24 de noviembre de 2017
Última actualización: 05:34
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José Hernández Moreno
7 de septiembre de 2017

Deporte práctica motriz frente a videojuegos con competición

Guardar en Mis Noticias.

[Img #51855]A lo largo del mes de agosto se ha planteado un debate público en relación con la propuesta del Presidente del Gobierno de Canarias de incluir a los videojuegos con competición en la futura Ley Canaria del Deporte. Uno de los temas centrales de dicha discusión ha sido la pertinencia de ser incluidos o no, y en ella que han participado con aportaciones significativas gran número de profesionales de la actividad física y el deporte práctica motriz, manifestándose todos, con una única excepción. a favor de la regulación en una Ley Digital específica.

 

Centrados en el aspecto de si dichas actividades son deporte práctica motriz o no, que para algunos de los participantes en el debate no es un aspecto central, pero que paras nosotros es el punto de partida ineludible de la discusión y del debate. Sin saber con claridad y precisión de qué se está hablando, difícilmente podremos considerar qué hacer con dichas actividades y su regulación legal. Todo podemos entender que si se quiere regular sobre algo lo primero que debemos hacer es concretar con precisión y claridad de qué se trata.

Cuando se habla de constructos pertenecientes a las ciencias sociales éstos se elaboran por consenso de la comunidad científica específica y no por opiniones más o menos acertadas de aficionados e interesados sin formación específica, y mucho menos por votación popular. El concepto que de deporte, como una práctica motriz, es utilizado mayoritariamente por la comunidad que investiga sobre dicha noción, la estructura y análisis, está construido por investigaciones sólidas con un paradigma pertinente apoyado en trabajos, elaboración de tesis doctorales y publicaciones científicas, especialmente de las cinco últimas décadas, lo que nos permite decir que la definición contiene suficiente validez y rigor.

 

De entre los rasgos caracterizadores del concepto deporte, como práctica motriz, cabe destacar el de situación motriz, por su pertinencia, especificidad y singularidad. Partiendo de este concepto, y tomando como referente intelectual el de que en cuestiones de conocimiento humano las verdades son siempre penúltimas y nunca últimas, expondremos a continuación una serie de argumentos y consideraciones que puedan ayudar a explicar y comprender de qué hablamos cuando estamos refiriéndonos al deporte práctica motriz.

 

La construcción del concepto deporte, desde su especificidad como praxis motriz, y, para situarlo en el siglo XXI, la hemos hecho a partir de la consulta de autores como: Cagigal (1959), Coubertin (1960), Diem (1966), Trapero (1979), Huizinga (1987), Parlebas (2001), Lagardera, y Lavega (2004) y el Diccionario de la Lengua Española (2014). Estamos convencidos que es así como se valora una actividad, situándola adecuadamente en su ámbito correspondiente, lo que nos ha permitido definir al deporte práctica motriz como una situación motriz de competición, reglada e institucionalizada, por lo general, de carácter lúdico. De entre los rasgos que acabamos de incluir como caracterizadores del deporte práctica motriz, es el de situación motriz el que queremos destacar por su especificidad, singularidad y pertinencia. Los rasgos con los que hemos delimitado el concepto deporte práctica motriz cumplen los criterios de suficiencia y necesidad requeridos para la elaboración de constructos científicos

 

Una situación motriz es la información que los jugadores o deportistas utilizan decidiendo sobre cómo alcanzar los objetivos motores utilizando las condiciones práxicas del entorno. Es la estructura de datos que se desprende de la puesta en efecto, por personas, de un conjunto organizado de objetivos motores. Para que tenga lugar una situación motriz deportiva es imprescindible la participación activa y directa del o los deportistas, de manera que pongan en acción su conducta motriz, entendida dicha conducta como la organización significativa del comportamiento motor. La conducta motriz es el comportamiento motor en cuanto portador de significado (Parlebas, 2001).

