22 de octubre de 2017
Última actualización: 10:05
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
18 de marzo de 2014

La querella contra Manuel Llorente deriva en una investigación sobre el traspaso de Villa al Barcelona

Guardar en Mis Noticias.

[Img #4290]La causa abierta en un juzgado de Valencia contra Manuel Llorente, expresidente del Valencia, y José Luis Olivas, expresidente de Bancaja, entre otros, ha dado lugar a una línea de investigación inesperada, sobre todo en el seno del FC Barcelona, cuyos dirigentes ya no saben hacia dónde mirar.

El sinuoso caso del préstamo de Bancaja (Bankia) a la Fundación del Valencia, ya tomó un giro nuevo en noviembre de 2013, cuando la Audiencia de Valencia dictó auto por el que reabría la causa penal contra exdirectivos del club valencianista y de la entidad financiera. Mediante auto de fecha 11 de noviembre de 2013, la sección tercera de la Audiencia de Valencia estimó el recurso de apelación de un grupo de socios del Valencia CF contra la resolución del Juzgado de Instrucción número 3 de Valencia del 15 de julio del mismo año.

La Sala acordó entonces reabrir la causa penal contra cuatro Manuel Llorente y otros exdirectivos del Valencia C.F. por un presunto delito societario. La querella les imputa que los 75 millones del préstamo de Bancaja para la ampliación de capital fueron destinados a fines distintos, "elevados pagos a dirigentes" que "no deberían haberse satisfecho" por el "mal estado económico" de la entidad.

Los otros querellados son el ex vicepresidente del club, Javier Gómez; el responsable de la  fundación, Társilo Piles; y el ex presidente de Bancaja, José Luis Olivas.

Señalaba el auto de la Sala de noviembre de 2013 que si se obtuvo un préstamo de 75 millones, "una muy relevante cantidad de dinero", sin que la fundación tuviera capacidad para devolverla o pagar intereses y si se dispuso de una parte de él para "finalidades diferentes de conseguir el éxito del plan de viabilidad, es factible pensar a nivel hipotético en la causación de un perjuicio a los socios como consecuencia de una gestión social incorrecta".

Por ello, consideraba "prudente" iniciar una acción penal para investigar la realidad de esta  hipótesis, y analizar "qué se ha hecho" con los 75 millones de euros prestados por Bancaja (hoy  Bankia).

En consecuencia, la Audiencia de Valencia ordenó al citado juzgado número 3 de Valencia la reapertura del caso que se había archivado en julio de 2013.


La conexión FC Barcelona

Pues bien, en este contexto, el mismo juzgado de instrucción número 3 de Valencia ha decidido  investigar el traspaso de David Villa al Barcelona en junio de 2010, según informa el diario Las  Provincias.

El juez ha aceptado, en principio, las pruebas solicitadas por el abogado Andrés Sanchís, en la  causa contra Manuel Llorente y los demás citados. Detrás de la cortina está -de nuevo- la ampliación de capital que tuvo lugar en el club valencianista en 2009.

El juez ha reclamado a la LFP el contrato de Villa. Y a Bankia le pide las actas del Comité de Riesgo que aprobaron conceder aquel crédito que aún está por pagar.

Además, el juez ha citado a declarar a José Luis Tamargo, su representante en aquella época, y Víctor Oñate, que participó en la operación, según Las Provincias. También prestarán declaración ante el juez la expresidenta de la Fundación Mariola Hoyos y la exsecretaria del patronato Isabel Buigues, el profesor Rafael Molina y el exdirector del Instituto Valenciano de Fiananzas, Quique Pérez Boada.

El traspaso de Villa


El traspaso de David Villa del Valencia al Barcelona que ha sido admitido a investigación por un juez de Valencia como parte de una demanda puesta contra Manuel Llorente, Javier Gómez, Társilo Piles y José Luis Olivas ya fue noticia hace dos años, cuando accedió Sandro Rosell a la presidencia del Barcelona.

Aun que el fichaje lo llevó a cabo Joan Laporta, Sandro Rosell, siendo ya presidente azulgrana, llegó a insinuar en una aparición pública que el Barcelona había pagado 50 millones de euros por David Villa, cuando desde el Valencia se tasó el traspaso en 40 millones de euros.

El entonces Consejo de Administración del Valencia, presidido por Manuel Llorente, exigió a Sandro Rosell en un requerimiento notarial el contrato de venta del asturiano en mayo de 2009.

En respuesta al requerimiento notarial, Sandro Rosell indicó en su día que el Barcelona pagó 40 millones más IVA. Además, se pactó que el Valencia percibiría un porcentaje de los ingresos que la FIFA realiza a los clubes por la cesión de futbolistas a sus respectivas selecciones en los torneos internacionales.


INFORMACIÓN RELACIONADA


Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
IUSPORT • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress

NOTICIAS

OPINIÓN

LEG. & JURIS.

EVENTOS

PUBLICACIONES

ARCHIVO HISTÓRICO (1997-2013)

Noticias 2006-2013 Opinión 2006-2013 Legislación 06-13 Eventos 2006-2013 Publicaciones 2006-13
Casos 2006-2013 Editoriales 2006-2013 Juris. 2006-13 Cursos sobre deporte Otros enlaces
BUSCADOR 1997-2013 Dossier 2006-2013 Entrevistas 2006-2013 Bases de datos
HEMEROTECA 1997-2013 Otro ángulo 06-2013 Opinión 2005-2006
Opinión 1997-2004