20 de noviembre de 2017
Última actualización: 07:03
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
EFE / IUSPORT
13 de septiembre de 2017

El ídolo japonés de lucha libre, embajador del diálogo con Corea del Norte

Guardar en Mis Noticias.

Antonio Inoki, la estrella nipona de la lucha libre convertida en senador, se ha erigido como máximo defensor del diálogo con Corea del Norte, un país que ha visitado en más de 30 ocasiones para organizar eventos deportivos y promover el acercamiento.

Este carismático personaje inició su carrera política en 1989 sin haber abandonado aún los cuadriláteros, y desde entonces viaja con asiduidad al hermético país con el objetivo de "mantener la puerta abierta" e "incentivar el intercambio cultural y deportivo", según dijo hoy en un encuentro con periodistas en Tokio.

Sus contactos en Corea del Norte fueron facilitados por su mentor, el mítico luchador de origen coreano Rikidozan (1924-1963), a quien conoció durante una exhibición en Sao Paulo, donde Inoki residía tras emigrar junto a su familia desde el Japón de posguerra.

Durante sus múltiples visitas a Pyongyang, ha organizado competiciones de lucha libre con púgiles de diversos países y ante un público multitudinario -en 1995 llegó a congregar a 190.000 espectadores en el estadio Rungrado Primero de Mayo-, y ha mantenido reuniones con altos cargos del régimen que lidera Kim Jong-un.

"Corea del Norte está siempre abierta a proposiciones de diálogo y a visitas de delegaciones extranjeras", afirma Inoki, recién regresado de su último viaje en un momento de alta tensión a raíz del sexto ensayo nuclear norcoreano y de las nuevas sanciones internacionales.

Inoki trata de impulsar desde hace años el viaje de un grupo de parlamentarios nipones al país vecino, iniciativa que ve "llena de obstáculos" por las reticencias del primer ministro nipón, Shinzo Abe, y a pesar de que a su juicio "cada vez una parte mayor de la sociedad nipona es partidaria del diálogo".

El político y exdeportista de 74 años, una figura muy querida en su país, observa similitudes entre los prolegómenos de un combate sobre el ring y la actitud de Kim Jong-un y del presidente estadounidense, Donald Trump.

"Vemos cómo los líderes levantan cada vez más sus puños el uno frente al otro. No importa quién haya iniciado la confrontación, la cuestión ahora es quién es capaz de bajarlo antes", afirma Inoki, quien llama a Japón a ejercer de mediador "por haber sido el único país del mundo atacado con la bomba atómica".

De su época como luchador, Inoki conserva una robusta complexión, su inseparable bufanda roja -antes saltaba al ring con una toalla del mismo color- y su grito de combate "¡Ichi, ni, san, daa!" ("¡Uno, dos, tres, daa!), que lanza cada vez que hace alguna aparición pública y acompañado de una canción compuesta especialmente para él.

El exluchador, cuyo nombre real es Kanji Inoki, adoptó como apodo para el ring el nombre del púgil italo-argentino Antonino Rocca, y debido a su gran popularidad decidió conservarlo también para la carrera política que inició con su propia formación, el Partido del Deporte y la Paz.

En 1976, llegó a enfrentarse en Tokio al legendario boxeador Muhammad Ali, en un combate de exhibición que terminó en empate y considerado como precursor de la disciplina moderna de las artes marciales mixtas.

Su hasta ahora mayor logro político llegó a comienzos de la década de los 90, cuando viajó a Iraq en una "misión diplomática individual y no oficial" para organizar una competición de lucha libre y negociar con Saddam Hussein, lo que permitió la liberación de 41 rehenes japoneses justo antes de la Guerra del Golfo.

Pero su carrera parlamentaria se vio interrumpida en 1995 al verse salpicado por un escándalo sobre la financiación ilegal de su partido y sus supuestos vínculos con la yakuza o mafia nipona.

Inoki regresó a la política y volvió a ser elegido como senador en 2013 como candidato del nacionalista Partido por la Restauración de Japón, y desde entonces ha intensificado sus visitas a Corea del Norte.

Ahora está por ver si su "diplomacia del deporte" hacia el país más aislado del mundo, de la que es uno de los máximos exponentes actuales junto al exjugador de la NBA Dennis Rodman, da frutos reales o se queda en otra de sus habituales apariciones mediáticas donde rememora su pasado dorado. 

Enlaces automáticos por temática
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress

NOTICIAS

OPINIÓN

LEG. & JURIS.

EVENTOS

PUBLICACIONES

ARCHIVO HISTÓRICO (1997-2013)

Noticias 2006-2013 Opinión 2006-2013 Legislación 06-13 Eventos 2006-2013 Publicaciones 2006-13
Casos 2006-2013 Editoriales 2006-2013 Juris. 2006-13 Cursos sobre deporte Otros enlaces
BUSCADOR 1997-2013 Dossier 2006-2013 Entrevistas 2006-2013 Bases de datos
HEMEROTECA 1997-2013 Otro ángulo 06-2013 Opinión 2005-2006
Opinión 1997-2004