 

Se trata de la organización significativa de las acciones y reacciones de una persona que actúa, la pertinencia de cuya expresión es de naturaleza motriz. Una conducta motriz solo puede ser observada indirectamente; se manifiesta mediante un comportamiento motor cuyos datos observables están dotados de sentido, y que es vivido de forma consciente o inconsciente por la persona que actúa. De hecho, la conducta motriz no se puede reducir ni a una secuencia de manifestaciones observables, ni a una pura conciencia desligada de la realidad. Responde a la totalidad de la persona que actúa, a la síntesis unitaria de la acción significativa o, si se prefiere, al significado actuado.

 

Esta especificidad práctica o práxica provee de originalidad al deporte práctica motriz y se sitúa en el centro del mismo dándole pertinencia y especificidad. El concepto de conducta motriz, permite, con todo el rigor del análisis, considerar plenamente, en el desarrollo mismo de la acción, los elementos de tipo cognitivo, afectivo, relacional y semiotor. Esto es lo que ocurre cuando un deportista interviene corporalmente en una prueba de natación, una agarrada de lucha canaria o un partido de fútbol.

 

Esto no ocurre en los videojuegos con competición. El término “movimiento”, invocado frecuentemente en Educación Física, Actividad Física y Deporte, es notablemente inadecuado y denota una concepción antigua que tiene en cuenta el producto y no el agente productor. El uso de dicho término es confundir el mapa con el territorio.

 

El deporte práctica motriz, tal como lo acabamos de delimitar, requiere de la puesta en juego de la corporeidad y motricidad humana con un compromiso motor ineludible utilizando un gestualidad o técnica deportiva que la imagen virtual no posee. El deportista para realizar sus conductas motrices durante el desarrollo de su participación directa, al ejecutar una prueba de natación, una carrera de atletismo, una finta en boxeo o un desmarque en fútbol, tiene que hacer uso de su inteligencia motriz, y para ello debe hacer previamente una percepción y un anális de la situación y el entorno en que actúa, elaborar una solución mental y producir una solución motriz, tal como dice Mahlo (1974).

 

Para todo ello necesita de una competencia motriz deportiva, considerada tal como lo hace Ruiz Pérez (1995), el conjunto de conocimientos, procedimientos, actitudes y sentimientos que intervienen en las múltiples interacciones que realiza en su medio y con los demás, y que permiten que los deportistas superen los diferentes problemas motores planteados. En el deporte práctica motriz, cuando el deportista actúa produce una estética bella con una coordinación motriz, una plasticidad, una fluidez original, singular y adaptada a la situación motriz que no la pueden producir las imágenes virtuales, con las mismas características.

 

El repertorio de gestualidades o técnicas del deporte práctica motriz, ha dado lugar a un acervo motor que los identifica y singulariza: carreras (de velocidad, medio fondo y fondo), lanzamientos (disco, jabalina, martillo y peso) y saltos (altura, con su evolución de tijeras, rodillo ventral y espalda, longitud y pértiga, en atletismo); estilos de natación, ejercicios gimnásticos en gimnasia deportiva masculina y femenina, etc.

 

Este repertorio de gestualidades o técnicas a veces dan lugar a una seña de identidad cultural de los pueblos como ocurre con la Lucha Canaria que tiene técnicas con el nombre de los luchadores que las crearon (la chavalina) y formas peculiares como Pedro Cano y Loreto IV con su luchar a lo zurdo.

 

Los reglamentos y normas del deporte práctica motriz han ido evolucionando con el tiempo hacia una regulación orientada a la implantación del juego limpio y el control de las trampas (doping) y el aumento de su belleza plástica y espectacularidad, tanto en lo referente a sus estructuras internas, como tal práctica, como en la organización, control y seguimiento de las competiciones que se organizan.

 

El deporte práctica motriz busca, de maneras prioritaria, la excelencia y el perfeccionamiento del rendimiento motor para tratar, en algunos casos, de alcanzar y superar, si ello fuese posible, los límites orientado hacia la producción de un espectáculo.

