29 de mayo de 2017
Última actualización: 11:07
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
EFE/Jorge Peris
16 de marzo de 2017

El "brexit" amenaza la supremacía del fútbol inglés

Guardar en Mis Noticias.

[Img #38784]

La decisión del Reino Unido de abandonar la Unión Europea (UE), cuya activación se prevé para dentro de unos días tras el plácet reciente del Parlamento británico, puede cambiar radicalmente el fútbol británico, desde la poderosa Premier League, la liga más rica del mundo, hasta la modesta League Two, la cuarta división inglesa, pasando por la Scottish Premiership, el campeonato escocés.

 

La Premier League y los clubes de todas las divisiones, además de un nutrido grupo de exjugadores, apoyaron públicamente la permanencia en el bloque comunitario y destacaron los beneficios económicos y deportivos que el balompié inglés ha obtenido gracias a los futbolistas foráneos.

 

De acuerdo con Richard Scudamore, presidente ejecutivo de la liga inglesa, que apoyó fervientemente la permanencia, el divorcio de la UE condicionará el futuro del balompié inglés como el más atractivo y rentable del mundo y mandará un mensaje negativo a los inversores.

 

En la actualidad, los partidos de la Premier llegan a más de 730 millones de hogares en 185 países diferentes y su contrato de derechos de televisión está valorado en 5.136 millones de libras (5.960 millones de euros) por el curso actual y los dos próximos.

 

Aunque todavía no se conoce cómo será la relación del Reino Unido con la UE y cuál será la legislación en materia de tránsito laboral, la decisión de dejar el bloque comunitario impediría a los clubes ingleses fijarse en futbolistas relativamente poco conocidos y hacerse con ellos por cantidades no muy elevadas.

 

Los jugadores de países de la UE necesitarían, en principio, un permiso de trabajo similar al que se les exige a día de a hoy los futbolistas extracomunitarios para poder recalar en un equipo de cualquier división del balompié británico.

 

El Ministerio británico del Interior requiere a un futbolista de un país que esté entre los 10 mejores del ránking FIFA haber jugado el 30% de los partidos de su selección en los últimos dos años, mientras que si el combinado nacional está entre el puesto 11 y 20 el futbolista deberá haber disputado el 45% de los encuentros.

 

El porcentaje se incrementa hasta el 60% de los duelos si el país está entre los puestos 21 y 30, al tiempo que sube hasta el 75% si la selección marcha en el ránking entre la posición 31 y 50.

 

Alternativamente, si el jugador no cumple este requisito, el club debe demostrar que tiene una "calidad excepcional" para pagarle un salario superior a la media de la liga, que se encuentra en torno a los 1,7 millones de libras por temporada (1,9 millones de euros).

 

A día de hoy, alrededor de 135 futbolistas europeos que son titulares en equipos de la Premier League tendrían problemas para recibir este permiso de trabajo si tras el 'brexit' se mantienen las regulaciones.

 

Futbolistas como David De Gea, Anthony Martial, N'Golo Kanté, Kurt Zouma, Héctor Bellerín o Emre Can, estrellas de Manchester United, Chelsea, Arsenal y Liverpool, recalaron en la máxima división del fútbol inglés muy jóvenes, antes de asentarse en sus respectivas selecciones.

 

Sin embargo, Sally Shorthose, experta en derecho deportivo del despacho de abogados Bird & Bird, cree que los jugadores de primer nivel "es el grupo menos vulnerable" y que el 'brexit' no afectará tanto a la Premier League, "sino a las divisiones inferiores del fútbol inglés".

 

"Todo está en el aire y aún no se ha empezado a negociar, aunque el caso de los futbolistas estoy convencida de que será diferente del trabajador normal. Ellos tendrán su propia categoría. Para los clubes no será difícil demostrar que tienen un talento especial, pero sí mucho más papeleo", dijo Shorthose a Efe.

 

"Creo que los requerimientos serán parecidos a los que se piden a los latinoamericanos, estadounidenses, africanos o asiáticos. Eso sí, será más complicado traer extranjeros, por lo que la liga será menos atractiva para el inversor. El caso de las divisiones inferiores es diferente; el 'brexit' les va a afectar muchísimo más", señaló.

 

El divorcio europeo ha llegado también hasta la UEFA, que ha advertido que el Reino Unido podría tener "problemas serios" para albergar finales de Liga de Campeones, Liga Europa y Eurocopa. Londres, donde se jugará una de las semifinales y la final de la Euro 2020, y Glasgow, son dos de las 13 sedes seleccionadas para el Campeonato de Europa de dentro de tres años.

 

"Si se consuma el 'brexit' todo cambia, pero el fútbol se jugó en el pasado y se seguirá jugando en el futuro. Es cierto que incluso en 2020 puede ser un problema para los aficionados. Con la libre circulación estamos mucho mejor", alertó Aleksander Ceferin, presidente de la UEFA, máximo organismo del balompié europeo.

Enlaces automáticos por temática
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
IUSPORT • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress
 
 

NOTICIAS

 

OPINIÓN

 

LEG. & JURIS.

 

EVENTOS

 

PUBLICACIONES

ARCHIVO HISTÓRICO (1997-2013)

  Noticias 2006-2013   Opinión 2006-2013   Legislación 06-13   Eventos 2006-2013   Publicaciones 2006-13
    Casos 2006-2013   Editoriales 2006-2013   Juris. 2006-13   Cursos sobre deporte   Otros enlaces
BUSCADOR 1997-2013   Dossier 2006-2013   Entrevistas 2006-2013   Bases de datos        
HEMEROTECA 1997-2013   Otro ángulo 06-2013   Opinión 2005-2006            
        Opinión 1997-2004