18 de octubre de 2017
Última actualización: 14:49
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Giuseppe Esposito
20 de septiembre de 2017

U.S. Vibonese Calcio: un caso italiano de mala justicia deportiva

Guardar en Mis Noticias.

¿La autonomía del ordenamiento deportivo està en peligro?

[Img #52850]La autonomía del ordenamiento deportivo es un tema aun muy debatido en Italia, a pesar de la sentencia n. 49/2011 del Tribunal Constitucional italiano (Corte Costituzionale) y aunque existe la ley n. 280/03, que regula las relaciones entre la justicia deportiva y la estatal.

 

Esta ley del Estado italiano reconoce expresamente la autonomía del ordenamiento deportivo (art. 1.1), excepto los casos de relevancia para el ordenamiento estatal de situaciones jurídicas subjetivas relacionadas con el ordenamiento deportivo” ( art. 1.2). Ademas, la Ley 280/03 afirma el principio de la “prejudicial deportiva” ( art. 3.1), conforme a la cual, antes de recurrir a la justicia estatal, hay que agotar la vía deportiva (dos grados de juicio en ámbito federativo y un tercero y último grado de juicio en el ámbito  “imparcial” del Comitato Nazionale Olimpico Italiano). La justicia endoasociativa y la prevista por el CONI agotan la vía deportiva, pudiendo, en caso de relevancia de la cuestión, acudir a la justicia estatal que será la del Tribunale Amministrativo Regionale del Lazio ( art. 3.2).

 

Con respecto a las cuestiones disciplinarias, o sea las infracciones de reglas “asociativas” contenidas en los estatutos y reglamentos de cada federación deportiva, el Tribunal Constitucional italiano, con la citada sentencia n. 49/2011, afirma que no se puede acudir a la justicia estatal para solicitar medidas de “demolición” de sanciones disciplinarias, cuya efectividad sería imposible en la mayoría de los casos, en consideración de los tiempos largos de la justicia estatal respecto a la rapidez de la justicia deportiva, que tiene que asegurar la regularidad de la competición (the show must go on). Esta interpretación del Tribunal Constitucional quiere excluir las intervenciones estatales que más afectan a la autonomía del deporte, en la búsqueda de un punto de equilibrio entre las normas constitucionales que tutelan el derecho de defensa efectiva ante los Tribunales del Estado (art. 24 de la Constitución italiana) y las normas que tutelan la autonomía del deporte (entre todos art. 2 y 18 de la Constitución italiana), “no dudándose, dice literalmente la Corte Costituzionale, que las entidades deportivas sean las mas comunes formaciones sociales donde el hombre realiza su personalidad, además tiene que reconocerse a todo el mundo el derecho de asociación libre con finalidad deportiva”. 

 

Las cuestiones disciplinarias han constituido objeto de otra cuestión muy actual que ha recién llegado al Tribunal Constitucional italiano (Ordinanza 18 luglio 2017, n. 3759/17 del Tribunale Amministrativo Regionale per il Lazio - Sezione Prima Ter). ¿Quién sabe si se volverá atrás, después del largo y turbulento camino que ha llevado a la autonomía del ordenamiento deportivo no solo italiano? 

 

El próximo caso que llegará ante el Tribunal Administrativo Regional del Lazio será lo de Vibo Valentia, según las declaraciones de los propietarios del club.

 

Este es un caso mas único que raro que intento resumir en breve:

 

La U.S. VIBONESE CALCIO es un equipo de fútbol en salud. Paga los abonados, los impuestos y tiene respecto de las normas deportivas. En el caso que nos enteresa, respetó el principio de la perjudicial deportiva, agotando todos los remedios deportivos; ahora tendría que repetir otra vez esa via deportiva, pero no hay mas tiempo.

 

Estos son los hechos: con instancia presentada el 18 de julio de 2017 ante el Tribunal Federal Nacional (Juzgado de Primera Instancia deportivo italiano), la Vibonese Calcio pide, ex art. 30 y 32 C.G.S. CONI, la exclusión del Club A.C.R. Messina de la Lega Pro (la tercera división italiana y última liga profesional) para la temporada 2016/2017  y, en consecuencia, su reintegración en la misma Lega Pro, con la concesión de un nuevo plazo para cumplir con los requisitos para la inscripción en el campeonato 2017/2018.  

 

Por resolución de 28.7.2017, el Tribunal Federal Nacional declaró la inadmisibilidad del recurso por un defecto de notifica a la Lega Pro, que, por estatutos, tiene que organizar las ligas, entre otras tareas cual asociación de asociaciones.