 

El que existan algunas actividades reguladas legalmente como deporte, de manera inadecuada, (ajedrez, colombofilia…), aunque no tengan las características correspondientes al deporte práctica motriz, no nos parece que sea un argumento suficientemente justificativo. No se olviden que durante algún tiempo la tierra no era redonda y el sol giraba a su alrededor, cosa que la ciencia se encargó de demostrar que era al revés.

 

El deporte práctica motriz de nuestro tiempo, es abordado por diversas ciencias tanto como un hecho merecedor de su atención, estudio y análisis, lo que ha dado lugar a un gran número de producciones académicas y científicas de gran relevancia y aplicación a la sociedad actual. Son significativas las aportaciones hechas por la Psicología, la Fisiología y la Biomecánica del deporte. En nuestra Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, las aportaciones hechas en fisiología aplicada al deporte práctica por el profesor López Calbet y su equipo de investigación son de relevancia mundial.

 

Otro ámbito en el que el deporte práctica motriz ha proporcionado grandes avance científicos, tanto teóricos como aplicados, es en el del Entrenamiento deportivo donde podemos destacar los trabajos hechos por el profesor García Manso. No podemos olvidar la relevancia de las aportaciones hechas, desde nuestra universidad por el profesor Ramos Gordillo en el ámbito del doping y su control, y los del profesor Serrano Sánchez relacionados con la incidencia en los adolescentes por el uso de las pantallas de videojuegos y similares, y el sedentarismo.

 

Otro ámbito con muchas y valiosas contribuciones al deporte práctica motriz es el de la Informática. Desde este campo se han elaborado un gran número y tipos de programas aplicados al análisis y estudio del comportamiento motor y de la conducta motriz de los deportistas, además de otros aplicados al registro y seguimientos de las competiciones deportivas.

 

En este ámbito nuestro departamento de Educación Física ha sido pionero tanto en la aplicación de programas que ya existían, especialmente aplicados a los deportes de cooperación-oposición (fútbol, baloncesto, balonmano, voleibol, hockey…), que hemos empleados en el Laboratorio de Análisis y Medidas aplicadas a la Educación Física y el Deporte, para la realización de trabajos de investigación y tesis doctorales. Pero es más, en nuestro laboratorio se han elaborado programas informáticos propios; uno de ellos (NAC-SPORT), es hoy en día usado en muchos países y por muchos equipos de fútbol punteros en el mundo.

 

En la actualidad, la gran mayoría de los clubes deportivos profesionales de alta competición tienen un departamento de metodología. Esto es lo que ocurre con la U.D. Las Palmas, en cuyo departamento de metodología trabajan un informatico y un licenciado en Ciencias de la Actividade Física y el Deporte, egresados de nuestra universidad.

 

¿Esta información era conocida por nuestro Vicerrector de Investigación y por el Decano de Informática cuando salieron públicamente a defender la regulación de los videojuegos en la Ley Canaria del Deporte? Aún están a tiempo de que se impliquen en el mundo del deporte práctica motriz, si es eso lo que desean, para generar avances en la aplicación de la informática al estudio y análisis del deporte práctica motriz y la organización de sus competiciones, y así dar lugar a la producción de tecnologías específicas, generar económica y ocupación para sus egresados.

 

Hasta el momento la producción cientifica de los videojuegos de competición, en estos ámbitos, es muy escasa o más bien nula. Y no se argumente que son actuales y por ello aún no han podido dar lugar a dichas producciones. Si eso es así, que se esperen a producir conocimientos científicos específicos, para que en su caso, si demuestran que son deporte práctica motriz, pidan ser regulados como tales e incluidos en una Ley del Deporte

 

Necesariamente tenemos que situarnos en que los videojuegos se desarrollan en un entorno virtual y no son, por tato, un deporte práctica motriz, que es siempre una realidad profundamente humana nada virtual.

 

Somos conscientes que en algunos casos los videojuegos de competición pueden suponer una oportunidad económica, pero eso no es un argumento suficiente, ni válido, para que se regulen como un deporte práctica motriz. Hágase como lo que es: un videojuego.

