20 de septiembre de 2017
Última actualización: 12:43
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
EFE/Luis Villarejo
13 de septiembre de 2017

Marcelo 2022

Guardar en Mis Noticias.

[Img #52345]

Este jueves renueva Marcelo un contrato que si lo cumple en el 2022 le daría un total de 16 temporadas en el Real Madrid. Son ya cifras serias. De jugador auténtico del Madrid. Cifras de capitán con mayúsculas. Dígitos como los de Raúl o Pirri, leyendas de toda la vida, que pasaron también 16 años en el Bernabéu.

 

Marcelo superaría registros de permanencia de Di Stéfano (11), Zoco (12), Amancio (14) y sólo se quedaría ya por detrás de Gento (18) o Santillana (17).

 

No puede ser más merecida esa confianza que demuestra el Real Madrid en Marcelo. Era casi imposible igualar o superar a un icono, a su compatriota Roberto Carlos y él ha demostrado que con determinación y talento no existen retos imposibles.

 

Marcelo llegó en 2006 con el pelo cortito y cumple ahora 12 campañas con el pelo afro, y es en la actualidad el mejor lateral izquierdo del mundo. En las pizarras de los equipos grandes en España -FC Barcelona, Atlético de Madrid- cada vez que se analiza el dispositivo táctico del Real Madrid, el rotulador rojo de alerta se rodea alrededor del nombre de Marcelo. Es el futbolista que más daño crea al rival.

 

Por su libertad de movimientos, por ser imprevisible, porque acelera y se detiene con un ritmo incontrolable, y sobre todo por su electricidad, su capacidad de sorpresa y habilidad, Marcelo es el vivo ejemplo de jugador de verdad del Real Madrid.

 

Todos aquellos que pasan de diez temporadas en el Madrid son futbolistas distintos, especiales. Aguantar la presión de una multinacional del perfil del Madrid tanto tiempo sólo está al alcance de los futbolistas grandes. De fortaleza mental descomunal. Con inteligencia emocional.

 

Marcelo lo ha conseguido. Cuando llegó al vestuario del Real Madrid entendió la cultura del club, su historia, bebió del espíritu de Juanito, aprendió a ver en los libros el vuelo aéreo de Carlos Santillana y entendió los valores que defendía Raúl en la caseta. Ahora, pilota el vestuario como lugarteniente de Sergio Ramos.

 

Marcelo ilustra el Brasil de siempre. El fútbol alegre, exhibe su talento nacido del fútbol sala y su recuerdo siempre en cada gol que marca a su abuelo, la persona más influyente en su vida, la que le marcó el camino de la humildad, el factor que le ha ayudado a ser indiscutible en el Real Madrid del siglo XXI.

Enlaces automáticos por temática
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress

NOTICIAS

OPINIÓN

LEG. & JURIS.

EVENTOS

PUBLICACIONES

ARCHIVO HISTÓRICO (1997-2013)

Noticias 2006-2013 Opinión 2006-2013 Legislación 06-13 Eventos 2006-2013 Publicaciones 2006-13
Casos 2006-2013 Editoriales 2006-2013 Juris. 2006-13 Cursos sobre deporte Otros enlaces
BUSCADOR 1997-2013 Dossier 2006-2013 Entrevistas 2006-2013 Bases de datos
HEMEROTECA 1997-2013 Otro ángulo 06-2013 Opinión 2005-2006
Opinión 1997-2004