 

En contra de esa decisión, la Vibonese Calcio ha propuesto apelación (conforme al art. 30 C.G.S. CONI en relación con el art. 37 C.G.S. FIGC) al Tribunal de segunda instancia de la justicia deportiva italiana, la Corte de Apelación Federal, o sea el máximo juzgado deportivo en la justicia endoasociativa. La Corte de Apelación Federal, en primer lugar, examinó la admisibilidad del recurso propuesto por la Vibonese, bajo el doble perfil de la legitimación activa y del correcto establecimiento del contradictorio. El Tribunal de primera instancia había declarado inadmisible el recurso tanto porque el mismo "fue presentado únicamente con respecto a ACR Messina s.r.l. y no también a la Lega Pro,  tanto porque sobre los mismo hechos el fiscal federal ya había presentado una acusación”. 

 

El tribunal de apelación (CAF) destruye ambos perfiles de inadmisibilidad. En cuanto al primero, el Juzgado de Segunda Instancia afirma que “la Lega Pro no es parte necesaria en el presente procedimiento y no puede (ni podría), por lo tanto, la Liga asumir el papel de "contraparte" con respecto a un club que participa en el propio campeonato, y tiene que ser  legalmente desinteresado acerca de que, entre las empresas competidoras, es promovido a la categoría superior. En particular, las alegaciones formuladas por el demandante en primera instancia para reintegrarse en la Liga Pro no es demanda autónoma sino una mera (y posiblemente) consecuencia de la decisión adoptada por los tribunales deportivos contra A.C.R. Messina s.r.l.”

 

En cuanto al otro perfil de inadmisibilidad,  o sea el defecto de “ne bis in idem” (según el art. 30, párrafo 1, C.G.C. CONI) bien explica el CAF que el procedimiento iniciado por el Fiscal en april 2017 fue por no haber producido el pago de la garantía bancaria (fideiussione) a más tardar el 31 de enero de 2017, de acuerdo con el comunicado oficial FIGC 97A del 13/12/2016, para ser considerada una ley especial originada por la quiebra de la compañía de seguros Gable Insurance. El objeto de este nuevo asunto es, en vez, la violación de los deberes de "lealtad, probidad e imparcialidad" según el art. 1 bis de la C.G.S. FIGC y en desprecio del art. 10, párrafo 3, C.G.S. FIGC, en relación con el art. 8 del Estatuto de la FIGC, que  sanciona el incumplimiento de las comunicaciones y la presentación de documentos relacionados con la expedición de licencias FIGC proporcionada por C.U. 368/A.

 

En pocas palabras, la falta de pago de la garantía bancaria hasta el final de la temporada significó que el Messina no había cumplido con las condiciones para inscribirse en el campeonato 2016/17.

 

Entre otras cosas, en el momento del primer juicio impulsado por el Fiscal federal, el Messina tenía todavía la oportunidad  de sanar esa situación (hasta el último partido del campeonato). Por estas razones, el Corte de Apelación Federal  aceptó la apelación propuesta por la Vibonese Calcio tambien en el fondo del asunto, poniendo el Messina en el último lugar de la clasificación de la Liga Pro, Grupo C,  en la temporada deportiva 2016/2017.

 

Ante esta decisión, FIGC y Lega Pro presentaron apelación ante el Colegio de Garantía del Deporte (Tribunal deportivo de última instancia en ámbito CONI) que, finalmente y contra todas la previsiones,  anuló la decisión del Tribunal Federal de Apelación y aplazó los hechos otra vez al Tribunal Federal deportivo de Primera Instancia.

 

Ante el Colegio di Garantía el recurso es admisible únicamente por violación de normas de derecho, así como por omisión o insuficiente motivación  sobre un punto decisivo en la disputa que ha sido objeto de controversia entre las partes. Entonces, ¿cual fue la norma de derecho violada para devolver el proceso al Tribunal de primera instancia? Podría haber sido la violación del art. 37.4 (último párrafo) del Código de Justicia de la FIGC? Se dice en dicha norma: "El Tribunal Federal de Apelación, si desestima la pronuncia de inadmisibilidad... del tribunal de primera instancia...anula la decisión impugnada y remite al órgano que dictó la resolución el examen del mérito". Esta norma, que tiene el obvio propósito de asegurar un doble grado de mérito en el ámbito de la justicia deportiva, puede haber sido la causa de la decisión del Colegio de Garantía. Pero, para provocar la decisión del Colegio di Garantía del Coni, la FIGC y la Lega Pro han forzado la tanto querida ley deportiva, según dispone el citado art. 54.2 CGS CONI, pudiendo recurrir al Colegio di Garantía del Coni solo las partes contra las que se pronunció decisión (Messina), así como el Fiscal (Procura Generale dello Sport) y no la Federacíon de fútbol (FIGC) y la Liga (LEGA PRO).