 

En algunos casos, los videojuegos de competición reflejan mejor o representan una vuelta, aunque afortunadamente solo virtual, al circo romano y los gladiadores, con la violencia, y en algunos casos la muerte de los participantes, que un avance hacia un mundo más bello, solidario y sensible que es hacia donde necesitamos orientar los comportamientos humanos en la sociedad de nuestro tiempo y del futuro

 

Pienso que, en la regulación legislativa de los videojuegos de competición, lo que se necesita, prioritariamente, es eliminar los comportamientos frikis y tomar con mayor seriedad, responsabilidad y rigor cómo establecer una regulación legal de los mismos como lo que son y representan, y no queriendo colarlos en una ámbito tan valioso como el del deporte práctica motriz.

 

Insto a mis exalumnos, hoy parlamentarios del Parlamento Canario, David de la Hoz (CC) y Agueda Montelengo (PP) a que como licenciado en Educación Física y Deporte que son, afronten, en sus respectivo grupos parlamentarios, esta situación haciendo usos de su formación específica de carácter científico y académico que tanto esfuerzo, vocación y convencimiento les costó conseguir.

 

José Hernández Moreno

Profesor de Praxiología motriz

Facultad de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte

Universidad de Las Palmas de Gran Canaria

 

--------------------
 

GLOSARIO

ACTIVIDAD FÍSICA. Una actividad física es una situación praxiomotriz, práctica o práxica*. Es también sinónimo de “práctica física” o de “práctica motriz”. Ejemplos: los deportes, los juegos motores, la expresión corporal,…

 

ACCIÓN MOTRIZ: Realización de la persona que toma sentido en un contexto a partir de un conjunto de condiciones (gestuales, espaciales, temporales, comunicacionales y estratégicas) que definen objetivos motores. Ejemplos: practicar lucha canaria, bailar una isa, jugar a la tángana, hacer salto del pastor...

Un concepto que puede ser entendido de la misma manera es el de praxis motriz, entendida como realización de la persona que toma sentido en una situación motriz*, y en un contexto praxiomotor*. Es un término semejante a acción motriz*. De forma extensa y no recurrente, se puede definir <<praxis motriz>> como aquella manifestación de la persona que toma sentido en una estructura de datos surgida con la realización de objetivos motores*, en función de las condiciones práxicas del entorno*.

 

CONDUCTA MOTRIZ. Organización significativa del comportamiento motor. La conducta motriz es el comportamiento motor en cuanto portador de significado (Parlebas, P. 2001). Se tratas de la organización significativa de las acciones y reacciones de una persona que actúa, la pertinencia de cuya expresión es de naturaleza motriz. Una conducta motriz solo puede ser observada indirectamente; se manifiesta mediante un comportamiento motor cuyos datos observables están dotados de sentido, y que es vivido de forma consciente o inconsciente por la persona que actúa. Por ejemplo cuando se filma a un deportista en acción de juego se graban sus inmovilidades, sus actos de desplazamiento, de salto y golpeo y conducción de un móvil o pelota, en suma sus comportamientos motores. Se habla de conducta motriz cuando se intenta captar, junto con sus manifestaciones objetivas, el significado de la vivencia que tiene asociada directamente (intención, percepción, imagen mental, proyecto, motivaciones, deseo, frustración, etc.).

De hecho la conducta motriz no se puede reducir ni a una secuencia de manifestaciones observables, ni a una pura conciencia desligada de la realidad. Responde a las totalidad de la persona que actúa, a la síntesis unitaria de la acción significativa o, si se prefiere, al significado actuado. Esta especificidad práctica o práxica provee de originalidad al deporte práctica y se sitúa en el centro del mismo dándole pertinencia y especificidad. El concepto de conducta motriz, permite, con todo el rigor del análisis, considerar plenamente en el desarrollo mismo de la acción los elementos de tipo cognitivo, afectivo, relacional y semiotor. Esto es lo que ocurre cuando un deportista interviene corporalmente en una prueba de natación, una agarrada de lucha canaria o un partido de fútbol. Esto no ocurre en los videojuegos con competición

