Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Samuel González Lemes
20 de agosto de 2017

No a la inclusión de los eSports en la Ley Canaria del Deporte

Guardar en Mis Noticias.

[Img #50562]Lejos de querer teorizar sobre lo que es deporte, o actividad física, y entrar en definiciones o debates estériles y repetitivos, me gustaría plantearles una serie de cuestiones con el único afán de que, desde vuestra individualidad, aportéis vuestro granito de arena para arreglar este despropósito.

 

He tenido la suerte, o tal vez la desgracia, de ejercer como gestor deportivo en la empresa privada, por cuenta propia, en un Ayuntamiento, en la Universidad, y hasta la fecha del corriente en el Cabildo Insular de Tenerife. El único denominador común en estos 20 años de tan variada y enriquecedora experiencia profesional es que todos los programas, servicios, instalaciones, proyectos, ideas, subvenciones, planes, etc, perseguían un único fin: LUCHAR CONTRA LA INACTIVIDAD A TRAVES DE LA PROMOCIÓN DEPORTIVA Y DE LA ACTIVIDAD FÍSICA.

 

Todas las personas que nos dedicamos a esto somos conscientes de que los hábitos deportivos han ido cambiando con el devenir del tiempo. Y, cada vez más, tenemos que adaptar nuestra oferta a la demanda de los distintos segmentos poblacionales y tipologías de práctica, incorporando, como no podía ser de otra manera, las nuevas tecnologías como herramienta para lograr nuestra finalidad, que recordemos es el aumento de la práctica deportiva.

 

La última encuesta publicada  por el CSD sobre los hábitos deportivos de los españoles en el 2016, concluía que del 100% de la población, alrededor de un 60 % no hace ningún tipo de actividad física.

 

Próximamente será publicada la encuesta sobre hábitos deportivos en la población de Tenerife, que no sólo coincide con este elevado porcentaje de inactividad, sino que además pone de manifiesto un alto porcentaje de obesidad y sobrepeso en nuestra población.

 

Otro dato interesante que se recoge, y en el que coinciden ambas encuestas, es que del 40% de la población que practica actividad física o hace algún deporte, menos del 10% lo hace de manera federada, siendo un 90% de los practicantes usuarios y usuarias libres o No Federados.

 

Esta rotunda realidad ha motivado que durante años, tanto las administraciones como las empresas deportivas, y las propias federaciones, hayan ido adaptando sus ofertas y servicios para atender esta creciente pero, insuficiente demanda de actividad física.

 

A modo de resumen, el propósito de nuestro sector en estos últimos años ha ido enfocado principalmente a:

 

1.- Aumento de la práctica deportiva.

2.- Disminución de las patologías asociadas a la inactividad y actitudes hipocinéticas en nuestras rutinas diarias (obesidad, diabetes, cardiovasculares, etc.)

3.- Inculcar hábitos de vida saludable a la población y en especial en edades tempranas.

4.- Promover, colaborar e impulsar el desarrollo del deporte de competición.

5.- Erradicar del deporte cualquier tipo de violencia, o discriminación.

6- Y en el caso de nuestra Comunidad Canaria, además, el fomento y desarrollo de los Deportes Autóctonos y Juegos Tradicionales.

 

Con estos antecedentes genéricos y por supuesto, moldeables a los distintos ámbitos de nuestro amplio sector, podríamos concluir diciendo que: El deporte ha pasado a ser una cuestión de Estado, básicamente porque lo demanda el 40% de la población, y le hace falta o lo necesita el otro 60% si quieren aumentar sus expectativas y calidad de vida, al tiempo que las administraciones ahorrarían cantidades indecentes de dinero en la sanidad pública, que hoy por hoy hace frente a estos daños colaterales descritos con anterioridad, derivados de los altos índices de inactividad y sedentarismo que impera en nuestra sociedad.

 

Hecha esta pequeña reseña de la situación actual de práctica en nuestra comunidad, digamos de paso que los problemas actuales del sector deportivo no terminan ahí, y ni mucho menos empiezan con el desarrollo de los Videojuegos, sean con motivo deportivo o simples aventuras gráficas.

 

La triste realidad es que en nuestra Comunidad Autónoma, igual que en gran parte de España, la reivindicación de aumentar una hora más la asignatura de educación física en la enseñanza obligatoria o la de articular una Ley que regule nuestra profesión, han sido históricamente obviadas o ignoradas.  Lo mismo que ha sucedido con nuestra actual y desfasada Ley Canaria del Deporte, con la salvedad de que hace algunos años el actual presidente del Gobierno de Canarias nos invitó, y hablo en plural porque trató de rodearse de los que entienden y se dedican a esto, para que se llegase a un consenso de Borrador de una renovada y nueva Ley, que fuese susceptible de ser aprobada por el parlamento de Canarias.

 

Con toda la ilusión del mundo, y con entradas y salidas de diversas personas representando a los distintos agentes de este sector (Cabildos, Ayuntamientos, FECAI, FECAM, Universidades, Federaciones, COLEFC, ACAGEDE, etc.) hemos dedicado cientos de horas de nuestro tiempo a forjar ese borrador para que fuese aprobado por mayoría en el Parlamento de Canarias, pues entendíamos que estando todos representados y trabajando bajo el consenso, no tendría razón de ser que nadie votase en contra. 

 

Sin embargo, si prosperase la propuesta de incluir determinados videojuegos en la futura Ley se estaría forzando a la oposición y al resto de grupos del Parlamento que votasen en contra de esta futura y ansiada Ley.  

 

Cuál ha sido nuestra sorpresa, al enterarnos por la prensa que por impulso o asesoramientode dos personas concretas, que por supuesto no representan a ninguno de los colectivos o entidades que hemos participado en la confección del citado Borrador de Ley Canaria del Deporte,  se ha decidido cambiar la dinámica del juego y pasar de la construcción colectiva de los expertos, a ningunearnos y dejarnos fuera de tan importante decisión, buscando justificación en innumerables oportunistas que ven en nuestro sector un filón donde captar recursos, como son los ajenos a nuestra profesión que todos hemos podido ir y leer en diversos medios estos días. Desde informáticos y diseñadores gráficos, a ingenieros, pedagogos, sociólogos, psicólogos, e incluso algún flautista encantador de serpientes.

 

¿Y qué pasa con el profesorado de educación física, los gestores, los preparadores/as físicos, los técnicos de sus respectivos Cabildos y Ayuntamientos, las Federaciones Deportivas, y las instituciones que representan a esta profesión? Les pregunto ¿Qué pasa con el SECTOR? Que el presidente del Gobierno de Canarias o su Consejero de Deportes no nos pregunte clama al cielo, pero que nosotros no manifestemos ahora que aún estamos a tiempo nuestra disconformidad con la inclusión de los Videojuegos en La Ley Canaria, y que por supuesto tampoco se les considere como deporte, ¡eso!, eso sí que no puede suceder.

 

Todo el mundo tiene derecho a ser escuchado, y por supuesto, los “Gamers” y sus empresarios y defensores también, pero no a costa de que se silencie y se ningunée a todo un sector que es el de la actividad física y el deporte. Nosotros no sólo tenemos el mismo derecho, sino que además tenemos la obligación de hacerlo, es nuestra COMPETENCIA.

 

Llegados a este punto, me gustaría plantearles otra reflexión en voz alta. Vamos a permanecer callados y calladas ante la justificación empleada por los intrusos a nuestro sector a través de un discurso sesgado: mantener como argumento que sí son deporte porque existe la palabra lúdico en la definición, me parece cuando menos oportunista, pues en las máquinas tragaperras o el el juego de cartas, e incluso en el bingo, se da el componente lúdico, que muchas veces se acompaña también de cierto componente motriz, al tener que mover la mano y el codo para ejecutar ciertos movimientos.

 

¿Acaso este uso temporal y sesgado les acredita como deporte? NO. Pues es bastante similar con lo que se pretende forzar con los Videojuegos con motivos deportivos. ¡ Por favor !, ¡La actividad motriz se entiende que debe perdurar en el tiempo más allá de apretar triángulo, cuadrado, cuadrado circulo¡¡¡

 

Se ha propuesto además como modelo a imitar los grandes equipos o las grandes figuras competitivas, que generan cantidades ingentes de dinero, y a los que todos los niños y niñas querrán imitar, pero no se ha tenido en cuenta que el modelo competitivo es una pirámide se mire como se mire. Y a la cúspide pude llegar uno/a, y los miles de “Gamers” anónimos que están en sus casas encerrados/as, o en cualquier lugar habilitado para su uso, no sólo jamás ganaran nadasino que verán deteriorada su salud de manera anticipada y con el fomento y beneplácito del Gobierno que apruebe esta medida.

 

Si lo único que se pretende es generar dinero para los clubes o determinados sectores, que ellos mismos gestionen dichos recursos con sus propios medios, igual que han hecho con las televisiones y las apuestas. Pero dejen a nuestro sector al margen. Existen muchas maneras más éticas y saludables de generar riqueza, como podría ser subir el impuesto a las bebidas azucaradas y ya de paso no estaría de más destinar ese aumento a proyectos deportivos.

 

Compañeros y compañeras, estamos ante algo más grave que unos simples daños colaterales, el no manifestar nuestro posicionamiento tendrá graves repercusiones entre otras cosas en:

 

Sanidad: Incremento del gasto por enfermedades asociadas a la inactividad. Consumo de estimulantes, horas sentados = no activos. Malos hábitos, en contraposición con nuestros programas estrellas, Vida Activa, Activa Tu Vida, Isla Activa, La Laguna Depor Vida, Red de Escuelas Promotoras de Salud, España se Mueve, y un largo etc.. Los Gamers, habitualmente juegan por la tarde y por la noche, hasta altas horas de la madrugada y en muchas ocasiones desde un simple móvil. Cuando se trata de eventos, incluso varios días seguidos, y sin quitar mérito a su exitosa organización, y quizás su justo desarrollo, creo que no debe estar entre nuestra oferta deportiva y saludable.

 

Educación: No sólo no aumentarían las tan necesarias horas de educación física, sino que ahora el profesorado podrá elegir para impartir sus sesiones entre la cancha y el aula de informática. ¿Y el curriculum educativo? También contemplaran los videojuegos como parte de las materias a evaluar. Creo firmemente en las posibilidades de las TIC como herramienta docente y educativa, y el uso puntual de un aula para determinados contenidos, pero de ahí a considerar incluir los Videojuegos Electrónicos en la Ley del Deporte....   

 

¿Qué pasa con las cualidades físicas básicas?, o las ahora llamadas destrezas motrices, me podrían decir donde están incorporadas en el uso del Joystick, el mando, o el teclado, es que ya ninguno de los que apuestan por esta desacertada idea se acuerdan que nuestra materia prima son la fuerza, la velocidad, la resistencia, la flexibilidad, y demás, donde el esfuerzo o gasto calórico continuado se entiende como algo más que apretar tres botones seguidos combinándolos de cualquier manera.

 

Igualdad: Graves connotaciones sexistas y discriminaciones entre hombres y mujeres. Tanto en el marketing como en el desarrollo de los propios juegos.

 

Socialización: Otro factor importantísimo al que se le daría de lado y que ayuda a la formación integral de la persona.

 

En la propia Ley: Como frenaran intentos posteriores de meter más modalidades. Ejemplo: ¿las aventuras gráficas se convalidarían porsenderismo?.Y quienes estarían habilitados para entrenar esos equipos, ¿los informáticos e ingenieros? Y qué hay de la naturaleza y las propias reglas de los deportes que emulan, hay gestos, tácticas y técnicas que no son reales.

 

Al deporte Federado: ¿Tendrán que repartirse los fondos de ayuda al deporte de élite y de ayuda a la cantera con los jugadores de videojuegos? Cuando vengan los clubes a pedir explicaciones de porqué les tocó el año uno después de la “Aberración de incluir los Videojuegos en la Ley”, la mitad de años anteriores porque hay un equipo de “Gamers del Fifa 2020”, o cuando el “Virtual Tenerife que dispute la Primera División Española Virtual”, puntúe más que el propio equipo convencional de segunda. ¿Quien será el encargado/a de explicarle esto a los aficionados y directivas? ¿Los técnicos que fiscalizamos las subvenciones? Por no hablar de la elaboración y criterios de las propias subvenciones, competiciones, jornadas, eventos y encuentros. ¿Vendrán los informáticos y los ingenieros y psicólogos a elaborar estas tareas? Porque lo más cojonudo, y perdón por la expresión, es que también nos lo pidan a los “Ninguneados”. O quizás ya se hayan ofrecido como voluntarios los promotores y artífices de este despropósito.

 

No es mi intención catalogar de forma peyorativa el uso y disfrute de los Videojuegos, y va por adelantado mi más profundo respeto para todos los “Gamers”, pues cada uno/a, es dueño de su tiempo y de su salud, e igual que no me parece censurable que alguien decida pasar horas leyendo en un sillón, me parece justo que las personas puedan elegir los videojuegos, pero para nada sería justo que estuviesen al amparo o regulados por una Ley del Deporte, dado que básicamente no son deporte.  Igual que el cine con temática deportiva no deja de ser cine, o las canciones con alusiones deportivas no dejan de ser música, dichos videojuegos competitivos deberían regulase por una Ley de usos Digitales.

 

Tengo la suerte de conocer a Fernando Clavijo, y siempre me ha demostrado que es una persona dialogante y que escucha a los demás, no llego a entender como se ha dejado embaucar en este asunto pero confío en que si nuestro SECTOR se manifiesta y le habla, sabrá reconducir esta situación. Por ello te pido que aportes tu granito de arena manifestando tu rechazo a la inclusión de los Videojuegos con temática deportiva en La Ley Canaria del Deporte, así como su intento de considerarles deporte. Bastaría con que difundas el mensaje, escribas tus impresiones, le des a un me gusta, compartas, o twittear, esta misma carta, pero por favor, no permanezcas indiferente ante un asunto tan importante.  

 

Samuel González Lemes

Licenciado en Ciencias de La Actividad Física y el Deporte

Técnico de Deportes en el Cabildo Insular de Tenerife

Socio Nº 96 de ACAGEDE

Enlaces automáticos por temática
IUSPORT • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress