Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Xavier-Albert Canal Gomara
23 de noviembre de 2015

Entrevista con Tomás Desembre, presidente de la Penya Barcelonista Barcino

Guardar en Mis Noticias.

[Img #15875]Tomás Desembre nos recibe en el local social de la Penya Barcelonista Barcino, anexo al campo de fútbol municipal Menorca-Sant Martí, instalación que la Penya gestiona desde hace más de diez años.

 

La Penya Barcelonista Barcino fue fundada en 1947 lo que la hace una de las más veteranas de la entidad blaugrana. Él la preside desde el año 1991.

 

Nos hace una visita de la instalación y observamos que los vestuarios son unos módulos, ocho en total, de los que el Club paga el alquiler de cuatro y el resto se hace cargo el Ayuntamiento barcelonés según nos manifiesta. Los que tenía la instalación se vieron afectados por la todavía no finalizada estación del AVE.

 

Desde hace muchos años participa en las competiciones catalanas con un equipo amateur, pero en la temporada 1985-86 creó una escuela de fútbol con el consiguiente incremento de actividades.

 

Si nos interesa hablar con Tomás es por su activismo en pro del trabajo con niños y por la defensa que éstos puedan jugar al fútbol con independencia de su origen y de la situación en la que se encuentren en Barcelona y, por ello, contrario a la estricta aplicación que hace la Federación Catalana, por instrucciones de la Española y ésta de la FIFA, del artículo 19 del Reglamento FIFA, el que prohíbe las transferencias internacionales de menores de edad.

 

¿Cuántos deportistas tiene en la actualidad la Penya?

 

Tenemos unos 350 niños, con 26 equipos, desde amateur a la que llamamos Escoleta, que es una iniciación al fútbol para menores de cinco años.

 

¿Muchos extranjeros?

 

Más o menos un 25 por ciento lo son. En los primeros años de la década de los dos mil el porcentaje era mayor, pero la crisis económica ha hecho que muchas familias de origen extranjero volvieran a su país o emigraran a otros que les ofrecieran más posibilidades de seguir adelante.

 

¿Cuándo empezaron los problemas con la inscripción de menores extranjeros?

 

Los primeros fueron en el 2001. Se exigía que los jugadores tuvieran permiso de residencia, que en aquella época era difícil obtenerlo, y que no hubieran jugado en federaciones extranjeras.

 

¿Qué hicisteis?

 

Junto con otros clubes pedimos que se modificara la normativa de la Federación Catalana, costo un año conseguirlo.

 

¿Y luego?

 

En el 2002 se aprobó en la Asamblea General de la FCF la modificación para tramitar licencias. Se permitió que sólo con la solicitud del permiso de residencia, el empadronamiento o con el certificado de estudios los menores pudieran jugar.

 

¿Cuándo volvieron los problemas?

 

Hasta el 2014 todo fue bien, entonces volvieron las trabas. La FCF tramitaba las licencias provisionalmente hasta aceptación de la RFEF, pero la exigencia de ésta volvió a impedir que muchos niños jugaran federados. A medida que avanzaba la temporada se fueron emitiendo, pero era una lucha y un derroche de tiempo y energía para cada una.

 

¿Y esta temporada?

 

Sólo en nuestro club la hemos iniciado con 11 niños afectados. A nivel de Catalunya podían ser más de tres  mil. Con casos auténticamente increíbles. Incluso de jugadores que en años anteriores, aún con problemas, tenían licencia.

 

¿Ejemplos?

 

Muchos porque la tutoría, aunque legal, no la tienen los padres, otros por ser hijos de pareja del mismo sexo. Conocimos un caso de una española casada en Cuba con una persona de esa nacionalidad. Tuvieron dos hijos. Cuando enviudó ella vino a Barcelona. Tras nueve años de residencia sus hijos quisieron jugar a fútbol. Se les denegó la licencia.

 

Otro caso, más sangrante si cabe, es el de un menor que sus padres están presos en un país sudamericano. Vive con su tío, que tiene la nacionalidad española y vive en Barcelona. Tiene otorgada la tutela por mandato judicial. El chico está estudiando y aportamos documentación que lo acreditaba. Pues tampoco.

 

¿En qué se basa la FCF para la denegación?