 

A falta de las motivaciones del Colegio di Garantía y sin conocer los actos de los procedimientos judiciales, no cabe duda que, en este caso, el sistema de justicia deportiva ya ha perdido clamorosamente su partida, a no asegurar la rapidez de las decisiones y, por lo tanto, la regularidad del campeonato, por lo menos lo del equipo de Vibo Valentia, que tendría que jugar (para recuperar los partidos perdidos y que se perderán) cada tres días, come si fuera en Champions y que, ademas, no ha podido retener muy buenos jugadores y no puede asegurar el futuro a los que tiene, a causa de esta situación de stand by en la que no hay fútbol jugado en Vibo Valentia.

 

En cuanto a las últimas publicas declaraciones del Presidente de la Lega Pro (Sr Gravina), quien dijo que fueron generadas falsas expectativas a los ciudadanos de Vibo Valentia, creo que las expectativas, en este caso, fueron más que legítimas, debido a una medida tomada por el órgano supremo de la justicia deportiva federal. Esas expectativas fueron aún mas exasperadas unas horas antes la decision del Collegio di Garanzia dello Sport, a saber de la posición del Fiscal General, el único, además del Messina, que podía apelar la decisión al Colegio de Garantía del Coni ex art. 54.2 CGS CONI. El Fiscal, de hecho, apoyó la Vibonese ( se trata de un caso muy raro en la historia del derecho deportivo), pero no fue bastante. Hoy en día, la Vibonese aun no sabe donde jugará en la temporada 2017/18 que ya ha empezado hace semanas; estamos ademas a la espera de la toma de decisiones sobre el futuro del equipo por parte de los propietarios y, tambien, del juzgado de primera instancia deportiva, quién ahora tendrá que decidir otra vez (tambien en el fondo del asunto), cuando ya conoce lo que piensa la Corte de Apelación.

 

No obstante, el presidente Gravina sigue haciendo declaraciones improbables, culpando (no se sabe quien) de esta que define una triste historia del fútbol italiano; dice que lo siente para la gente de Vibo Valentia pero yo lo he visto mas preocupado de tutelar otros intereses, sin darse cuenta que, con sus declaraciones, sustituye a los jueces y trata de imponer unas razones “formales” desmintiendo fragorosamente el único juez que ha tratado también el fondo del asunto, o sea el máximo juzgado que tiene la justicia deportiva “domestica”. Sus declaraciones son, entre otras cosas, contradictorias con referencia al respecto de las norma deportivas y de todo el sistema de justicia deportiva. Tiene pero razón, el Presidente Gravina, cuando dice que es una página triste del fútbol italiano y, voy a añadir yo, es también una pagina triste y un verdadero fracaso de la justicia deportiva italiana, a la espera de lo que decidirá la Corte Constitucional esta vez (Ordinanza 18 luglio 2017, n. 3759/17 del Tribunale Amministrativo Regionale per il Lazio - Sezione Prima Ter) y, si cabe, cuando le tocará a la Vibonese.

 

Ya en la temporada pasada, el Tribunal Adminitrsativo del Lazio concedió la suspensión de la sentencia deportiva a otro equipo de fútbol de la Lega pro (Paganese), chocando con la sanción definitiva por la justicia deportiva.

 

A ver si resistirá la autonomía del ordenamiento deportivo en Italia.

Enlaces automáticos por temática
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
IUSPORT • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress

NOTICIAS

OPINIÓN

LEG. & JURIS.

EVENTOS

PUBLICACIONES

ARCHIVO HISTÓRICO (1997-2013)

Noticias 2006-2013 Opinión 2006-2013 Legislación 06-13 Eventos 2006-2013 Publicaciones 2006-13
Casos 2006-2013 Editoriales 2006-2013 Juris. 2006-13 Cursos sobre deporte Otros enlaces
BUSCADOR 1997-2013 Dossier 2006-2013 Entrevistas 2006-2013 Bases de datos
HEMEROTECA 1997-2013 Otro ángulo 06-2013 Opinión 2005-2006
Opinión 1997-2004