18 de noviembre de 2017
Última actualización: 22:19
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

EFE/Iusport
26 de octubre de 2017

¿Es legal el nombramiento de Marcelino Maté como nuevo vicepresidente de la RFEF?

Guardar en Mis Noticias.

El asunto de los vicepresidentes de la RFEF lo abordamos en IUSPORT el pasado 5 de agosto

[Img #55234]

En varias ocasiones hemos  analizado la legalidad de la actual Junta Directiva de la RFEF. Decíamos, y seguimos afirmando, que no consta el acuerdo del presidente titular (Ángel María Villar) anterior a su suspensión, por el que se designaba dicho órgano.

 

Lo último que hemos sabido extraoficialmente es que Villar sí envió cartas a los supuestos miembros de la Junta Directiva para su reunión constituyente, que no pudo presidir por estar detenido en el marco de la operación Soule.

 

Dicha sesión se llevó a cabo de "aquella manera", y en la misma se decidió designar presidente interino a Juan Luis Larrea, por ser el miembro de más edad, no por su condición de tesorero, pues no consta su nombramiento como tal (el tesorero es el siguiente en el orden sucesorio, tras los vicepresidentes).

 

A comienzos de agosto, la RFEF hizo pública la composición de la Junta Directiva, con cerca de 40 miembros, pero siguen sin aclararse muchas cuestiones, como quién la designó, ya que quien único puede hacerlo válidamente es el presidente titular, Ángel María Villar, y resulta que este está incapacitado temporalmente por la suspensión cautelar.

 

Por tanto, cabían dos hipótesis:

 

a) Que sea la Junta Directiva nombrada por Ángel María Villar antes de su suspensión, si bien no se ha publicado el acuerdo en tal sentido.

 

b) Que la haya designado José Luis Larrea, lo que sería ilegal, pues no está entre las funciones de un presidente accidental el nombramiento de sus miembros ni sus vicepresidentes y tesorero.

 

Pero si todo ello deja una estela de irregularidad en cuanto a la existencia válida de la Junta Directiva, resulta que este órgano seguía hasta ayer sin estar válidamente constituido por otros motivos.

 

Pasando (por ahora) la página la inicial constitución de la Junta Directiva de la RFEF, que decidió que Juan Luis Larrea se situara al frente del organismo y presidiera las asambleas celebradas, hay que detenerse en la situación jurídica de la “nueva” Junta Directiva.

 

Y es que, legal y estatutariamente, no puede haber junta directiva sin vicepresidentes, aspecto que supuestamente se subsanó ayer.

 

El Real Decreto exige vicepresidentes

 

El artículo 18 del Real Decreto 1835/1991, de 20 de diciembre, sobre Federaciones deportivas, es muy claro al respecto:

 

Art. 18.

1. En aquellas Federaciones deportivas españolas en que exista Junta Directiva, ésta se configura como el órgano colegiado de gestión de las mismas, siendo sus miembros designados y revocados libremente por el Presidente de la Federación, que la presidirá.

2. Los miembros de la Junta Directiva que no lo sean de la Asamblea General tendrán acceso a las sesiones de la Asamblea General con derecho a voz pero sin voto.

3. Su composición, responsabilidad de sus miembros ante la Asamblea General y régimen de funcionamiento, adopción de acuerdos y de sesiones, serán regulados en los Estatutos federativos y normas reglamentarias correspondientes, previéndose en todo caso la existencia de un Vicepresidente que sustituirá al Presidente en caso de ausencia, y que deberá ser miembro de la Asamblea General.

4. Los miembros de la Junta Directiva, a excepción de su Presidente, no serán remunerados.

 

Los Estatutos de la RFEF han incorporado y desarrollado dicho precepto en su artículo 35.3, estableciendo que debe haber al menos tres vicepresidentes: uno adjunto a la presidencia para asuntos económicos (que conforme al art. 35.4 debe ser miembro de la Asamblea), otro para el fútbol profesional y otro para el fútbol aficionado.

 

El propio artículo 35.4 recuerda que el Vicepresidente sustituye al presidente en caso de ausencia, enfermedad u otros análogos.

 

En todo caso, queda claro que la potestad para el nombramiento corresponde al presidente titular, nunca a un presidente en funciones o accidental.

 

Situación kafkiana 

 

La situación es kafkiana, porque, al designar ayer Juan Luis Larrea un nuevo vicepresidente en la Junta Directiva (Maté), habría firmando al mismo tiempo su cese, dado que, recordemos, su puesto de presidente accidental deriva de la ausencia de vicepresidentes.

 

Al designar Larrea un vicepresidente, algo para lo que no está facultado, sería este quien debe asumir la presidencia en ausencia de Villar, con lo que Larrea habría cesado automáticamente. Un disparate.

 

Esto viene a demostrar que no está entre las funciones de José Luis Larrea la designación de vicepresidentes, algo que, sin embargo, ya ha realizado. Lo que tampoco sería admisible sería decir que Maté ha sido designado vicepresidente por parte de la junta directiva, ya que ello no está entre sus competencias.

 

Marcelino Maté no puede ser reconocido por el CSD

 

Recordemos que, conforme al artículo 8.s) de la Ley 10/1990, una de las funciones de dicho organismo es la de “velar por la efectiva aplicación de esta Ley y demás normas que la desarrollen ejercitando al efecto las acciones que procedan así como cualquier otra facultad atribuida legal o reglamentariamente que persiga el cumplimiento de los fines y objetivos señalados en la presente norma“

 

Al estar suspendido Ángel María Villar, ni José Luis Larrea ni la Junta Directiva pueden designar a los vicepresidentes, con lo que volvemos a la casilla de salida.

 

Lo venimos diciendo desde el comienzo de esta serie de capítulos: la RFEF debería estar gestionada por una Comisión Gestora que debería designar la Asamblea General.

 

Así, pues, frente a la apariencia de "normalidad" que desde el núcleo duro de la RFEF se quiere imprimir a la situación, lo cierto es que su estructura orgánica está afectada de "aluminosis".

 

Como decíamos en agosto, no se sostiene legalmente la actual Junta Directiva y el CSD tiene ante sí el deber de regularizarlo.

Enlaces automáticos por temática
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
IUSPORT • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress

NOTICIAS

OPINIÓN

LEG. & JURIS.

EVENTOS

PUBLICACIONES

ARCHIVO HISTÓRICO (1997-2013)

Noticias 2006-2013 Opinión 2006-2013 Legislación 06-13 Eventos 2006-2013 Publicaciones 2006-13
Casos 2006-2013 Editoriales 2006-2013 Juris. 2006-13 Cursos sobre deporte Otros enlaces
BUSCADOR 1997-2013 Dossier 2006-2013 Entrevistas 2006-2013 Bases de datos
HEMEROTECA 1997-2013 Otro ángulo 06-2013 Opinión 2005-2006
Opinión 1997-2004