El término “movimiento”, invocado frecuentemente en Educación física, Actividad física y Deporte; es notablemente inadecuado y denota una concepción antigua que tiene en cuenta el producto y no el agente productor. El uso de dicho término es confundir el mapa con el territorio

COMPORTAMIENTO MOTOR. Conjunto de manifestaciones motrices observables de un individuo que actúa. El comportamiento motor se define de acuerdo con lo que se percibe desde el exterior. Son manifestaciones que se presentan de forma objetiva, que pueden ser grabadas o filmadas debe ser perspicaz, tomar rigurosas precauciones metodológicas y realizar un trabajo concienzudo de conceptualización.; pero la indudable objetividad del comportamiento motor no impone un significado evidente ni univoco; en consecuencia, el observador

COMPETENCIA MOTRIZ. La Competencia Motriz supone apropiarse y contar con diversos tipos de saberes en relación con las acciones propias y ajenas: declarativos, procedimentales, afectivos y metacognitivos (Ruiz Pérez, 1995). El conjunto de conocimientos, procedimientos, actitudes y sentimientos que intervienen en las múltiples interacciones que realiza en su medio y con los demás, y que permiten que los escolares superen los diferentes problemas motrices planteados, tanto en las sesiones de Educación Física como en su vida cotidiana podemos establecer los aspectos que condicionan la Competencia Motriz en una situación concreta en las características individuales del sujeto, la situación o tarea motriz y el contexto motor donde se desarrolla:

- Características individuales: las referidas a su morfología, sus predisposiciones, cogniciones, emociones, experiencias motrices previas, acervo motor; es decir, los subsistemas físico, motor, cognitivo y emocional.

- Tarea motriz, situación motriz: objetivos motores, reglas, instrumentos empleados y formas de uso, lógica interna de las situaciones (estrategia, táctica), espacio y formas de uso, requerimientos técnicos, etc.

- Contexto motor: tipo de informaciones que debe ser manejadas por el sujeto, las condiciones ambientales (luz, sonido, temperatura, grado de incertidumbre en el medio…). No es lo mismo un contexto de clase normal que un contexto de competición o de examen (aunque la situación sea la misma), o bien practicar con el mismo material o variarlo.

 

COMPETICIÓN. Sistema regulador de una situación cuya puesta en efecto, en una igualdad de oportunidades para los participantes, permite comparar sus realizaciones manifiestas (comportamientos motores*) y establecer unos resultados y, en su caso, jerarquizarlos. Ejemplos: La cuantificación de los puntos de un enfrentamiento motor entre dos equipos de lucha, la disputa de una regata de vela latina, un concurso de arrastre de ganado, una competición de garrote, de manera tal que al final se determine ganadores y perdedores. La competición hace siempre referencia al sistema de puntuación que da ganadores y perdedores. En general el concepto de competición se aplica además de a los deportes a todos los concurso en los que hay un resultado cuantificable con ganador/es y perdedor/es tales con los concurso televisivos (Pasapalabra, Saber y Ganar, Festival de Eurovisión), premios literarios, festivales de la canción, campeonatos de poker, etc.

 

. GESTUALIDAD MOTRIZ (técnica). Es el aspecto corporal de las posibles praxis, usando lo espacial y lo temporal. Ejemplos la técnica del salto del pastor, la pardelera de lucha canaria, la zapata de la lucha del garrote, la forma de lanzamiento del teje, la forma de pulsear la piedra.

. LÓGICA INTERNA (DE UNA SITUACIÓN MOTRIZ). Conjunto de rasgos pertinentes de una situación praxiomotriz*, y de las consecuencias que entraña para el desarrollo de las praxis motrices* correspondientes. La lógica interna está configurada por los rasgos propios y necesarios para el desarrollo de la situación motriz. Son el salto, en el salto del pastor, el caminar por el palo en la cucaña, el lanzamiento del teje en la tángana...

