18 de noviembre de 2017
Última actualización: 22:19
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Ignacio López López
10 de noviembre de 2017

Integridad en los eSports

Guardar en Mis Noticias.

[Img #56371]El debate actual en torno a los esports parece que nos está dirigiendo unicamente a discutir si nuestro posicionamiento está más a favor de considerarlos como un deporte o de lo contrario. Pero más allá de este debate si algo resulta innegable es que bajo el paraguas de los esports se gestionan una ingente cantidad de competiciones en multitud de plataformas distintas y en los más variados videojuegos y como es obvio, cuando existe competición ha de existir una normativa que la regule.

 

Sin embargo a pesar de ostentar unos números abrumadores y avanzar de forma exponencial en el ámbito económico, en el ámbito normativo parece que los avances no llegan con tanta celeridad a los esports.

 

Y esto es de una importancia capital ya que como todos sabemos cuando existe competición, desgraciadamente siempre aparece quién pretende hacer trampas   falseando la misma para obtener beneficios de forma fraudulenta y tampoco es ningún secreto que las apuestas deportivas online han influido de manera decisiva en una gran parte de estos ataques a la integridad deportiva.

 

La realidad es que al no ser en la actualidad los esports una modalidad deportiva reconocida como tal por el CSD y no poder constituirse como federación deportiva implica que no exista una regulación uniforme en lo que a las competiciones se refiere ni un procedimiento disciplinario común y dependemos de la normativa propia de cada competición o plataforma que las gestiona.

 

La ausencia de entidades federativas oficiales que organicen y controlen el cumplimiento de una normativa oficial ha obligado a que sean otro tipo de entidades de naturaleza eminentemente privada las que se han puesto manos a la obra para poner cierto orden en este caos disciplinario dentro de los esports y luchar por la integridad en las competiciones.

 

De entre todos las entidades surgidas en torno a los esports en mi opinión hay dos que merecen la mayor de las atenciones por su voluntad de unificación y regulación.

 

La primera es la federación internacional de deportes electrónicos ( IeSF ) que a nivel internacional es el organismo asociativo de referencia en este deporte, y que cuenta con 48 federaciones o asociaciones nacionales miembros, entre las que a día de hoy no se encuentra representada España si bien lo estuvo anteriormente, y en el ámbito de la integridad en el deporte han dado un paso muy importante al haber asumido el código mundial antidopaje de la WADA (World anti-doping agency) , obteniendo de este modo su reconocimiento oficial como Organización deportiva que ha aceptado el código

 

En segundo lugar me parece destacable la Esports Integrity coalition (ESIC), que es una asociación sin ánimo de lucro de reciente creación ( año 2015), y que en la actualidad supone la iniciativa más seria y de mayor entidad con el objetivo de tratar cuestiones como las amenazas que suponen el amaño de partidos, el fraude en las apuestas deportivas y cualquier otro conflicto de integridad que amenace a los esports.

 

En este sentido han realizado un completo informe sobre amenazas a la integridad en los esports que revela riesgos que resultaban desconocidos hasta ahora para otras competiciones deportivas, y que van más allá del doping o el clásico amaño de partidos, y que obligará no sólo a un mayor y distinto control sobre las competiciones sino a una especialización en los órganos disciplinarios, ya que éstos se enfrentarán a actuaciones como el hackeo consistente en introducir software mailicioso que mejore al usuario o perjudique al rival o ataques online a los servidores que impliquen una ralentización del oponente o directamente anularlo, y esto sumado a los métodos clásicos de doping, amenazas o abusos de los oponentes, corrupción en los técnicos y oficiales, bajo rendimiento deliberado, manipulación de los cuadros de los torneos, etc...

 

Pero lo que resulta más importante, si cabe, que la voluntad reguladora de esta asociación es la entidad de sus miembros y colaboradores entre los que se encuentran los principales operadores del mundo de los esports y de las apuestas online entre las que destacan ESL como plataforma lider del mundo de los eSports, lo que implica que todos los participantes en las competiciones regidas por ESL estarán sujetos al programa de integridad de ESIC.

 

También los torneos que se celebren en las LAN parties organizadas por Dreamhack, que pasan por ser de los eventos más multitudinarios se regirán por el programa de integridad de ESIC, por ser Dreamhack miembro también de ésta.

 

Otras plataformas como geem, first blood o mettlestate también son miembros de ESIC lo que amplía el espectro de protección a los principales gestores de competiciones.

 

En nuestro pais y a falta de una normativa harmonizada nos encontramos por una parte con las competiciones gestionadas por ESL España y los eventos de Dreamhack celebrados en nuestro pais que estarán bajo el paraguas del programa de integridad de ESIC y por otra parte el resto de operadores que gestionan competiciones que obviamente actúan como entes privados y que cuentan con su propia normativa. Dentro de estos podemos destacar la Liga de videojuegos profesional que gestiona la liga orange y dispone de un propio reglamento que regula de una forma bastante completa la competición y las sanciones.

 

Pero al final el problema que nos encontramos es que al no disponer de una normativa uniforme nos enfrentamos a un mercado muy atomizado que implica una falta de iniciativas globales con recursos para poder luchar contra las conductas contra el fraude en el deporte.

 

Por tanto salvo en los supuestos de operadores que se asocian bajo un mismo paraguas normativo como es el caso de ESIC o la federación Internacional de esports, la integridad en las competiciones de esports seguirá por el momento regida por la propia normativa que determine el propio organizador, todo esto siempre teniendo en cuenta la competencia que puedan tener los tribunales de justicia en función de la materia.

 

Es por ello que esto debería de ser tomado en consideración tanto por los distintos operadores privados como por los poderes públicos, a la vista de que los esports tienen un volumen competitivo elevado con grandes premios y con las apuestas deportivas como una de sus grandes animadores, lo que supone un riesgo para los distintos interesados y sobretodo para los jugadores de caer en el fraude y en alguna violación de la integridad de las competiciones.

 

Nacho López
Abogado Ilustre Colegio de Abogados de Lugo

Enlaces automáticos por temática
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress

NOTICIAS

OPINIÓN

LEG. & JURIS.

EVENTOS

PUBLICACIONES

ARCHIVO HISTÓRICO (1997-2013)

Noticias 2006-2013 Opinión 2006-2013 Legislación 06-13 Eventos 2006-2013 Publicaciones 2006-13
Casos 2006-2013 Editoriales 2006-2013 Juris. 2006-13 Cursos sobre deporte Otros enlaces
BUSCADOR 1997-2013 Dossier 2006-2013 Entrevistas 2006-2013 Bases de datos
HEMEROTECA 1997-2013 Otro ángulo 06-2013 Opinión 2005-2006
Opinión 1997-2004