 

Pues en aplicación del artículo 147 de su Reglamento General que dice que para obtener la licencia emitida por la FCF los extranjeros deben cumplir con las condiciones exigidas por la RFEF y la FIFA el artículo 19.

 

¿Entonces?

 

Nos pusimos en contacto con la FCF para que convocasen una Asamblea General para cambiar el artículo 147 o, cuando menos, para regularlo de manera que evitase situaciones injustas. Empezamos a recoger firmas de otros clubes, pero la respuesta de la FCF es que era imposible modificar el artículo pues es obligado para todas las federaciones de fútbol que pertenezcan a la FIFA.

 

¿Y aquí acabó todo?

 

Llevamos el caso a los medios de comunicación. Impulsamos una sentada de los equipos antes de empezar los partidos luciendo una pancarta en catalán, español e inglés con el lema “Jugar es un derecho”. Más de doscientos clubes lo secundaron.

 

A raíz de ello contactaron con nosotros gente de toda España. El problema no sólo es en Cataluña, sino en todo el Estado. Si nosotros tenemos unos  mil afectados según la FCF, aunque nosotros lo estimamos en muchos más porque hay clubes que con niños extranjeros desisten de iniciar los trámites, en toda España  puede haber unos veinticinco mil.

 

Ahora recuerdo otro caso que nos explicaron. Una pareja adoptó dos niños etíopes. Pues a pesar de ser hijos legales a todos los efectos, no se les tramitaba la licencia por ese origen extranjero. Increíble y lamentable.

 

¿Habéis hablado con las instituciones?

 

Sí claro. Nos dirigimos a la Secretaria General de Deportes de la Generalitat para explicarles la problemática. Lo entendieron perfectamente. Sabemos que han contactado con la FCF, a fecha de hoy han conminado a la FCF a cumplir la ley del deporte catalán  lo que supone un gran adelanto pero deja a muchos menores sin jugar, los tutelados por la administración, o por parientes, estudiantes o recién llegados, o jóvenes que vienen por tiempo limitado por intercambio cultural. Estos quedan a expensas de la norma 19 al no estar sus padres en el país no pueden jugar.

 

 También nos ha recibido el Síndic de Greuges (Defensor del Pueblo) que el pasado año ya hizo un informe al respecto crítico con la aplicación de la norma federativa.

 

¿Han servido de algo las movilizaciones?

 

No sé si a raíz de ellas pero lo cierto es que desde el 31 de octubre la FCF ha empezado a desencallar solicitudes. Pensamos que de las más de mil que estaban pendientes unas setecientas han prosperado. Todavía quedan, pero ya es un primer paso para que los niños puedan jugar.

 

Parece que coinciden las fechas de inicio del reforzamiento de los requisitos con la sanción FIFA al Barça

 

Está claro. A partir de ella fue cuando la RFEF y la FCF aplican de manera estricta su reglamentación derivada de la de la FIFA.

 

Todos estamos contra el tráfico de niños que, desgraciadamente, se han dado en el fútbol que es lo que parece que quiere evitar la norma FIFA.

 

Que clubes grandes hayan intentado burlar la norma no puede perjudicar a clubes pequeños que pretenden que los menores puedan jugar a fútbol, con independencia de su origen. No hemos de olvidar el carácter socializante y de integración que tienen los deportes.

 

Es más los clubes grandes han conseguido burlar la norma, hoy cualquier equipo de la Liga española o la Premier, tienen escuelas repartidas por todo el mundo, o compran clubes para convertirlos en filiales.

 

En el caso del fútbol sala, en el que ni tan siquiera se producen fichajes internacionales de menores, al menos en España, los niños tienen los mismos problemas en tramitar licencias que los del fútbol a 11. Ni que decir en el futbol femenino, todavía en pañales, tienen también la misma problemática.

 

¿Habéis pensado en otras acciones?

 

El pasado año recurrimos al Tribunal Català de l’Esport que se manifestó incompetente pero renunciamos a ir a la ordinaria.

 

Por el momento seguiremos contactando con afectados a nivel español, intentar llegar al Consejo Superior de Deportes y paso a paso hacer comprender que una cosa son los grandes clubes y otro son los clubes pequeños a los que acuden los niños con diferentes problemáticas que a los grandes.

 

El tema no está ni mucho menos cerrado.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
IUSPORT • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress