósticos previos frente a Italia, Suecia reivindicó la fuerza del colectivo y firmó un "milagro" en Milán que la devolverá al Mundial doce años después.

"¡Qué hazaña, Suecia!" titulaba hoy en portada "Dagens Nyheter", principal cabecera sueca, resumiendo el sentir generalizado sobre la proeza de eliminar a la tetracampeona, que ya ha sido equiparada con hitos del fútbol de este país nórdico como el tercer puesto de Estados Unidos 94 o la final de la Copa de Europa del Malmö en 1979.

Cuando hace 14 meses Suecia debutaba contra Holanda en casa, en el primer partido sin "Ibra", pocos creían en las opciones de un equipo sin referentes claros, no sobrado de talento y que además estaba encuadrado en un grupo con Francia.

Pero el conjunto escandinavo empezó a sumar buenos resultados y aunque sin exhibir un juego demasiado vistoso, fue capaz incluso de derrotar a la selección gala para acabar por delante de Holanda, gracias a la diferencia de goles propiciada por el escandaloso 8-0 que le metió en Estocolmo a Luxemburgo.

"Juntos, juntos ha sido una palabra clave. Los jugadores mismos la usan mucho", destacaba hoy en rueda de prensa el seleccionador, Jan "Janne" Andersson, quien cree que la derrota en París en la liguilla (2-1) fue decisiva, porque convenció a los jugadores de que podían competir contra cualquier rival.

Del once que Andersson alineó anoche en San Siro solo el central Lindelöf (suplente en el Manchester United), el lateral Augustinsson (Werder Bremen), el centrocampista Forsberg (Leipzig) y el delantero Toivonen (Toulouse) juegan en una de las grandes ligas europeas, aunque solo el tercero tiene estatus de estrella en su equipo.

La lesión de Johansson (AEK Atenas) hizo que durante casi todo el encuentro los dos pivotes fueran Svensson, que juega en la MLS estadounidense, y Larsson, un veterano interior reconvertido que vive el ocaso de su carrera en la Premiership inglesa.

Y el último cambio anoche, como recordaban hoy varios cronistas, fue Marcus Rohdén, suplente en el modesto Crotone italiano.

"Todos somos héroes", resumió el portero Robin Olsen, emocionado como muchos de sus compañeros, que lloraron ante las cámaras, mientras hablaban de "alegría y orgullo"; a la cabeza, el capitán Andreas Granqvist, que anoche fue infranqueable para Italia.

Gran parte del mérito es de Andersson, técnico experimentado que llegó al cargo hace año y medio tras una larga carrera en su país -aunque sin entrenar a ningún grande del fútbol sueco-, culminada con el sorprendente título de liga logrado por el Norrköping.

"Probablemente nunca le he dado mucha importancia al prestigio, pero con los años se la he quitado del todo. El colectivo siempre va antes", dijo hoy el técnico sueco, al que se le escaparon las lágrimas en varias ocasiones.

Su forma de ser queda bien retratada en un tuit colgado por el psicólogo de la selección, Daniel Ekvall, con una foto de Andersson recogiendo botellas y papeles anoche en un vestuario vacío, después de la celebración de sus jugadores.

Andersson solo perdió la compostura con las preguntas de la prensa italiana sobre un posible regreso a la selección de Ibrahimovic, que en pocas semanas podría volver a jugar con el Manchester United tras su grave lesión de rodilla.

"¡Es increíble! Este jugador dejó la selección hace año y medio y aún seguimos hablando de él. Tenemos un equipo que ha hecho una hazaña en esta clasificación, hablad de quienes han logrado esto", estalló el técnico sueco.

"Ibra", que estuvo presente en el estadio en el partido de ida en Estocolmo, rindió homenaje a sus compatriotas en las redes sociales a su manera, con una foto del equipo y un "Vi är Zverige"(Somos "Zuecia"), jugando con la primera letra de su nombre.

Y aunque el ídolo sueco no se ha pronunciado sobre un posible regreso al equipo nacional, su lenguaraz agente, Mino Raiola, ha dicho al diario "Expressen" que si fuera por él, lo llevaría "en persona" a Rusia para jugar con Suecia. 

Enlaces automáticos por temática
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress

NOTICIAS

OPINIÓN

LEG. & JURIS.

EVENTOS

PUBLICACIONES

ARCHIVO HISTÓRICO (1997-2013)

Noticias 2006-2013 Opinión 2006-2013 Legislación 06-13 Eventos 2006-2013 Publicaciones 2006-13
Casos 2006-2013 Editoriales 2006-2013 Juris. 2006-13 Cursos sobre deporte Otros enlaces
BUSCADOR 1997-2013 Dossier 2006-2013 Entrevistas 2006-2013 Bases de datos
HEMEROTECA 1997-2013 Otro ángulo 06-2013 Opinión 2005-2006
Opinión 1997-2004