29 de mayo de 2017
Última actualización: 11:07
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Ramón Fuentes
27 de febrero de 2017

Gil Manzano no llevaba bolsa alguna del Real Madrid a la salida del estadio del Villarreal

Guardar en Mis Noticias.

[Img #37717]Era Fernandez Marin, delegado arbitral y habitual desde hace muchos años en el Estadio de la Cerámica, quien la llevaba. Suelen ser productos de merchandaising o alguna camiseta. Es una costumbre que todos los clubes conocen, más lo que participan en competiciones europeas.


Fernando Roig, presidente del Villarreal, posiblemente llevado del calentón de lo acontecido el encuentro, hizo unas declaraciones que lejos de favorecer, perjudican y hacen presuponer un trato de favor de Gil Manzano con el Real Madrid. El máximo mandatario del club castellonense dijo que le llamaba mucho la atención que el colegiado estremeño saliera del estadio con una bolsa del club blanco.


Pues bien conviene explicar con detalle esta afirmación que, lejos de no ser verdad, además en este contexto le otorga un carácter mafioso al estamento arbitral cuando es algo habitual en el fútbol español.


Porque según ha podido confirmar IUSPORT ni Jesus Gil Manzano, sus dos asistentes y el cuerpo arbitro comparecieron con bolsa alguna del Real Madrid cuando abandonaron las instalaciones del Estadio de la Cerámica.

 

Es más esa bolsa era propiedad de Fernandez Marin, delegado observador arbitral y un habitual en los estadios de la Comunidad Valenciana desde hace muchos años dada su condición de ex arbitro y observador de las actuaciones arbitrales.

 

Luego en el Villarreal conocen perfectamente a Fernandez Marin quien además es quien ponga nota a la actuación del colegiado como viene haciendo desde hace muchos años en cientos de partidos que se han disputado en Villarreal.


Pero es que además este tipo de objetos son una costumbre en nuestro futbol, tanto ya sea jugando en casa como lejos de su estadio. Los dos equipos sumen obsequiar al representante arbitral con algún objeto. Pero además que nadie piense que se les agasaja con grandes regalos.

 

Se trata de productos de merchandaising (pines, bolígrafos etc...) y que en algunos casos están acompañados de la camiseta del equipo para que la tengan como recuerdo. Pero nada más. Una costumbre que además el Villarrreal Club de Futbol conoce perfectamente, más aún cuando es un club que participa en competiciones europeas.

 

Porque si bien en España es una decisión que queda a expensas del club, es prácticamente una costumbre en las dos competiciones de la UEFA, tanto en la Liga de Campeones como en la Liga Europa.

 

Y en ambas competiciones lleva participando de forma habitual el submarino amarillo, por suerte para este equipo ejemplo de gestión y su afición. Luego Gil Manzano nunca llevo una bolsa, era el delegado arbitral pero además es casi una costumbre en nuestro futbol.

Enlaces automáticos por temática
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
IUSPORT • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress
 
 

NOTICIAS

 

OPINIÓN

 

LEG. & JURIS.

 

EVENTOS

 

PUBLICACIONES

ARCHIVO HISTÓRICO (1997-2013)

  Noticias 2006-2013   Opinión 2006-2013   Legislación 06-13   Eventos 2006-2013   Publicaciones 2006-13
    Casos 2006-2013   Editoriales 2006-2013   Juris. 2006-13   Cursos sobre deporte   Otros enlaces
BUSCADOR 1997-2013   Dossier 2006-2013   Entrevistas 2006-2013   Bases de datos        
HEMEROTECA 1997-2013   Otro ángulo 06-2013   Opinión 2005-2006            
        Opinión 1997-2004