22 de noviembre de 2017
Última actualización: 10:25
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

José Luis Pérez Triviño
29 de mayo de 2016

El supuesto azar de los penaltis

Guardar en Mis Noticias.

Dos actitudes recurrentes en una tanda de penaltis tienen lugar una durante el lanzamiento y al acabar aquella. Cuando se llevan a cabo los lanzamientos es frecuente observar a jugadores implorar religiosamente que su Dios les ayude y decante en su favor el supuesto azar que gobierna esa habilidad propia del fútbol. Así por ejemplo, el portero del Real Madrid, Keylor Navas, es conocido por su devoción religiosa y se le vio implorando durante el desenlace de la final de la reciente final de Champions League. También lo hizo durante la tanda de penaltis en la última Copa del Mundo cuando defendía los colores de Costa Rica frente a Grecia. En ambos casos, parece que Dios le benefició… pero no en la fase siguiente cuando Costa Rica cayó en la tanda de penaltis frente a Holanda.

 

La otra actitud es opuesta. No se apela a una presunta voluntad divina, sino que se estima que los penaltis son fruto del azar o de la suerte. En esta interpretación, los penaltis no se distinguirían mucho de usar el lanzamiento de una moneda al aire para desempatar un resultado. En cualquier caso, los perdedores son los que más recurren a esta interpretación para explicar o justificar el resultado final que les ha sido contrario.

 

No deja de ser curioso que precisamente los penaltis como método de solución para un partido que ha acabado en empate naciera en España, y más concretamente en Cádiz, durante el torneo Ramón de Carranza. Como era el caso que los clubes participantes solían tener contratado los vuelos de vuelta al día siguiente de finalizar el cuadrangular, no podía resolverse el eventual empate al que llegaran los finalistas repitiendo al día siguiente el partido. Por esa razón, Ramón Ballester tuvo la ocurrencia de recurrir a la tanda de penaltis para dirimir el partido final que en 1962 enfrentaba al Zaragoza y el FC Barcelona. Tal sistema no fue introducido en competiciones oficiales europeas hasta la década siguiente, lo cual explica por ejemplo que la primera Copa de Europa que disputó el Atlético de Madrid la perdiera en un partido de desempate tras el 1-1 con el que acabó la final debido al gol en el último minuto de la prórroga obra de Georg Schwarzenbeck.

 

Sin embargo, estas dos interpretaciones acerca del sentido de los penaltis son en mi opinión erradas como explicación general del funcionamiento de aquéllos. Por supuesto, la primera tiene menos fuerza explicativa que la segunda, pues siempre puede darse algún factor aleatorio, como le ocurrió a John Terry en la final de la Champions League de 2012 y es que justo en el momento de golpear la pelota, resbaló.

 

No obstante ambas explicaciones decaen frente a una visión cientifista de los penaltis. ¿Acaso fue voluntad de Dios o fruto del azar que en la tanda de penaltis de la reciente final de la Champions League todos los jugadores merengues lanzaran a la izquierda del portero atlético y los jugadores colchoneros a la derecha de Keylor Navas? A estas alturas, nadie puede dudar que junto a entrenadores, médicos, fisioterapeutas, psicólogos y otros ayudantes, en el equipo técnico de cualquier club están los analista de datos que se dedican a estudiar, entre otros aspectos del juego, cuáles son las tendencias de lanzamiento de los rivales y cuáles son las preferencias de los porteros a la hora de elegir a qué lado tirarse. Su incorporación responde a la revolución que esta suponiendo en el mundo del deporte -como también en otros ámbitos: economía, política, etc.- la capacidad que la tecnología ofrece de recabar, almacenar y analizar datos relativos al juego, las estrategias, el rendimiento físico de jugadores, etc. Piénsese por ejemplo que con las modernas cámaras se pueden recoger millones de datos en un partido que después son procesados por potentes ordenadores bajo los patrones suministrados por programas creados expresamente para manejar y relacionar aquellos. Así se han hecho famosos programas como Big Data Analytics que fue utilizado por la selección alemana en el pasado Mundial de Brasil. Dado que la selección alemana se alzó brillantemente con el título es legítimo elucubrar si ese éxito se debe en parte a Big Data Analytics.

 

En este sentido, y volviendo a los penaltis de la Champions, si fuera cierto que el Atlético desaprovechó la oportunidad ofrecida por el azar de la moneda de iniciar la tanda de los penaltis -así lo relataba Arbeloa en un programa de radio-, el club del Manzanares debería replantearse muchas cosas pues está demostrado que los equipos que empiezan tirando la tanda de penaltis se imponen en el 60% de las veces. No se entiende que pudiera darle tal ventaja de inicio al Real Madrid, salvo que esté en el tan recurrido ADN rojiblanco el autoflagelo. Ahora bien, esta circunstancia podría haber sido compensada si Oblak, el portero que ayer defendía la portería del Atlético de Madrid en la final de Champions se hubiera dado cuenta del esquema de lanzamientos del Real Madrid o si hubiera estado rápido de reflejos (mentales) podría haber recordado a otro portero y quizá con eso ahora los atléticos podrían estar festejando su primera y merecida Champions. En efecto, en la final de Champions de 2012 el portero del Manchester United, Van der Saar, percibió que los jugadores del Chelsea habían lanzado los cuatro penaltis previos por su lado menos “natural”, esto es, su costado derecho. Pero en el quinto y definitivo lanzamiento, que iba a ser lanzado por el francés Anelka, Van der Saar le hizo una indicación con la mano de que disparase hacia su lado izquierdo en señal de que se había dado cuenta de la estrategia del Chelsea. Con ese gesto es probable que pusiera nervioso a Anelka, quien cambió la tendencia y chutó hacia el lado contrario que sus compañeros. No sabemos si fue premeditada tal elección o fue debida a la artera indicación del portero pero el efecto fue que falló el penalti.

 

Pero también se echó en falta reflejos en el banquillo colchonero, ya que se podría haber previsto que el Real Madrid habría estudiado al portero esloveno y, haber reaccionado de manera similar a como hizo  Van Gaal en la última Copa del Mundo en el partido que disputaba la selección holandesa  contra Costa Rica y en el que decidió cambiar a su portero titular por el suplente, justo antes de que comenzara la tanda de penaltis. Y no porque fuera especialista sino porque intuyó que los técnicos centroamericanos habrían examinado las estadísticas del portero titular, pero no del suplente. La estrategia le salió bien pues a pesar de que bajos los palos de la selección tica estaba uno de los mejores especialistas en la tanda de penaltis, al final pasó Holanda.

 

Y es que en el fútbol, en contra de la intuición compartida por la mayor parte de los aficionados, los resultados no son fruto de la lotería ni del azar, ni de una conjura o una maldición…. y menos todavía, los penaltis. Ahora bien, la duda que genera el uso masivo de las estadísticas (Big Data) es su fiabilidad para dar cuenta de todos los factores involucrados en un deporte tan complejo y sutil como el fútbol. Pero en el caso de que -como ocurrió con la ciencia respecto de realidad física en el Renacimiento- el Big Data desentrañe la magia del fútbol veremos entonces si este seguirá despertando el mismo grado de pasión que lo convierte en el deporte que todos conocemos y apreciamos.

 

José Luis Pérez Triviño

Profesor de Filosofía del Derecho (Universidad Pompeu Fabra, Barcelona)

Director de “Fair Play. Revista de Filosofía, Ética y Derecho del deporte”

 

Enlaces automáticos por temática
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
IUSPORT • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress

NOTICIAS

OPINIÓN

LEG. & JURIS.

EVENTOS

PUBLICACIONES

ARCHIVO HISTÓRICO (1997-2013)

Noticias 2006-2013 Opinión 2006-2013 Legislación 06-13 Eventos 2006-2013 Publicaciones 2006-13
Casos 2006-2013 Editoriales 2006-2013 Juris. 2006-13 Cursos sobre deporte Otros enlaces
BUSCADOR 1997-2013 Dossier 2006-2013 Entrevistas 2006-2013 Bases de datos
HEMEROTECA 1997-2013 Otro ángulo 06-2013 Opinión 2005-2006
Opinión 1997-2004