23 de julio de 2017
Última actualización: 06:49
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martinho Neves Miranda
30 de enero de 2017

La Constitucionalización del deporte en el mundo

Guardar en Mis Noticias.

[Img #35914]La previsión de este tema en las cartas constitucionales representa la consagración exponencial del deporte como un asunto de la mayor relevancia pública, exactamente como parte del proceso de expansión de las tareas del Estado.

 

Pero, es importante destacar que la regulación de esta materia a nivel constitucional no tiene la característica de abordar el deporte de rendimiento, sino el deporte como agente de promoción en el ámbito de la salud del hombre. En otras palabras, las constituciones que se dedican al tema, abordan el deporte en sus manifestaciones que proporcionan mejores condiciones de vida para las personas.

 

Vale la pena señalar, sin embargo, que el marco constitucional del deporte varía de acuerdo con el modelo político adoptado por los países, ya que se observa que, en los Estados democráticos, el trabajo de las autoridades públicas está orientado a atender a la persona, mientras que para los Estados miembros del bloque socialista, el asunto fue acogido como un mecanismo de mejora del régimen que habían elegido.

 

Y fue precisamente en los países vinculados al régimen socialista que no sólo comenzó, sino también se propagó en gran medida la inclusión del deporte en sus cartas constitucionales.

 

La primera aparición del deporte tuvo lugar en la Constitución de la extinta República Democrática Alemana de 1968, que declaró en su art. 8 que "la cultura física, el deporte y el turismo servirán como elementos de la cultura socialista, al total del desarrollo corporal y espiritual de los ciudadanos."

 

La Bulgaria en 1971 produjo un texto similar, proclamando en su artículo 47.2 que “El Estado y las organizaciones sociales difunden la instrucción y la cultura sanitaria entre la población y estimulan el desarrollo de la educación física y del turismo”.


La Constitución de 1977 de la extinta U.R.S.S. en su artículo 41 consagró el derecho al descanso y lo garantizó, entre otros, con el “desarrollo masivo del deporte” de la educación física entre otras medidas que garantan el derecho al descanso.


Por último, el artículo 46 de la Carta de 2004 de la República Popular de China afirma que “El Estado promueve el desarrollo integral de los niños y jóvenes, moral, intelectual y físicamente”.

 

Esta breve reseña de las constituciones que reverenciaron el régimen socialista refleja el deporte no como un derecho individual, sino un mecanismo de desarrollo colectivo, como una forma de facilitar el progreso socio cultural de la nación.

 

Pero, en las constituciones del bloque formado por los regímenes democráticos, se observa que existe la preocupación de los Estados para dar al deporte un valor orientado a servir particularmente a sus ciudadanos, en lugar del perfil instrumentista enmarcado por el comunismo. 

 

La Constitución de Grecia de 1975 fue la primera del mundo occidental para tratar el deporte desde esta perspectiva, cuyo artículo 16, nº 9 establece que “Los Deportes se colocan bajo la protección y la supervisión del Estado.” 


Si bien el dispositivo no indica literalmente la existencia de un derecho del ciudadano al deporte, su situación topográfica en la Constitución tiene un valor considerable, ya que el precepto aludido se encuentra atascado en el capítulo de los derechos individuales y sociales.

 

Por su parte, la Constitución Española de 1978 insertó el deporte como factor de mejora de las condiciones de salud de la población, ya que se encuentra ubicado en el artículo 43, cuyo apartado no. 01, reconoce el derecho de todos a la protección a la salud, mientras que el apartado nº 02 establece que las medidas preventivas y los beneficios relacionados con la mejora de las condiciones de salud de la población deben ser garantizadas por el Estado.

 

 Los mismos criterios de interpretación que adoptamos para analizar la Constitución griega deben aplicarse en relación con el texto en español, ya que el dispositivo, aunque esté situado en el Capítulo tercero, que se ocupa de los principios rectores de la política social y económica, está bajo la protección del Título I de la Constitución, que recibió la denominación  "De los Derechos y Deberes Fundamentales".
               
 

Avance significativo fue señalado por el legislador constitucional portugués de 1976, el cual, sin precedentes en la historia del constitucionalismo moderno, CONSAGRÓ claramente la existencia de un verdadero derecho de los individuos al deporte.

 

Con efecto, el artículo 79, dice: "El Estado reconoce el derecho de los ciudadanos a la cultura física y al deporte, como medios de promoción humana, y le corresponde promover, estimular y orientar la práctica y difusión de los mismos". 

 

En Brasil, el constituyente de 1988, también produjo un texto muy avanzado en este campo, cuando establece en el artículo 217 ser "deber del Estado fomentar las actividades deportivas formales y no formales, como derecho de cada uno".

 

Vale la pena señalar que este derecho es muy amplio, una vez que abarca todos las manifestaciones deportivas, sea las de rendimiento, las de educación o meramente como una actividad de ocio.

 

A su vez la Constitución colombiana, como la brasileña y la portuguesa, es muy avanzada, ya que en su artículo 52 “reconoce el derecho de todas las personas a la recreación, a la práctica del deporte y al aprovechamiento del tiempo libre.”


Estos ejemplos extraídos de constituciones de algunos países, sean democráticos o no, dejan claro una tendencia global:

 

De que los Estados asumieron la tarea de proporcionar a todos el acceso al deporte, por tener esta actividad un valor innegable para el desarrollo de los seres humanos, constituyéndose en poderoso instrumento de mejora socioeducativa y una herramienta de consolidación exitosa de la ciudadanía y afirmación de la propia sociedad. 

 

 

Enlaces automáticos por temática
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: 13 de julio de 2017 a las 21:17
Eduardo Rodriguez
Muy bueno su artículo e interesante, yo incluiría a Venezuela en el mismo tomando en consideración lo siguiente:
Artículo 111 – Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Todas las personas tienen derecho al deporte y a la recreación como actividades que benefician la calidad de vida individual y colectiva. El Estado asumirá el deporte y la recreación como política de educación y salud pública y garantizará los recursos para su promoción. La educación física y el deporte cumplen un papel fundamental en la formación integral de la niñez y adolescencia. Su enseñanza es obligatoria en todos los niveles de la educación pública y privada hasta el ciclo diversificado, con las excepciones que establezca la ley. El Estado garantizará la atención integral de los y las deportistas sin discriminación alguna, así como el apoyo al deporte de alta competencia y la evaluación y regulación de las entidades deportivas del sector público y del privado, de conformidad con la ley..

IUSPORT • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress

NOTICIAS

OPINIÓN

LEG. & JURIS.

EVENTOS

PUBLICACIONES

ARCHIVO HISTÓRICO (1997-2013)

Noticias 2006-2013 Opinión 2006-2013 Legislación 06-13 Eventos 2006-2013 Publicaciones 2006-13
Casos 2006-2013 Editoriales 2006-2013 Juris. 2006-13 Cursos sobre deporte Otros enlaces
BUSCADOR 1997-2013 Dossier 2006-2013 Entrevistas 2006-2013 Bases de datos
HEMEROTECA 1997-2013 Otro ángulo 06-2013 Opinión 2005-2006
Opinión 1997-2004