14 de diciembre de 2017
Última actualización: 02:44
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Anna Almécija
31 de julio de 2017

La responsabilidad por ahogamientos y accidentes en el medio acuático

Guardar en Mis Noticias.

[Img #49144]En 2017, a fecha de hoy han fallecido 25 menores en medio acuático. Los ahogamientos son la segunda causa de muerte infantil en España y lo ocurridos este año se han incrementado un 62% respecto de las cifras registradas el año anterior. 

 

Ante este panorama desolador se han llevado a cabo diversas campañas de concienciación, entre la que destaco la existosa #OjoPequeAlAgua  organizada por la Asociación Nacional de Seguridad Infantil, Segurbaby y Emergencias 7000 basada en la prevención:  un menor constantemente vigilado no se ahoga. Uno de los puntos esenciales de la campaña es hacer difusión de la responsabilidad que tienen los adultos que están haciéndose cargo del menor, quienes deben prohibirles conductas de riesgo, evitar distracciones de todo tipo, estar cerca de los niños y calcular el tiempo en que pueden auxiliarlos de ser necesario.

 

Es esencial también explicar el papel que juega el socorrista. Es una profesional clave para garantizar la seguridad en piscinas y playas, merece todo el reconocimiento, su labor es esencial. Cabe recordar que tiene dos ojos para vigilar a un determinado número - a veces excesivo- de personas, por ello no puede hacerse recaer en él la responsabilidad de todo lo que allí ocurra y mucho menos pensar que los menores están seguros por su mera presencia, cesando así el deber de vigilancia de los cuidadores.

 

Así de tajante es la Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid de 17 de abril de 2015 en la que se indica que es “responsabilidad de la madre el cuidado del menor, en todo momento, y por tanto también dentro del recinto de la piscina, sin que su responsabilidad en cuanto a la atención del menor pueda entenderse delegada en el socorrista”. Prosigue diciendo que  “la atención de la madre respecto a las evoluciones de su hijo por el recinto fue deficiente, ya que la desatención, tal y como se recoge en la sentencia, no duró un segundo, puesto que, con estricto respeto a los hechos probados de la sentencia, es lo cierto que el menor tuvo tiempo de abandonar el lugar donde se encontraba su madre, llegar al recinto de la piscina, y caer o introducirse en la misma, lo que se ignora, ya que persona alguna se apercibió de tal circunstancia” 

[Img #49145]

 

 

 

Finalmente reitera “no puede negarse la trascendencia de la omisión del deber de cuidado de la madre en el hecho de que el menor llegara a colocarse en la situación de peligro que terminó en el fatal desenlace que da origen al presente procedimiento” 

 

Y añade esta Sentencia otro factor en el que también hay que incidir para evitar accidentes, además de la vigilancia constante, la prevención mediante los elementos adecuados “junto a ello, no debe dejar de atenderse, como igualmente se consigna en la sentencia la inexistencia de vallado perimetral de la piscina, lo que supuso sin duda una mayor facilidad para que el menor fallecido pudiera acceder a la piscina sin ser visto por nadie”

 

Igualmente, la Sentencia de la Audiencia Provincial de Lugo de 16 de septiembre de 2005 exonera de responsabilidad a los demandados ya que  “pese a lo desgraciado del accidente que nos ocupa la Jurisprudencia del Tribunal Supremo ha venido entendiendo que cuando la conducta de la víctima -menor o sus cuidadores- fue fundamental en la determinación del fatal resultado, en aras a la justicia distributiva, conmutativa y social, así como la seguridad jurídica, no se puede hablar de una responsabilidad indemnizable que se puede reprochar a un tercero” 

 

El Tribunal Supremo en Sentencia de 23 de julio de 2008, recuerda que en casos de ahogamiento de menores, incluso niños de corta edad, en piscinas o albercas de fincas ajenas, la jurisprudencia considera que el principio de "competencia de la víctima", comprendiendo en el concepto de víctima a los padres cuando se trate de menores sin discernimiento, principio aplicado también por la STS 24-10-03 como el de "control de situación por la víctima", impide trasladar al propietario de la piscina o alberca la responsabilidad del daño sufrido por el menor cuando el acceso de éste no fuera razonablemente previsible por aquél y, en cambio, los padres del menor hubieran descuidado su vigilancia ( SSTS 18-5-99 en recurso nº 3259/94 , 7-9-00 en recurso nº 1377/95 y 6-9-05 en recurso nº 981/99 )

 

Asimismo, el Alto Tribunal ha declarado en diversas Sentencias que para apreciar responsabilidad en los casos de daños personales con ocasión de bañarse en una piscina "es preciso o bien que los vigilantes no se hallen en el lugar del accidente (STS de 14 de junio de 1984 ) o que no exista personal adecuado de vigilancia (STS de 23 de noviembre de 1982 ) o que el propietario de la piscina no haya cumplido las exigencias administrativas que determinan la autorización de la apertura ( STS de 10 de abril de 1988 ) o que se creen riesgos que agraven los inherentes al uso de una piscina ( STS de 23 de febrero de 1995 ) o cualquier otro análogo que permita fundar el reproche culpabilístico " ( STS 2-9-97 cuya doctrina se reproduce por la STS 14-11-02), entre otras SSTS 6 junio 2007 , 2 septiembre 2007 , 30 julio 2008 …

 

Ello supone, por lo tanto y como es lógico, que el hecho de que haya un fallecimiento en una piscina no supone que automáticamente haya una responsabilidad del socorrista o del titular de la instalación, así por ejemplo en el Auto de la Audiencia Provincial de Lleida de 22 de marzo de 2007 “entrando en el análisis de la actuación del socorrista su conducta, tras examinar el resultado de las diligencias hasta ahora practicadas no presupone una negligencia de ámbito penal. Su intervención fue diligente, porque estando en la piscina que él controlaba, y nada más ver (o apercibirse por terceros) del cuerpo del fallecido se arrojó al agua para sacarlo y proceder a efectuarle los primeros auxilios, aunque lamentablemente ya fue tarde. No es exigible en aras a exonerar de cualquier responsabilidad penal que el vigilante socorrista asuma un control y una visión total y en todo momento de la piscina siendo que no consta que en ningún momento abandonara las instalaciones sin que conste ninguna petición de auxilio ni golpes en el agua que pudieran alertar de que se hundía involuntariamente. Además en cuanto se percató del cadáver actuó de inmediato sacándolo del agua y practicando maniobras de reanimación, avisando a las taquilleras para que llamaran a la ambulancia y médico que llegaron minutos después”

 

Se absuelve por Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid en Sentencia de 23 de mayo de 2016  al socorrista en el caso de un menor que quedó en coma como consecuencia de un ahogamiento, ya que nadie vio que estaba en el fondo de la piscina. Al ser advertido el socorrista por una usuaria éste se lanzó al agua  sacó al menor inconsciente, procediendo a realizarle las maniobras de reanimación y a avisar a una ambulancia, que llegó a los 10 o 15 minutos.

 

En cuanto a lesiones ocurridas por una zambullida en una zona poco profunda de la piscina, en este caso de un joven,  la Audiencia Provincial de Madrid en Sentencia de 6 de junio de 2016 resuelve que no hay responsabilidad de la instalación dado que  el accidentado tenía 22 años, se tiró de cabeza en una zona poco profunda donde el agua sólo llegaba a la cintura de los bañistas, por lo que incluso aunque hubiera, a efectos dialécticos, una defectuosa e inadecuada señalización de la profundidad de la piscina, ello no puede propiciar que lo desconociera, por lo que ha habido un uso inadecuado de las instalaciones, lo que exonera de responsabilidad a sus titulares. “Existiendo culpa del recurrente, que no hubiera podido ser evitada por los socorristas, dado además el carácter rápido y sorpresivo de una conducta como la de lanzarse a la piscina”

Enlaces automáticos por temática
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
IUSPORT • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress

NOTICIAS

OPINIÓN

LEG. & JURIS.

EVENTOS

PUBLICACIONES

ARCHIVO HISTÓRICO (1997-2013)

Noticias 2006-2013 Opinión 2006-2013 Legislación 06-13 Eventos 2006-2013 Publicaciones 2006-13
Casos 2006-2013 Editoriales 2006-2013 Juris. 2006-13 Cursos sobre deporte Otros enlaces
BUSCADOR 1997-2013 Dossier 2006-2013 Entrevistas 2006-2013 Bases de datos
HEMEROTECA 1997-2013 Otro ángulo 06-2013 Opinión 2005-2006
Opinión 1997-2004