24 de noviembre de 2017
Última actualización: 05:34
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Javier Rodríguez Ten
13 de noviembre de 2017
El Tribunal de Justicia de la Unión Europea interpreta el concepto de "deporte"

Los eSports, el IVA y la condición de "no deporte"

Guardar en Mis Noticias.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea, en una solicitud de decisión prejudicial procedente del Reino Unido sobre la aplicación del IVA, ha interpretado el concepto de "deporte" y ha resuelto que sin actividad física no puede considerarse la existencia de actividad deportiva. Un duro varapalo para los defensores de los e-sports como deporte.

[Img #56436]Pues sí. Muy brevemente, y de manera casi desaprecibida, se ha dictado por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea la Sentencia de 26 de octubre de 2017, asunto C-90/16, en la que tras una petición formulada desde el Reino Unido se dilucidaba si era aplicable al bridge la exención del IVA de las actividades deportivas.

 

El asunto es interesante porque el caso del bridge, célebre juego de cartas, es uno de los argumentos de base de los defensores de la consideración de los e-sports o deportes electrónicos (entre otras muchas denominaciones) como deportes a todos los efectos. Y se ha concluido que:

 

"Tanto del tenor literal del artículo 132, apartado 1, letra m), como de la interpretación sistemática y teleológica de la Directiva 2006/112 se desprende que la citada disposición únicamente se refiere a actividades caracterizadas por un componente físico que no sea insignificante".

 

Ciertamente, es una interpretación de una disposición tributaria, pero cuya base es el concepto de "deporte", y el componente físico ha vuelto a quedar reforzado.

 

En España, el bridge no es deporte porque el CSD denegó dicho reconocimiento, decisión confirmada posteriormente por los Juzgados centrales de lo contencioso - administrativo y por la Audiencia Nacional. Sin embargo, su Federación internacional ha sido objeto de reconocimiento por el Comité Olímpico Internacional. la comparación es fácil: si el bridge puede serlo, los e-sports también. El argumento se sostiene.

 

Sin embargo, de la definición amplia de deporte (mejor dicho, los requisitos abiertos) de Sportaccord a los criterios españoles, y a lo que dispone la Carta Europea del Deporte de 1992 hay un trecho. Y ese trecho es el que ha seguido el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, al disponer (entre otras cosas) que:

 

21  Por otra parte, como indica el epígrafe del capítulo al que pertenece el citado artículo, las exenciones que éste prevé tienen como objetivo favorecer determinadas actividades de interés general. Sin embargo, dichas exenciones no se aplican a todas las actividades de interés general, sino únicamente a las que se enumeran y describen en la misma de manera muy detallada (véanse, en este sentido, las sentencias de 21 de febrero de 2013, Žamberk, C‑18/12, EU:C:2013:95, apartado 18 y jurisprudencia citada, y de 26 de febrero de 2015, VDP Dental Laboratory y otros, C‑144/13, C‑154/13 y C‑160/13, EU:C:2015:116, apartado 45).

 

22  El análisis del contexto del artículo 132, apartado 1, letra m), de la Directiva 2006/112 aboga, por lo tanto, por una interpretación en el sentido de que el concepto de «deporte», que figura en dicha disposición, se limita a actividades que respondan al sentido habitual del término «deporte», que se caracterizan por un componente físico no insignificante, sin extenderse a todas las actividades que, desde un punto de vista u otro, puedan asociarse a dicho concepto.

 

23  En lo que se refiere, por último, a la finalidad del artículo 132, apartado 1, letra m), de la citada Directiva, ha de recordarse que con la referida disposición se persigue el objetivo de favorecer ciertas actividades de interés general, concretamente, los servicios directamente relacionados con la práctica del deporte o de la educación física proporcionados por organismos sin fin lucrativo a las personas que practican el deporte o la educación física, y que, por lo tanto, dicho precepto pretende fomentar ese tipo de práctica entre amplios sectores de la población (véanse, en este sentido, las sentencias de 21 de febrero de 2013, Žamberk, C‑18/12, EU:C:2013:95, apartado 23, y de 19 de diciembre de 2013, Bridport and West Dorset Golf Club, C‑495/12, EU:C:2013:861, apartado 20).

