17 de agosto de 2017
Última actualización: 17:18
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Javier Rodríguez Ten
2 de agosto de 2017
La cautelarísima al Real Betis de baloncesto, en su justa medida

Cautelarísimas y cautelares: serpientes de verano

Guardar en Mis Noticias.

El auto de cautelarísimas a favor del Real Betis de baloncesto nos introduce nuevamente en el maravilloso mundo del Derecho procesal. Auto irrecurrible pero que es provisional (muy importante). Antes de decidirse definitivamente, la ACB deberá ser escuchada, pues tiene derecho a oponerse. El caso es similar al del Real Murcia hace algunas temporadas: una decisión meramente provisional hasta que se oiga a la otra parte, momento en el que se resolverá "definitivamente" (porque contra la decisión que sea cabe recurso).

IUSPORT se ha hecho eco de la existencia de un Auto, dictado por el Juzgado de primera instancia nº 23 de Barcelona, por el que como medida "cautelarísima" (es decir, dictada sin haber escuchado más que a la parte que la solicita) se dispone que debe ser objeto de valoración la admisión en la Liga ACB el Real Betis de baloncesto (ampliar información AQUÏ). Contra dicho auto no cabe recurso alguno.

 

Como sucedió en el caso del Real Murcia hace algunas temporadas, el club beneficiado por la resolución se ha apresurado a exigir su ejecución y a enfatizar en el hecho de que se trata de un Auto irrecurrible. Es cierto, pero también lo es que se trata de un Auto provisional, transitorio, cuya validez queda supeditada a que se escuche a la ACB y entonces se resuelva "definitivamente". Esto es lo que deben tener claro los aficionados. Pura aplicación de la legislación procesal, que ya explicamos en su momento en el caso del Real Murcia, que obtuvo un Auto similar hace algunas temporadas que lamentablemente para la entidad posteriormente no se vió confirmado. Lo que en su momento explicamos, que invitamos a releer (pueden hacerlo AQUÍ) tiene total aplicación al presente supuesto. Claro, que el caso del Real Murcia al final se dividió en dos, uno en el ámbito mercantil y otro en el contencioso-administrativo, donde también se solicitó tutela cautelar pero fue desatendida (acompañamos ambas regulaciones).

 

En este sentido, la ejecución del Auto exige la adopción de diferentes actuaciones corporativas por parte de la ACB (como sucedió en su momento con la LFP y el Murcia), lo que podría generar (máxime en el mes que estamos, inhábil en lo judicial salvo habilitación de días que no parece se haya producido, y en la fecha de inicio de la Liga ACB, 30 de septiembre, que da tiempo a que el proceso cautelar se complete a mediados de mes previsiblemente) es que la materialización no se produzca antes de dictarse el Auto que decida mantener o revocar la medida "cautelarísima", decisión que por otra parte, para mantener el "suspense", será recurrible y recurrida por la parte que resulte perjudicada. A no ser que la ACB decidiera no oponerse al Auto y completar una competición impar con un club con tirón audiovisual, algo que no es imposible pero sí poco probable al cierre de este artículo.

 

Por tanto, aunque el titular sea importante, la realidad jurídica no es que resulte especialmente destacable porque a ciencia cierta no hay nada de nada. En cualquier caso, les dejamos los preceptos aplicables, para que saquen su propia conclusión, tanto en lo contencioso (que es el orden jurisdiccional donde más frecuentemente se solicitan en Derecho del deporte, a resoluciones del CSD, el TAD, órganos autonómicos equivalentes... funciones administrativas y públicas delegadas como la disciplina deportiva, la expedición de licencias...), que era el que iba en el texto original del comentario, como en el orden civil, menos frecuentes pero que son las aplicables al caso que nos ocupa, como bien han apuntado los amigos de @tusasuntoslegal, con cierta ironía, al percibir su omisión.

 

ORDEN CONTENCIOSO - ADMINISTRATIVO (Ley de la jurisdicción contencioso-administrativa)

 

En el orden jurisdiccional contencioso-administrativo (recordemos que finalmente el Real Murcia acudió tanto a los juzgados de lo mercantil como al orden contencioso-administrativo) la regulación es la siguiente:

 

Artículo 135.

1. Cuando los interesados alegaran la concurrencia de circunstancias de especial urgencia en el caso, el juez o tribunal sin oír a la parte contraria, en el plazo de dos días podrá mediante auto:

a) Apreciar las circunstancias de especial urgencia y adoptar o denegar la medida, conforme al artículo 130. Contra este auto no se dará recurso alguno. En la misma resolución el órgano judicial dará audiencia a la parte contraria para que en el plazo de tres días alegue lo que estime procedente o bien convocará a las partes a una comparecencia que habrá de celebrarse dentro de los tres días siguientes a la adopción de la medida. Recibidas las alegaciones o transcurrido el plazo en su caso o bien celebrada la comparecencia, el juez o tribunal dictará auto sobre el levantamiento, mantenimiento o modificación de la medida adoptada, el cual será recurrible conforme a las reglas generales.

 

Artículo 130.

1. Previa valoración circunstanciada de todos los intereses en conflicto, la medida cautelar podrá acordarse únicamente cuando la ejecución del acto o la aplicación de la disposición pudieran hacer perder su finalidad legítima al recurso.

2. La medida cautelar podrá denegarse cuando de ésta pudiera seguirse perturbación grave de los intereses generales o de tercero que el Juez o Tribunal ponderará en forma circunstanciada.

 

ORDEN JURISDICCIONAL CIVIL (Ley de enjuiciamiento civil) 

 

Como puede apreciarse, la regulación civil es casi idéntica a la contencioso-administrativa, y conforme a su artículo 4 es supletoria.

 

Artículo 733. Audiencia al demandado. Excepciones.

1. Como regla general, el tribunal proveerá a la petición de medidas cautelares previa audiencia del demandado.

2. No obstante lo dispuesto en el apartado anterior, cuando el solicitante así lo pida y acredite que concurren razones de urgencia o que la audiencia previa puede comprometer el buen fin de la medida cautelar, el tribunal podrá acordarla sin más trámites mediante auto, en el plazo de cinco días, en el que razonará por separado sobre la concurrencia de los requisitos de la medida cautelar y las razones que han aconsejado acordarla sin oír al demandado.

Contra el auto que acuerde medidas cautelares sin previa audiencia del demandado no cabrá recurso alguno y se estará a lo dispuesto en el capítulo III de este título. El auto será notificado a las partes sin dilación y, de no ser posible antes, inmediatamente después de la ejecución de las medidas.

 

Artículo 734. Vista para la audiencia de las partes.

1. Recibida la solicitud, el Secretario judicial, mediante diligencia, salvo los casos del párrafo segundo del artículo anterior, en el plazo de cinco días, contados desde la notificación de aquélla al demandado convocará a las partes a una vista, que se celebrará dentro de los diez días siguientes sin necesidad de seguir el orden de los asuntos pendientes cuando así lo exija la efectividad de la medida cautelar.

2. En la vista, actor y demandado podrán exponer lo que convenga a su derecho, sirviéndose de cuantas pruebas dispongan, que se admitirán y practicarán si fueran pertinentes en razón de los presupuestos de las medidas cautelares. También podrán pedir, cuando sea necesario para acreditar extremos relevantes, que se practique reconocimiento judicial, que, si se considerare pertinente y no pudiere practicarse en el acto de la vista, se llevará a cabo en el plazo de cinco días. Asimismo, se podrán formular alegaciones relativas al tipo y cuantía de la caución. Y quien debiere sufrir la medida cautelar podrá pedir al tribunal que, en sustitución de ésta, acuerde aceptar caución sustitutoria, conforme a lo previsto en el artículo 746 de esta Ley.

3. Contra las resoluciones del tribunal sobre el desarrollo de la comparecencia, su contenido y la prueba propuesta no cabrá recurso alguno, sin perjuicio de que, previa la oportuna protesta, en su caso, puedan alegarse las infracciones que se hubieran producido en la comparecencia en el recurso contra el auto que resuelva sobre las medidas cautelares.

 

De ahí que obtener una "cautelarísima" sea un paso inicial importante, pero teniendo en cuenta que la realidad se produce días (o semanas) después.

 

Javier Rodríguez Ten

Universidad San Jorge

Crowe Horwath

IUSPORT • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress

NOTICIAS

OPINIÓN

LEG. & JURIS.

EVENTOS

PUBLICACIONES

ARCHIVO HISTÓRICO (1997-2013)

Noticias 2006-2013 Opinión 2006-2013 Legislación 06-13 Eventos 2006-2013 Publicaciones 2006-13
Casos 2006-2013 Editoriales 2006-2013 Juris. 2006-13 Cursos sobre deporte Otros enlaces
BUSCADOR 1997-2013 Dossier 2006-2013 Entrevistas 2006-2013 Bases de datos
HEMEROTECA 1997-2013 Otro ángulo 06-2013 Opinión 2005-2006
Opinión 1997-2004