20 de septiembre de 2017
Última actualización: 20:10
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
EFE / IUSPORT
15 de julio de 2017

El movimiento paralímpico y su imagen: el cambio llegó con Barcelona'92

Guardar en Mis Noticias.

Los Juegos de Barcelona marcaron un hito en la historia del deporte paralímpico gracias a novedades como las clasificaciones funcionales en los principales deportes y los primeros controles antidopaje, si bien su mayor mérito social fue dar normalidad en España a un colectivo hasta entonces con escasa visibilidad y que superó el centenar de medallas.

 

El uso de 88 autobuses de piso bajo, que fueron importados, y de 38 microbuses adaptados fue un ejemplo de la aportación de los Juegos de Barcelona a la sociedad.

 

A partir de entonces, los servicios municipales de transporte de numerosas ciudades españolas incorporaron estas mejoras, así como las aceras rebajadas para favorecer los desplazamientos de las personas con movilidad reducida.

 

Atletismo, baloncesto, esgrima, natación, tenis de mesa, tiro con arco y tiro olímpico fueron los deportes que empezaron a competir con clasificaciones funcionales.

 

Se establecieron criterios de participación y cupos por país y se eliminó la libre participación que había hasta entonces.

 

Los controles antidopaje se hicieron según la normativa y la lista de sustancias prohibidas del Comité Olímpico Español.

 

Los deportistas se alojaron en la misma Villa utilizada para los Juegos Olímpicos, ya planificada para que fueran accesible. En los Juegos de Seúl, cuatro años antes, hubo dos villas, la olímpica y la paralímpica.

 

"La Villa de Barcelona tenía absolutamente de todo. Recuerdo las pantallas táctiles con los resultados... Ahora es algo normal, pero hace veinticinco años era de ciencia ficción", recuerda el nadador Luis Leardy, que ya había estado en Seúl'88.

 

Una de las sorpresas de los Juegos Paralímpicos de Barcelona fue la gran asistencia de público a los estadios. 65.000 personas llenaron el Estadio Olímpico para presenciar la llegada del maratón en silla de ruedas. Más de 2,3 millones de personas asistieron a las 487 competiciones de los quince deportes del programa.

 

Alberto Jofre, director gerente del Comité Paralímpico Español y miembro del Comité Organizador de Barcelona'92, recuerda que en las piscinas Picornell iban a desmontarse las gradas supletorias pero, a la vista de que se llenaban, optaron por dejarlas.

 

"Se decía que iban a ser las paralímpiadas del cemento, que no iba a ir nadie, y se superaron con creces las expectativas", señala Jofre.

 

Aunque había que sacar entrada para asistir a las pruebas, toda ellas fueron gratuitas. Solo hubo que pagar por ver las ceremonias de inauguración y clausura.

 

Durante los Juegos se batieron 279 récords mundiales y se repartieron 431 medallas. Participaron 3.020 deportistas de 82 países.

 

La delegación española acabó quinta en el medallero, con 107 trofeos, 34 de ellos de oro. El equipo estuvo formado por 299 deportistas (217 hombres y 82 mujeres), abanderados en la inauguración por el atleta Javier Salmerón.

 

Estados Unidos, Alemania, Reino Unido y Francia fueron los cuatro primeros en la clasificación final.

 

Juan Antonio Samaranch, presidente del Comité Olímpico Internacional entre 1980 y 2001, y el dirigente catalán como Joan Palau, con quién fundó en 1968 la Federación Española de Deportes de Minusválidos, fueron los grandes impulsores de los Juegos.

 

Una vez concedida la sede, también la ONCE tuvo un papel fundamental en el éxito de los Juegos. Destinó 4.000 millones de pesetas (24 millones de euros) a la organización y se encargó de la formación de algunos deportistas.

 

Entre las estrellas deportivas, el atleta vizcaíno Javi Conde, ganador de cuatro oros; la esgrimista Gema Hassen-Bey, doble medallista de bronce y que recuerda la sensación de fiesta "casi tribal" que reinaba en el equipo, y Purificación Santamarta, participante en siete ediciones de los Juegos y que en Barcelona se hizo con cuatro oros.

 

La corredora invidente destaca la importancia de competir en casa, de hacerlo en las mismas instalaciones que los olímpicos y las facilidades de las que dispusieron para la preparación.

 

"Del legado de Barcelona estuvimos viviendo hasta el año 2004", dice.

 

La herencia de los Juegos también se tradujo en la creación, tres años después, en 1995, del Comité Paralímpico Español. En 1998 la Ley del Deporte le reconoció la misma naturaleza y funciones que el Comité Olímpico Español. 

Enlaces automáticos por temática
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress

NOTICIAS

OPINIÓN

LEG. & JURIS.

EVENTOS

PUBLICACIONES

ARCHIVO HISTÓRICO (1997-2013)

Noticias 2006-2013 Opinión 2006-2013 Legislación 06-13 Eventos 2006-2013 Publicaciones 2006-13
Casos 2006-2013 Editoriales 2006-2013 Juris. 2006-13 Cursos sobre deporte Otros enlaces
BUSCADOR 1997-2013 Dossier 2006-2013 Entrevistas 2006-2013 Bases de datos
HEMEROTECA 1997-2013 Otro ángulo 06-2013 Opinión 2005-2006
Opinión 1997-2004