. MOTRICIDAD. Es una palabra polisémica. 1. Intervención de la persona como ser biológico en el mundo físico. 2. Conjunto de capacidades que se derivan de esa intervención. 3. Physis; sinónimo de lo físico-a asociado a la actividad de las personas. 4. Estudio de las situaciones motrices*. Para P. Parlebas (1981: 164). Motricidad es el “campo y naturaleza de las conductas motrices”.

 

. SITUACIÓN MOTRIZ. Es una estructura de datos que se desprende de la realización de una tarea praxiomotriz, práxica o práctica*. Una situación praxiomotriz es la información que los jugadores o deportistas utilizan decidiendo sobre cómo alcanzar los objetivos motores* utilizando las condiciones práxicas del entorno*. Es la estructura de datos que se desprende de la puesta en efecto por personas de un conjunto organizado de objetivos motores.

Una situación motriz es una actividad física* completa (deporte, juego praxiomotor, actividad de expresión corporal o de introspección corporal o de dominio de objetos), pero también puede referirse a partes o a aspectos parciales de alguna, o, incluso, a un conjunto de ellas. El conjunto de situaciones praxiomotrices es el campo de estudio exclusivo de la Praxiología Motriz y del que no se ocupan otras ciencias.

Es la puesta en práctica de una tarea praxiomotriz. Su estudio requiere entender las situaciones praxiomotrices como sistemas. En una situación motriz se distinguen dos componentes: los objetivos motores* y las condiciones motrices*.

Según el conjunto de condiciones motrices (entorno práxico* como uso de las condiciones motrices internas*), se distinguen (Rguez Ribas, 1998) las situaciones praxiocorporales, las situaciones praxioambientales y las situaciones praxiosociales.

Según el conjunto de objetivos praxiomotores (uso de los objetivos motores internos*), se distinguen (Rodríguez Ribas 1998) las situaciones locomotrices, las situaciones isomotrices y las situaciones miotrices. Ejemplos el desarrollo de una luchada, de una regata de vela, de una exhibición de juego del palo…

 

FUENTES DOCUMENTALES

Altuve, E. (1997) Juego, historia, deporte y sociedad en América Latina. Universidad de Zulia, Maracaibo (Venezuela)

Caillois, R. (1967). Jeux et Sports. Encyclopédie de la Pléiade. Gallimard. París

Caillois, R. (1986). Los juegos y los hombres. México: Fondo de Cultura Económica. Edición de 1967.

Cagigal, J.M. (1959). Hombres y deporte. Madrid: Taurus.

Cagigal, J.M. (1979). Cultura intelectual y cultura física. Buenos Aires: Kapelus

Coubertin; P. (1960) Los valores éticos del deporte. Rev, citius, Altius, fortuis. Vol II

Diem, C. (1966) Historia de los deportes. Edita: Luis de Caralt. Barcelona

González Romero, F (2015) La Competencia Motriz en el currículo de Educación Física de la enseñanza obligatoria en España y en Canarias. Tesis Doctoral. Departamento de Educación Física. ULPGC.

Hernández Moreno, J. (1994). Análisis de las estructuras de los juegos deportivos. Fundamentos del deporte. INDE: Barcelona.

Hernández Moreno, J., Castro, U. y Navarro, V. (2003). Los juegos y deportes tradicionales de Canarias. Las Palmas de Gran Canaria: Dirección General de Deportes del Gobierno de Canarias y Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Hernández Moreno, J.; Juan Pedro Rodríguez Ribas; J.P. (2004). La Praxiología Motriz: fundamentos y aplicaciones. Barcelona: Inde.

Hernández Moreno, J., Castro, U., Navarro, V. y Jiménez, F. (2007). Catálogo de los deportes y juegos motores tradicionales canarios de adultos. INDE. Las Palmas de Gran Canaria: Dirección General de Deportes del Gobierno de Canarias y Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Huizinga, J. (1938). Homo ludens. Madrid: Alianza. Edición española de 1987.

Lagardera Otero, F. y Lavega i Burgues, P. (2003). Introducción a la Praxiología Motriz. Barcelona: Paidotribo.

Lain Entralgo, P (1989) El cuerpo humano: teoría actual. Espasa-Universidad. Madrid

Mahlo, F. (1974) L´acte tactique en jeu. Vigot Freres Editeurs. París

Navarro Adelantado, V. (2002). El afán de jugar. Teoría y práctica de los juegos motores. Inde: Barcelona.

Pacheco Lara, J.L. (2011). El desarrollo de la Competencia Motriz en la Educación Física Escolar. El caso de Canarias. Acción Motriz (7), pp. 30-37. Disponible en: http://www.accionmotriz.com/documentos/revistas/articulos/7_3.pdf

Parlebas, P. (2001) Juegos, deporte y sociedad. Léxico de praxiología motriz. Barcelona: Paidotribo.

Riera Riera, J, (2005) Habilidades en el deporte. INDE. Barcelona

Rodríguez Ribas, J.P. (1997). Fundamentos epistemológicos y metodológicos de la Praxiología Motriz. (Tesis doctoral). Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Las Palmas de Gran Canaria. España.

Ruiz Pérez, L.M. (1995) Competencia motriz: elementos para comprender el aprendizaje motor en Educación Física Escolar. Madrid: Gymnos.

Ruiz Pérez, L.M. (2014). De qué hablamos cuando hablamos de Competencia Motriz. Revista Acción Motriz (12), pp. 37-44. Disponible en: http://www.accionmotriz.com/documentos/revistas/articulos/12_5.pdf

Trapero Trapero, M. (1979) El campo semántico “deporte”. Tesis doctoral

Trigo, E. y De la Piñera, S (2000) Manifestaciones de la motricidad. INDE. Barcelona

Enlaces automáticos por temática
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: 11 de octubre de 2017 a las 22:16
Pool Santillán
Una explicación muy buena y bien fundamentada, lastima que no lo rebatan o lo cuestionen con argumentos igualmente fundamentados.
Fecha: 15 de septiembre de 2017 a las 09:26
Antonio
Sólo 2 ejemplos:
1.- Ajedrez, deporte reconocido mundialmente y aceptado por el Comité Olímpico Internacional, como deporte de nivel 2 que en cualquier momento puede entrar en unos JJOO.

2.- Tiro Olímpico, como dice su nombre, un deporte Olímpico.

Váyase con el cuento a otra parte, la prehistoria, edad en la que muchos parecen querer seguir viviendo ha quedado atrás, y no va a ser usted quien convenza a nadie de que los eSports (de carácter deportivo) en su faceta de competición no pueden ser un deporte 100% reconocido, porque como le he dicho hay muchos deportes sin esa práctica motriz que usted alega como indispensable.

Pues no es usted quien define el deporte sino entidades ques están muy por encima de usted y que lo hacen a nivel mundial.

Recordarle que a 28 de agosto el Presidente del COI anunció que los eSports de carácter deportivo pueden ser deporte de pleno derecho para 2024 (¡EN 7 AÑOS! señores)

Así que como ya le dije en el anterior artículo, dejemos ya las cuevas y regulemos, lo que haga falta, que no sean violentos, que tengan organismos de control, todo lo que haga falta, pero no seamos trogloditas.

Y si los eSports no lo son, el ajedrez tampoco.

© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress

NOTICIAS

OPINIÓN

LEG. & JURIS.

EVENTOS

PUBLICACIONES

ARCHIVO HISTÓRICO (1997-2013)

Noticias 2006-2013 Opinión 2006-2013 Legislación 06-13 Eventos 2006-2013 Publicaciones 2006-13
Casos 2006-2013 Editoriales 2006-2013 Juris. 2006-13 Cursos sobre deporte Otros enlaces
BUSCADOR 1997-2013 Dossier 2006-2013 Entrevistas 2006-2013 Bases de datos
HEMEROTECA 1997-2013 Otro ángulo 06-2013 Opinión 2005-2006
Opinión 1997-2004