 

24  Es cierto que, como sostiene la EBU y como se desprende del expediente remitido al Tribunal de Justicia, el bridge de contrato duplicado exige, en particular, lógica, memoria, estrategia y pensamiento lateral y constituye una actividad beneficiosa para la salud mental y física de las personas que lo practican regularmente. No obstante, aunque resultan beneficiosas para la salud física y mental, las actividades de puro entretenimiento y recreación no están comprendidas en el precepto en cuestión (véanse, en este sentido, las sentencias de 21 de febrero de 2013, Žamberk, C‑18/12, EU:C:2013:95, apartado 22, y de 25 de febrero de 2016, Comisión/Países Bajos, C‑22/15, no publicada, EU:C:2016:118, apartados 23 a 25). En estas circunstancias, el hecho de que una actividad sea beneficiosa para la salud física y mental no constituye por sí mismo un elemento suficiente para deducir que tal actividad está comprendida dentro del concepto de «deporte», a efectos del mismo precepto.

 

25 La circunstancia de que una actividad que es beneficiosa para el bienestar físico y mental se practique en competición no permite llegar a una conclusión diferente. En efecto, el Tribunal de Justicia ha declarado que el artículo 132, apartado 1, letra m), de la Directiva 2006/112 no exige, para ser aplicable, que la actividad deportiva se practique en un nivel determinado, por ejemplo, profesional, ni que la actividad deportiva en cuestión se practique de forma determinada, esto es, de manera regular u organizada o con vistas a participar en competiciones deportivas (sentencias de 21 de febrero de 2013, Žamberk, C‑18/12, EU:C:2013:95, apartado 22, y de 19 de diciembre de 2013, Bridport and West Dorset Golf Club, C‑495/12, EU:C:2013:861, apartado 19). A este respecto, procede señalar también que el carácter competitivo de una actividad no basta por sí mismo para fundamentar su calificación como «deporte», si no existe un componente físico no insignificante.

 

26  Por otra parte, de la jurisprudencia recordada en el apartado 21 de la presente sentencia se desprende que el artículo 132 de la Directiva 2006/112 tiene por objeto definir, de manera exhaustiva, determinadas actividades de interés general que deben beneficiarse, con carácter excepcional, de una exención del IVA. Por lo tanto, en la medida en que, por las razones expuestas en los apartados 19 a 25 de la presente sentencia, una interpretación del alcance de la exención prevista en el artículo 132, apartado 1, letra m), de la referida Directiva, consistente en incluir en ella actividades que tienen un componente físico que sea insignificante, constituye una interpretación amplia de la citada disposición, una interpretación como ésta no podrá ser conforme con la regla de interpretación restrictiva de las exenciones del IVA, ni con el objetivo de delimitación estricta de la exención de que se trata.

 

El debate sigue.

 

CONSULTAR NOTA DE PRENSA TJUE

 

TEXTO ÍNTEGRO DE LA SENTENCIA

 

Javier Rodríguez Ten

Universidad San Jorge

Enlaces automáticos por temática
IUSPORT • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress

NOTICIAS

OPINIÓN

LEG. & JURIS.

EVENTOS

PUBLICACIONES

ARCHIVO HISTÓRICO (1997-2013)

Noticias 2006-2013 Opinión 2006-2013 Legislación 06-13 Eventos 2006-2013 Publicaciones 2006-13
Casos 2006-2013 Editoriales 2006-2013 Juris. 2006-13 Cursos sobre deporte Otros enlaces
BUSCADOR 1997-2013 Dossier 2006-2013 Entrevistas 2006-2013 Bases de datos
HEMEROTECA 1997-2013 Otro ángulo 06-2013 Opinión 2005-2006
Opinión 1997-2004